/ viernes 15 de marzo de 2019

Reunión de amigos universitarios en la Facultad de Ingenieros

Conmemoraron con porras, así como la convivencia, los recuerdos a los compañeros ausentes y a los maestros, además del buen humor

La generación 1949-1953 de la Facultad de Ingenieros de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), celebró setenta años y el orgullo puma se hizo presente en la conmemoración con porras, así como la convivencia, los recuerdos a los compañeros ausentes y a los maestros, además del buen humor.

El evento fue organizado por el ingeniero Carlos Romero quien recibió a sus 21 ex compañeros de colegio e invitados especiales en un salón del Club de Golf México para disfrutar de una deliciosa comida y un ambiente de amistad.

Spas nacionales, un autorregalo relajante

En medio de las mesas, se encontraban globos de color azul con los números de esta generación que ingresó a la máxima casa de estudios de nuestro país justamente un 7 de marzo de 1949. En la misma fecha, siete décadas después, esta reunión cobró especial significado.

Después de disfrutar los deliciosos platillos que se degustaron para tan especial ocasión, se escuchó la porra que el desaparecido ingeniero Juan Manuel Ramos, miembro de esta organización, realizó para su querido centro docente: “¡Rayos, truenos y aguaceros. Ferrocarriles, puentes y aceros. Siempre serán los primeros… la facultad de ingenieros!”

Posteriormente los celebrantes pasaron a tomarse la foto del recuerdo, con un campo verde y un cielo azul como escenario. Lalo Reza, hijo del ingeniero Eduardo Reza Blando ya fallecido, les dedicó unas palabras:

“Queremos celebrar con ustedes. No solo han sido ingenieros, sino esposos, padres, abuelos y bisabuelos. Nos enseñaron principios y valores. Estoy seguro que muchos de ustedes desde que empezaron sus estudios, fueron amigos. Ingenieros e ingenieras que se encuentran en el cielo, estarán siempre en sus corazones”.

Acto seguido a estas emotivas palabra, todos gritaron un sentido ¡Goya! y el ingeniero Jorge Bermeo Guerra dio las gracias a Romero “quien ha dedicado su vida a mantener esta unión. Debemos establecer este compromiso de colaborar con él porque desde que se hicieron estas reuniones, ha estado presente y nos lleva de la mano, además de tener en su carrera actividades muy importantes”.

Destacó que desde hace 70 años han convivido con la voz entre cortada evocó a “Don Alberto J Flores quien nos decía que teníamos la gran oportunidad de ingresar a la Escuela Nacional de Ingenieros que en ese momento y en su tiempo, ha sido la más importante de América Latina”.

De ella, enfatizó Bermeo “han salido los mejores ingenieros que participan y han desarrollado su actividad profesional, con la construcción de las mejores obras” y agregó “somos herederos de una historia muy grande y somos hijos de la Universidad Nacional Autónoma de México”.

Se recordaron a algunos de los compañeros de cuadrilla de los profesionistas, como en su oportunidad lo hizo el ingeniero Francisco Torres Nieto, quien nombró a: Antonio Gómez Sana Cornejo, José Armando H Peña, Juan Antonio Ortiz y Gómez León “que desde el cielo nos ven y a Susana Godoy que Dios la tenga en su santa gloria”.

Finalmente, el presidente de la Generación 1949-1953 de Ingenieros de la UNAM, Carlos Romero, mencionó que ésta ha sido la de mayor número de miembros y espera que festejen 75 años o 80 de su ingreso universitario que los formó en las diversas áreas de la carrera como la civil, petrolera y eléctrica, con enormes satisfacciones que los han hecho decir: “¡Misión cumplida!”

La generación 1949-1953 de la Facultad de Ingenieros de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), celebró setenta años y el orgullo puma se hizo presente en la conmemoración con porras, así como la convivencia, los recuerdos a los compañeros ausentes y a los maestros, además del buen humor.

El evento fue organizado por el ingeniero Carlos Romero quien recibió a sus 21 ex compañeros de colegio e invitados especiales en un salón del Club de Golf México para disfrutar de una deliciosa comida y un ambiente de amistad.

