imagotipo

CARREREANDO LA CHULETA

  • Ronay González

 

 

EL FUTURO

Cuando una autoridad dice categóricamente que no, es de menos para dudar el que en realidad quiera decir que sí, pero no deba.

Las decisiones que comenzarán a tomarse para el nuevo período presidencial ya están (y estarán) dando de qué hablar. La atención está puesta ahora en el sector energético, principalmente con la designación de Manuel Bartlett como director de la CFE, pero también anda brincando el nombre de Romero Deschamps, como líder del sindicato petrolero.

En cada sexenio hay un chivo expiatorio, ya sea para que sirva de distractor o bien como ejemplo de que el nuevo gobierno va “con todo” en contra de lo que se relacione con corrupción. En el caso de México se necesita algo así como un meteorito, pero bueno.

Hace seis años fue Elba Esther, la lideresa del magisterio, la protagonista de los titulares de los noticieros, en todos los formatos. Ya quisiera cualquier delincuente ser tratado así, con todos los lujos y contemplaciones, como se hizo con ella, pero el circo era lo que importaba al final de cuentas, no la rendición de cuentas ni mucho menos el resarcir el daño.

Fui a visitar al Brujo del Tubo para que me hiciera un “amarre” (de tripa a ver si adelgazo) y una vez en trance me dijo, que Deschamps seguía, que había poderosos dedos señalándolo. Claro que después me aseguró, que yo quedaría como ángel de Victoria Secrets, fue entonces cuando dudé un poco de sus visiones, lo que sí es casi seguro es que alguien tendrá que ser el “chivo” en turno, ya veremos.

Cambiando a chuletas más complicadas y que vienen al cuento con el amarre que fui a solicitar y que creo no funcionó porque me acabo de echar diez tacos, vi un comercial que me dejó espantado, tal vez por eso fui con el Brujo, pero me salió con que lo de Bartlett y la vacilada de andar negociando con Mead eran más importantes.

Como lo vi más interesado en eso le pregunté entonces qué iba a pasar con la reforma energética, con los precios de la gasolina. Puso entonces los ojos en blanco completamente, se desvaneció, una vez en el piso se sacudió violentamente, después de algunos segundos se reincorporó y me dijo, que era bueno que pensara yo en empezar a caminar en lugar de usar mi auto y que lo bueno es que él estaba acostumbrado a las velas.

Pero regresando al asunto del video, es un video con una pantalla partida en dos en donde se muestran claramente las diferencias entre dos personas de la tercera edad, la de un lado hizo ejercicio cuando pudo, la otra no. Imagine usted lo que fue ver a un abuelito que no podía ser yo porque era güerito y alto, a quien le acercaban una silla para que se sentara, pero el del otro lado, el que nunca hizo ejercicio, lo acercaban en su silla de ruedas. Mientras uno podía comer por sus propios medios y disfrutar con sus nietos, al otro tenían que darle de comer y ya no podía interactuar con ellos.

Y así, mientras el abuelito de un lado podía disfrutar de su tercera etapa de vida, el otro era más un bulto qué atender y no crea que lo digo ofensivamente, lo digo porque así me imaginé a mí mismo.

Es un asunto del que tenemos que hacer conciencia y entre más pronto mejor, desde los 18, los 35, los 50, no importa, el caso es que mientras podamos movernos y hacer algo de ejercicio, lo que sea, lo hagamos por nosotros y los que nos rodean.