/ jueves 4 de junio de 2020

La paz social debe verse más allá de los idealismos: Paula Duarte

Concluye el foro, ¿Qué aporta la cultura a la sociedad? Sostenibilidad y utilidad social de la cultura

Para la mexicana Paula Duarte, coordinadora general Instituto de Liderazgo en Museos, la paz social debe verse más allá de los idealismos y la cimentación de este concepto, depende “en el trabajo colectivo, que se da en la comunidad, donde hay que tejer sensibilidades”.

Duarte fue moderadora del tema Cultura de Paz en el último día del foro, ¿Qué aporta la cultura a la sociedad? Sostenibilidad y utilidad social de la cultura, donde también participaron el artista colombiano Edinson Quiñones y Elia Andrade-Olea de México del Colectivo Fuentes Rojas/ Bordando por la paz y la memoria. Una víctima, un pañuelo.

Durante cuatro días de sesiones virtuales, los ponentes debatieron acerca de cómo la cultura es capaz de desencadenar procesos que fomentan la libertad de expresión y en este caso, la discusión fue de como el arte, puede ir de la mano con el activismo, como es el caso de iniciativa que representa Elia Andrade-Olea.

Mediante el bordado, el colectivo propone un acercamiento simbólico de las muertes trágicas de los últimos años dentro del marco de la guerra contra el narcotráfico o crimen organizado, donde se trabajan sobre pañuelos blancos con hilo rojo que significan las lágrimas y la sangre derramada.

Este trabajo se realiza en espacios públicos como plazas y parques, donde la gente de a pie pueda acercarse y participar en el bordado para generar un encuentro con el otro es y comparten historias, silencios, además de reflexiones en torno a la situación política de nuestro país.

“Lo que enfatizamos es que nuestros muertos no pueden ser olvidados y que se debe hacer justicia, su pérdida trágica deja un hoyo que no puede ser resarcido y de manera simbólica con estos pañuelos lo representamos y en el momento de tenerlos todos juntos (los pañuelos) es impactante, lo más bonito es habitar el espacio público y es cuando nosotros nos sentimos bien, porque puede llegar cualquier persona, no tiene que ser de un lugar en especifico o una edad, lo que se genera es una conversación ahí de los otros y las otras”, dijo la activista social

“Lo que sucede es que al estar bordando y habitar el espacio público, lo que estamos haciendo un poco es en el resarcir un poco el tejido social afectado por la violencia, entonces en realidad lo que empieza a suceder es que en cada punto de bordado se empiezan a hacer comunidades, donde la gente se encuentra cada domingo, donde no solo se habla de violencia, sino también de vida, lo que hay que pensar es que este proyecto apela por la existencia que cada pedazo de los pañuelos significa”.

Por su parte, Edinson Quiñones, artista Plástico, quien actualmente vive y trabaja en Popayán, municipio colombiano, capital del departamento del Cauca, habló de su trabajo en las comunidades, donde ha encabezado iniciativas para apoyar a jóvenes artistas.

“Nuestro proceso creativo (como artesanos) y de resistencia está allá, en los lugares donde se genera, por eso nos preguntamos si es necesario que se lo mostremos al mundo, porque hay que preservarlo y ese proceso es complicado, porque los abuelos y los mayores están muriendo y son quienes tienen el conocimiento ancestral”, destacó durante el encuentro cultural.

Cabe destacar, que la actividad de CulturaUNAM se llevó a cabo de manera virtual a través de la Cátedra Internacional Inés Amor en Gestión Cultural, que fue coordinado por Amanda de la Garza, en la segunda entrega del programa Encuentros… de reflexión.


Te recomendamos el podcast ⬇

Apple Podcasts

Google Podcasts

Spotify

Para la mexicana Paula Duarte, coordinadora general Instituto de Liderazgo en Museos, la paz social debe verse más allá de los idealismos y la cimentación de este concepto, depende “en el trabajo colectivo, que se da en la comunidad, donde hay que tejer sensibilidades”.

