/ martes 14 de enero de 2020

Urgen renuncias por dignidad en Chiapas


Clase Política


La garrotiza mediática en contra de Rodolfo Calvo Fonseca (el médico) va subiendo de tono conforme transcurren las semanas en el actual sexenio de la Cuarta Transformación.

Es evidente que lo quieren fuera de la Universidad de Ciencias y Artes de Chiapas (UNICACH). Lo acusan de no dar paso sin huarache y lo peor, no mover ni un dedo para resolver las colosales problemáticas de la casa de estudios, como el recién corte de energía eléctrica que según sus detractores, orillaron el pudrimiento de varios kilos de alimentos resguardados en refrigeradores.

A Calvo Fonseca lo quieren fuera de la casa de estudios y su permanencia es simple resistencia a la cruda realidad. Se niega a soltar la mamazón sexenal a sabiendas que sólo le restan unos cuantos años en el cargo, aunque aprovecha los espacios para mantener las nóminas presupuestales de su oficio y beneficio.

Lo han estigmatizado de corrupto y promotor de nepotismo mediante una lista exhibida desde el pasado año con nombres de sus cercanos familiares. ¿Por qué no proteger la dignidad de su tejido social y por el contrario, seguir sangrando hasta donde tope, los presupuestos de una casa universitaria? ¿Es realmente un excelente académico o rector? ¿Se merece el cargo de principio a fin?

En vertederos y comensales capitalinos ya trasciende, que Calvo Fonseca lo han dejado solo. Qué aquellos tiempos de gloria y mamazón múltiple han quedado en el pasado y es tiempo de apechugar, sacando su mejor sonrisa ante tiempos de la Cuarta Transformación y por consecuencia difíciles. ¿Quiénes son los más interesados en ponerlo afuera de la UNICACH?

Denigrante saber que la atención al grave problema de luz eléctrica fue resuelto mediante una negociación entre la Comisión Federal de Electricidad (CFE) y la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco), tal vez, por la existencia de una denuncia de la universidad en contra de la empresa de clase mundial que dirige Manuel Bartlett, entrañable amigo del mismísimo Presidente de México, Andrés Manuel López Obrador. Entonces, los tiempos de Calvo Fonseca vienen difíciles en un cargo que al parecer se sujetará a cambios repentinos.


Nexos y Contextos

Línea Anticorrupción de Gurría peor que el 089

Una de las primeras denuncias de miles que buscan llegar a las nuevas líneas anticorrupción del alcalde de Tapachula, Óscar Gurría Penagos, son las condiciones deplorables de los pepenadores del basurero municipal. Ya existe un precedente de auto de formal prisión contra servidores públicos encargados de las tareas del basurero, por el presunto deceso de migrantes entre la pestilencia, hedor y asquerosidad que emanan los desechos de todo Tapachula.

¿Qué hace Óscar Gurría al respecto para salvaguardar la vida humana de gente extranjera que es explotada salvajemente y esclavizada, incluso, para hacer las labores de residuos sólidos y Desarrollo Urbano que preside Yolanda Correa? Un grupo de habitantes iniciaron un bombardeo de llamadas a los números otorgados por el edil en turno, pero según ellos, los mandaban a buzón. Peor aún que el 089, que ese, definitivamente los mandó por muchos años a freír espárragos.

Sí Óscar Gurría busca que le funcionen esas líneas anticorrupción en lo que resta su mandato municipal, tendrá que sacrificar a unos cuantos charales (servidores públicos) de su trienio para exponerlos al circo romano tapachulteco como la carne fresca sacrificada por corrupta que le devolverá un mínimo porcentaje de credibilidad que ha perdido totalmente.

Debería aprovechar que la gran mayoría de sus empleados están cortados por la misma tijera y llenos de pudrimiento por malos manejos, abuso de confianza, nepotismo o mal ejercicio de funciones. ¡Es ahora o nunca!


¿Asesinatos en Suchiate, ligados a funcionarios de Suchiate?

Las fuertes declaraciones lanzadas en medios electrónicos por habitantes en Suchiate como Juan Hernández Aguilar (posible troll), ponen como lazo de cochino a la alcaldesa, Sonia Eloína de los mismos apellidos, quien evidentemente incrementó el repudio social en su contra en un 200 por ciento, en comparación con el pasado año.

