imagotipo

Vote ahora o calle para siempre

  • Hernán Becerra

 

 

El escritor Jorge Eduardo De León Palma escribe un libro titulado “Vota ahora… o calla para siempre”. Lo leí en Tapachula y me pareció muy oportuno. El que fuera subdelegado y delegado en la delegación Venustiano Carranza y en otra más, amén de haber sido secretario particular del Director de Petróleos Mexicanos y secretario técnico de Jorge de la Vega Domínguez -cuando este último fue presidente del PRI- anota cuestiones reveladoras en su libro. Dice, por ejemplo, que si los abstencionistas se organizaran como partido políticos ellos ganarían, sin duda alguna.

Jorge Eduardo dice que lo peor que le puede pasar a nuestro país es que haya personas que no voten, porque otros –de alguna manera- votarán por ti. Así es que hay salir a la calle a votar, por quien quieras pero hay que votar. De esta manera se construye la democracia en México. Votes por quien votes, pero hay que votar. Esto es muy importante. No hay que olvidarlo.

Me dijo Ernesto Sábato cuando lo entrevisté en Santos Lugares, Argentina, que es mejor platicar media hora con un sabio que toda una vida en una biblioteca. Esto me pasó con De León Palma a quien invité a que conversara con mis alumnos de la UNAM. Después me invitó a su casa donde me destapó una botella del mejor whisky y me preparó unos jaiboles. Su bella esposa Sagrario Barrios Mata me llevó quesos franceses y el mejor jamón Serrano que venden en La Naval, tienda prestigiada en la Colonia del Valle, donde nuestro escritor vive.

En el tiempo que platicamos sobre su libro, que me obsequió, también platicamos sobre su larga vida en la política y la administración pública. Conversamos largo y tendido sobre Jorge de la Vega Domínguez y de muchos políticos. Muchas anécdotas de directores de Pemex y de líderes sindicales. Él y su joven esposa vivieron muchos años en Tamaulipas. Ahora se encuentran de nuevo en la Ciudad de México, donde acaba de presentar su libro. Que salió bajo el sello editorial Porrúa. Lo único que sé es que su libro nos conmina a votar. Es el mejor camino. Peor es no hacerlo.

Nuestro escritor nos dice en su libro que “La sociedad mexicana, siempre orgullosa de sus tradiciones y de su origen, en una sociedad pluricultural, sensible a la vez que guerrera, a la vez que madura, heredera de ese México bronco que está en cualquier parte del país y que ahora reclama con justicia entrar en la escena de la vida nacional ya no como queja, ya no como simple espectador, sino como actor principal porque es su propio destino el que está en juego, entendiendo que solo por la vida democrática lo lograremos, usando el arma más poderosa con la que contamos: EL VOTO”.

Y a continuación dice, “Basta ya de andar por todos los rincones quejándonos de todo y por todo, sin hacer nada. Está claro que cuando los hombres, las ideas y los proyectos se entrelazan, el resultado es el éxito”.

Y remata, “Por una mala decisión todos perdemos, más si escogemos calidad, tendremos calidad; es la única manera de entender la democracia y que la democracia, por hoy ausente, exista en México”.

Jorge Eduardo De León Palma me confesó todo lo que su abuelo, general de la revolución sonorense, alumno de Plutarco Elías Calles. Me quedé gratamente impresionado con las anécdotas del abuelo, que por falta de espacio no puedo poner en mi columna. Jorge Eduardo me platicó que nació en la bella ciudad de Guaymas, Sonora. Después perteneció a La Naval y como marinero hizo muchos viajes en mar. Años después estudió economía en la facultad de Economía de la UNAM. Lo demás es historia, como me dijo alguna vez don Luis Echeverría Álvarez, ex presidente de México.

Y a título de colofón remato con unas palabras del autor sonorense, “La Democracia es el camino, entenderla y aplicarla es el reto”.