Duarte fue moderadora del tema Cultura de Paz en el último día del foro, ¿Qué aporta la cultura a la sociedad? Sostenibilidad y utilidad social de la cultura, donde también participaron el artista colombiano Edinson Quiñones y Elia Andrade-Olea de México del Colectivo Fuentes Rojas/ Bordando por la paz y la memoria. Una víctima, un pañuelo.

Durante cuatro días de sesiones virtuales, los ponentes debatieron acerca de cómo la cultura es capaz de desencadenar procesos que fomentan la libertad de expresión y en este caso, la discusión fue de como el arte, puede ir de la mano con el activismo, como es el caso de iniciativa que representa Elia Andrade-Olea.

Mediante el bordado, el colectivo propone un acercamiento simbólico de las muertes trágicas de los últimos años dentro del marco de la guerra contra el narcotráfico o crimen organizado, donde se trabajan sobre pañuelos blancos con hilo rojo que significan las lágrimas y la sangre derramada.

Este trabajo se realiza en espacios públicos como plazas y parques, donde la gente de a pie pueda acercarse y participar en el bordado para generar un encuentro con el otro es y comparten historias, silencios, además de reflexiones en torno a la situación política de nuestro país.

“Lo que enfatizamos es que nuestros muertos no pueden ser olvidados y que se debe hacer justicia, su pérdida trágica deja un hoyo que no puede ser resarcido y de manera simbólica con estos pañuelos lo representamos y en el momento de tenerlos todos juntos (los pañuelos) es impactante, lo más bonito es habitar el espacio público y es cuando nosotros nos sentimos bien, porque puede llegar cualquier persona, no tiene que ser de un lugar en especifico o una edad, lo que se genera es una conversación ahí de los otros y las otras”, dijo la activista social

“Lo que sucede es que al estar bordando y habitar el espacio público, lo que estamos haciendo un poco es en el resarcir un poco el tejido social afectado por la violencia, entonces en realidad lo que empieza a suceder es que en cada punto de bordado se empiezan a hacer comunidades, donde la gente se encuentra cada domingo, donde no solo se habla de violencia, sino también de vida, lo que hay que pensar es que este proyecto apela por la existencia que cada pedazo de los pañuelos significa”.

Por su parte, Edinson Quiñones, artista Plástico, quien actualmente vive y trabaja en Popayán, municipio colombiano, capital del departamento del Cauca, habló de su trabajo en las comunidades, donde ha encabezado iniciativas para apoyar a jóvenes artistas.

“Nuestro proceso creativo (como artesanos) y de resistencia está allá, en los lugares donde se genera, por eso nos preguntamos si es necesario que se lo mostremos al mundo, porque hay que preservarlo y ese proceso es complicado, porque los abuelos y los mayores están muriendo y son quienes tienen el conocimiento ancestral”, destacó durante el encuentro cultural.

Cabe destacar, que la actividad de CulturaUNAM se llevó a cabo de manera virtual a través de la Cátedra Internacional Inés Amor en Gestión Cultural, que fue coordinado por Amanda de la Garza, en la segunda entrega del programa Encuentros… de reflexión.


Te recomendamos el podcast ⬇

Apple Podcasts

Google Podcasts

Spotify

Local

Recrudece crisis hospitalaria en el ISSSTE

85 mil derechohabientes padecen por falta de servicios

Finanzas

Cerrarán 500 mil empresas en México, prevé la Cepal

Alicia Bárcena recomendó a los gobiernos de Al otorgar apoyos para evitar la quiebra de negocios

Sociedad

Gobernadores piden cierre de frontera norte por Covid-19

Francisco García Cabeza de Vaca llama a la Cancillería a sólo permitir el paso esencial en el norte

Sociedad

Narco impone toque de queda durante pandemia

Amenazas a médicos y cobro de "impuestos", entre las acciones del crimen organizado, alerta Gobernación

Sociedad

Coronavirus: ¿el fin del mundo está cerca?

El pastor evangélico más cercano a AMLO piensa que el anticristo está cerca y los testigos de Jehová creen que las profecías se están cumpliendo

Sociedad

Anexos de Guanajuato cierran por temor a atentados

Ya hay acuerdos entre autoridades para reforzar la seguridad en centros de rehabilitación de Irapuato