Arrancamos el 2020, donde voces anónimas y fuentes fidedignas describen a Suchiate como un pueblo sin ley, lleno de sangre y violencia; incluso, retoman el asesinato a sangre fría y por la espalda de Jorge Alberto Rodas Villatoro, quien fue un fuerte detractor y crítico ciudadano de la actual presidenta en turno, Sonia Eloína y casualmente fue eliminado en el periodo de la actual administración. “Lo mataron mediante la contratación de un matón a sueldo”, externan voces de Suchiate.

Familiares y conocidos del finado lamentaron la acción sospechosa de su muerte, mediante un acto cobarde. Fue un enemigo directo de Sonia Eloína; sin embargo, a un mes de su deceso, las autoridades no han externado los avances de las investigaciones en torno a posible comisión de hechos delictivos o los deslindes pertinentes para cerrar el caso o ampliarlo.

Voces ciudadanas han solicitado urgentemente el reforzamiento de la seguridad en Suchiate. Exhortan al gobierno de Chiapas la instauración del mando único policial ante la ineficacia denigrante de las fuerzas municipales de seguridad pública. Los escándalos en contra de Sonia Eloína han subido de tono en medios electrónicos, donde la población también tiene vos y voto; aunque varios de los usuarios no den la cara, tal vez, por temor a represalias.


Acertijo Público

¿Quién o quiénes son los propietarios de tremendos bares y cantinas de nueva creación en el surponiente en el actual trienio de Tapachula, que valiéndoles la tranquilidad y estrés de la pobre gente abren de lunes a domingo con show musicales en vivo y con los decibeles a su máxima potencia con derroche de trago y cerveza a su máximo esplendor, valiéndoles un pepino violentar los reglamentos en materia de desarrollo urbano, alcoholes, seguridad pública, bando municipal, derechos humanos, bienestar, respeto a terceros, entre otros. Porque tal vez los funcionarios municipales estén coludidos o de plano son cómplices y copropietarios. No hay horario, abren desde las 11:00 del día y cierran hasta las 6:00 de la mañana, con toda la venia del secretario de Salud Municipal, Moisés Bahámaca (¿corrupto?) y el titular de la Cofepris, Salgado Corsantes (alcahuete o cómplice?) Como vil Sodoma y Gomorra en el Bebedero.

Comentarios antoniozavaletah@gmail.com


Clase Política


La garrotiza mediática en contra de Rodolfo Calvo Fonseca (el médico) va subiendo de tono conforme transcurren las semanas en el actual sexenio de la Cuarta Transformación.

Es evidente que lo quieren fuera de la Universidad de Ciencias y Artes de Chiapas (UNICACH). Lo acusan de no dar paso sin huarache y lo peor, no mover ni un dedo para resolver las colosales problemáticas de la casa de estudios, como el recién corte de energía eléctrica que según sus detractores, orillaron el pudrimiento de varios kilos de alimentos resguardados en refrigeradores.

A Calvo Fonseca lo quieren fuera de la casa de estudios y su permanencia es simple resistencia a la cruda realidad. Se niega a soltar la mamazón sexenal a sabiendas que sólo le restan unos cuantos años en el cargo, aunque aprovecha los espacios para mantener las nóminas presupuestales de su oficio y beneficio.

Lo han estigmatizado de corrupto y promotor de nepotismo mediante una lista exhibida desde el pasado año con nombres de sus cercanos familiares. ¿Por qué no proteger la dignidad de su tejido social y por el contrario, seguir sangrando hasta donde tope, los presupuestos de una casa universitaria? ¿Es realmente un excelente académico o rector? ¿Se merece el cargo de principio a fin?

En vertederos y comensales capitalinos ya trasciende, que Calvo Fonseca lo han dejado solo. Qué aquellos tiempos de gloria y mamazón múltiple han quedado en el pasado y es tiempo de apechugar, sacando su mejor sonrisa ante tiempos de la Cuarta Transformación y por consecuencia difíciles. ¿Quiénes son los más interesados en ponerlo afuera de la UNICACH?

Denigrante saber que la atención al grave problema de luz eléctrica fue resuelto mediante una negociación entre la Comisión Federal de Electricidad (CFE) y la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco), tal vez, por la existencia de una denuncia de la universidad en contra de la empresa de clase mundial que dirige Manuel Bartlett, entrañable amigo del mismísimo Presidente de México, Andrés Manuel López Obrador. Entonces, los tiempos de Calvo Fonseca vienen difíciles en un cargo que al parecer se sujetará a cambios repentinos.