Spas nacionales, un autorregalo relajante

En medio de las mesas, se encontraban globos de color azul con los números de esta generación que ingresó a la máxima casa de estudios de nuestro país justamente un 7 de marzo de 1949. En la misma fecha, siete décadas después, esta reunión cobró especial significado.

Después de disfrutar los deliciosos platillos que se degustaron para tan especial ocasión, se escuchó la porra que el desaparecido ingeniero Juan Manuel Ramos, miembro de esta organización, realizó para su querido centro docente: “¡Rayos, truenos y aguaceros. Ferrocarriles, puentes y aceros. Siempre serán los primeros… la facultad de ingenieros!”

Posteriormente los celebrantes pasaron a tomarse la foto del recuerdo, con un campo verde y un cielo azul como escenario. Lalo Reza, hijo del ingeniero Eduardo Reza Blando ya fallecido, les dedicó unas palabras:

“Queremos celebrar con ustedes. No solo han sido ingenieros, sino esposos, padres, abuelos y bisabuelos. Nos enseñaron principios y valores. Estoy seguro que muchos de ustedes desde que empezaron sus estudios, fueron amigos. Ingenieros e ingenieras que se encuentran en el cielo, estarán siempre en sus corazones”.

Acto seguido a estas emotivas palabra, todos gritaron un sentido ¡Goya! y el ingeniero Jorge Bermeo Guerra dio las gracias a Romero “quien ha dedicado su vida a mantener esta unión. Debemos establecer este compromiso de colaborar con él porque desde que se hicieron estas reuniones, ha estado presente y nos lleva de la mano, además de tener en su carrera actividades muy importantes”.

Destacó que desde hace 70 años han convivido con la voz entre cortada evocó a “Don Alberto J Flores quien nos decía que teníamos la gran oportunidad de ingresar a la Escuela Nacional de Ingenieros que en ese momento y en su tiempo, ha sido la más importante de América Latina”.

De ella, enfatizó Bermeo “han salido los mejores ingenieros que participan y han desarrollado su actividad profesional, con la construcción de las mejores obras” y agregó “somos herederos de una historia muy grande y somos hijos de la Universidad Nacional Autónoma de México”.

Se recordaron a algunos de los compañeros de cuadrilla de los profesionistas, como en su oportunidad lo hizo el ingeniero Francisco Torres Nieto, quien nombró a: Antonio Gómez Sana Cornejo, José Armando H Peña, Juan Antonio Ortiz y Gómez León “que desde el cielo nos ven y a Susana Godoy que Dios la tenga en su santa gloria”.

Finalmente, el presidente de la Generación 1949-1953 de Ingenieros de la UNAM, Carlos Romero, mencionó que ésta ha sido la de mayor número de miembros y espera que festejen 75 años o 80 de su ingreso universitario que los formó en las diversas áreas de la carrera como la civil, petrolera y eléctrica, con enormes satisfacciones que los han hecho decir: “¡Misión cumplida!”

Local

Lamentan Obispo violencia contra ladronas evidenciadas en redes sociales

Expone que no se debe tolerar la violencia, y se debe fomentar la paz

Futbol

América está fuera pese a ganar 1-0 y León entra a la final ante Tigres

La anotación para el triunfo americanista fue obra del paraguayo Bruno Valdez, a los cinco minutos de juego

Cine

Patrick Ollivier, un apasionado de la experiencia cinematográfica comercial

El crítico fue hallado muerto en un inmueble en la Ciudad de México

Realeza

[Video] Con fotos inéditas Meghan y Harry celebran su aniversario

Con más de un millón de vistas, el video incluye también momentos clave del día de la boda como el de Meghan con su madre Doria Ragland

Deportes

Maradona se pierde presentación del documental sobre su vida en Cannes

Una lesión de hombro que requirió atención médica le ha impedido viajar al festival, informaron publicistas de la cinta

Gossip

John Wick supera expectativas y destrona de la cima a Avengers: Endgame

Impulsada por las críticas positivas, "John Wick: Chapter 3 - Parabellum" debutó con 57 millones de dólares en 3 mil 850 salas estadounidenses

Justicia

Cae líder del cartel del Golfo en Guanajuato

José Francisco "N" fue detenido en el exclusivo complejo residencial Álamo Country, en donde se aseguraron autos de lujo, 300 mil pesos y armas