imagotipo

CARREREANDO LA CHULETA 

  • Ronay González

 

 

FAVOR DE NO DESPERDICIAR LOS CARÍSIMOS MINUTOS

En realidad no sé a quién conviene más que los gobernantes se publiciten, a los medios, principalmente a las televisoras o los políticos mismos, porque si somos sinceros no es que alguien les ponga mucha atención, se nos quedarán grabadas algunas frases debido al hartazgo pero nada más y ahora que vienen las campañas, el “Colocho” nos agarre confesados porque nos van a tupir.

El Conacyt (Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología) dependencia que también se gasta el recurso público -aunque en los recortes sea de las más afectadas- tiene algunos videos, cápsulas informativas muy interesantes de cosas que están haciendo mentes mexicanas, que pueden significar el cambio en muchas áreas, pero esas nadie las ve, nadie las conoce, puede preguntar a 10 o 50 personas a su alrededor y la respuesta va a ser la misma, ni siquiera saben que existen.

Y ahí les va una idea por si algún político o candidato (a) prefiere hacer un acto de humanidad en lugar de torturarnos con su cara. Por qué no en lugar de desperdiciar carísimos minutos en la televisión para decirnos cosas que ni van a cumplir o para echarle tierra a los otros porque no es que tengan grandes soluciones, ideas o una plataforma coherente, pues mejor que cedan esos espacios para algo que sí nos sirva, que por lo menos nos saque un poco de la ignorancia y le apuesto a que todo el mundo hablaría de ello.

Todos dicen que van a luchar por la educación, la ciencia, la cultura, pos háganlo de una vez, así ganen o no ganen ya dejaron su granito de arena. Y mencioné los videos del Conacyt porque he visto algunos, pero los debe haber en otros organismos o dependencias. Si no, también hay montones de escuelas, de comunicación, por ejemplo, de donde pueden salir novedosos productos educativos, culturales, sea en audio, en video, hasta en realidad virtual, caray.

Hagan una convocatoria que los chavos desborden su imaginación, les aseguro que obtendrían cosas súper interesantes en donde podrían mezclar su carota con sus escasas (o brillantes, en una de esas nos sorprenden) ideas y hacer entonces algo que valga la pena ver o escuchar cien veces al día y no exagero.

Si no podemos evitar verlos o escucharlos y además, se van millones de nuestros pesos en ello, mínimo tengan un poco de respeto por nuestras neuronas. Es espeluznante escuchar a los chamacos, los jóvenes, repetir frasecitas absurdas y sin ningún sentido, acomodadas normalmente en canciones de moda. Qué diferente sería si en lugar de eso un niño supiera que otro como él ganó un concurso de matemáticas, que se dé cuenta que no fue por milagro divino, que fue por un arduo trabajo, pero que siempre valdrá la pena, porque cambia la vida.

Es más, si me voy más lejos en mis alucines y eso que lo que fumo es completamente legal, imagine usted que en lugar de que alguien presentara sus “logros” en la tele o en la radio, en forma de comerciales con el pretexto de los “informes”, que mejor presentara los logros -esos sí comprobables- de un montón de jóvenes talentos que andan regados por toda la República y a quienes nadie les hace caso, mucho menos los patrocina para que lleven a cabo ideas que podrían significar un gran cambio en la región, en el país mismo.

Queridos políticos, ya poco tienen que decirnos, su credibilidad es nula, pero como a fuerza se tienen que gastar ese dinero en medios, mínimo háganlo de una forma creativa, les advierto de una vez que la gente ya es distinta, que las viejas fórmulas cada vez funcionan menos y que si no se involucran y toman en cuenta a la sociedad, si no la escuchan, les va a costar más trabajo llegar, en una de esas se dan cuenta que la solución a todos los problemas en realidad la tiene la gente, nomás que no hay apoyo.

Insisto, hagan una prueba, escojan un tema, lancen un concurso de soluciones, preséntenlo en una cápsula, comprométanse a apoyar a los ganadores y verán cómo hasta ustedes aprenden.