Nexos y Contextos

Línea Anticorrupción de Gurría peor que el 089

Una de las primeras denuncias de miles que buscan llegar a las nuevas líneas anticorrupción del alcalde de Tapachula, Óscar Gurría Penagos, son las condiciones deplorables de los pepenadores del basurero municipal. Ya existe un precedente de auto de formal prisión contra servidores públicos encargados de las tareas del basurero, por el presunto deceso de migrantes entre la pestilencia, hedor y asquerosidad que emanan los desechos de todo Tapachula.

¿Qué hace Óscar Gurría al respecto para salvaguardar la vida humana de gente extranjera que es explotada salvajemente y esclavizada, incluso, para hacer las labores de residuos sólidos y Desarrollo Urbano que preside Yolanda Correa? Un grupo de habitantes iniciaron un bombardeo de llamadas a los números otorgados por el edil en turno, pero según ellos, los mandaban a buzón. Peor aún que el 089, que ese, definitivamente los mandó por muchos años a freír espárragos.

Sí Óscar Gurría busca que le funcionen esas líneas anticorrupción en lo que resta su mandato municipal, tendrá que sacrificar a unos cuantos charales (servidores públicos) de su trienio para exponerlos al circo romano tapachulteco como la carne fresca sacrificada por corrupta que le devolverá un mínimo porcentaje de credibilidad que ha perdido totalmente.

Debería aprovechar que la gran mayoría de sus empleados están cortados por la misma tijera y llenos de pudrimiento por malos manejos, abuso de confianza, nepotismo o mal ejercicio de funciones. ¡Es ahora o nunca!


¿Asesinatos en Suchiate, ligados a funcionarios de Suchiate?

Las fuertes declaraciones lanzadas en medios electrónicos por habitantes en Suchiate como Juan Hernández Aguilar (posible troll), ponen como lazo de cochino a la alcaldesa, Sonia Eloína de los mismos apellidos, quien evidentemente incrementó el repudio social en su contra en un 200 por ciento, en comparación con el pasado año.

Arrancamos el 2020, donde voces anónimas y fuentes fidedignas describen a Suchiate como un pueblo sin ley, lleno de sangre y violencia; incluso, retoman el asesinato a sangre fría y por la espalda de Jorge Alberto Rodas Villatoro, quien fue un fuerte detractor y crítico ciudadano de la actual presidenta en turno, Sonia Eloína y casualmente fue eliminado en el periodo de la actual administración. “Lo mataron mediante la contratación de un matón a sueldo”, externan voces de Suchiate.

Familiares y conocidos del finado lamentaron la acción sospechosa de su muerte, mediante un acto cobarde. Fue un enemigo directo de Sonia Eloína; sin embargo, a un mes de su deceso, las autoridades no han externado los avances de las investigaciones en torno a posible comisión de hechos delictivos o los deslindes pertinentes para cerrar el caso o ampliarlo.

Voces ciudadanas han solicitado urgentemente el reforzamiento de la seguridad en Suchiate. Exhortan al gobierno de Chiapas la instauración del mando único policial ante la ineficacia denigrante de las fuerzas municipales de seguridad pública. Los escándalos en contra de Sonia Eloína han subido de tono en medios electrónicos, donde la población también tiene vos y voto; aunque varios de los usuarios no den la cara, tal vez, por temor a represalias.


Acertijo Público

¿Quién o quiénes son los propietarios de tremendos bares y cantinas de nueva creación en el surponiente en el actual trienio de Tapachula, que valiéndoles la tranquilidad y estrés de la pobre gente abren de lunes a domingo con show musicales en vivo y con los decibeles a su máxima potencia con derroche de trago y cerveza a su máximo esplendor, valiéndoles un pepino violentar los reglamentos en materia de desarrollo urbano, alcoholes, seguridad pública, bando municipal, derechos humanos, bienestar, respeto a terceros, entre otros. Porque tal vez los funcionarios municipales estén coludidos o de plano son cómplices y copropietarios. No hay horario, abren desde las 11:00 del día y cierran hasta las 6:00 de la mañana, con toda la venia del secretario de Salud Municipal, Moisés Bahámaca (¿corrupto?) y el titular de la Cofepris, Salgado Corsantes (alcahuete o cómplice?) Como vil Sodoma y Gomorra en el Bebedero.

Comentarios antoniozavaletah@gmail.com