/ jueves 12 de septiembre de 2019

El Tricolor vuelve a territorio nacional tras la ridícula actuación contra Argentina

El grupo rompió la concentración en San Antonio y cada jugador se desplazó a su respectivo destino

En pedazos, así como quedó México tras enfrentar a Argentina, volvió el Tricolor a territorio nacional.

El grupo rompió la concentración en San Antonio y cada jugador se desplazó a su respectivo destino.

Fueron pocos elementos los que volaron al aeropuerto Benito Juárez, la mayoría cruzó al otro lado del charco.

Los azulcremas Guillermo Ochoa y Jorge Sánchez, los cementeros Orbelín Pineda y Roberto Alvarado y el necaxista Hugo González, fueron los jugadores que volaron a la capital. Hirving Lozano, de sorpresa, también estuvo en el grupo, pero apenas pisó suelo azteca, realizó su conexión a Ámsterdam. La espera, por parte de los medios de comunicación, fue larga, el vuelo se retrasó y eso provocó desesperación.

Sin Messi, Argentina golea 4-0 a México en partido amistoso

El aterrizaje estuvo previsto a las 12 horas, sin embargo, fue hasta casi las 14:00 que los seleccionados se vieron a través de los cristales.

Los reporteros, fotógrafos y camarógrafos vigilaron las dos puertas de salida de vuelos internacionales, pero la incertidumbre estuvo presente. Luego de esperar varios minutos y de ver salir a los utileros, se presentó el caos.

Jorge Sánchez tomó valor y fue el primero en aparecer, los medios de comunicación se acercaron a él, le solicitaron declaraciones, pero fue en vano.

Enseguida, sin que muchos lo vieran, Orbelín Pineda fue el siguiente en salir, el volante de Cruz Azul fue recibido por su pareja. Hugo González, casi detrás del “Maguito”, también se asomó. Las cámaras los captaron, los rodearon, pero el resultado fue el mismo, ningún comentario.

Luego de algunos minutos y de observar al resto de la utilería, vino otro alboroto, el más intenso.

Guillermo Ochoa, reconocible a varios metros de distancia, tomó su equipaje, caminó a paso lento y atravesó la salida.

Los presentes, medios y seguidores, lo encerraron y le impidieron caminar con facilidad. El portero del América, como pudo, atendió a algunos fanáticos y entre decenas de empujones, logró salir de la terminal aérea. Palabras, tampoco hubo. En ese instante de caos, Roberto Alvarado salió sin ser visto por muchos.

En cuestión de minutos el contingente salió, Gerardo Torrado, fue el último que se vio en el sitio, pero las palabras, también las guardó. El “Tata” y “Chucky”, vistos de lejos, salieron por puertas alternas y esquivaron el choque con los medios de comunicación.

En pedazos, así como quedó México tras enfrentar a Argentina, volvió el Tricolor a territorio nacional.

El grupo rompió la concentración en San Antonio y cada jugador se desplazó a su respectivo destino.

Fueron pocos elementos los que volaron al aeropuerto Benito Juárez, la mayoría cruzó al otro lado del charco.

Los azulcremas Guillermo Ochoa y Jorge Sánchez, los cementeros Orbelín Pineda y Roberto Alvarado y el necaxista Hugo González, fueron los jugadores que volaron a la capital. Hirving Lozano, de sorpresa, también estuvo en el grupo, pero apenas pisó suelo azteca, realizó su conexión a Ámsterdam. La espera, por parte de los medios de comunicación, fue larga, el vuelo se retrasó y eso provocó desesperación.

Sin Messi, Argentina golea 4-0 a México en partido amistoso

El aterrizaje estuvo previsto a las 12 horas, sin embargo, fue hasta casi las 14:00 que los seleccionados se vieron a través de los cristales.

Los reporteros, fotógrafos y camarógrafos vigilaron las dos puertas de salida de vuelos internacionales, pero la incertidumbre estuvo presente. Luego de esperar varios minutos y de ver salir a los utileros, se presentó el caos.

Jorge Sánchez tomó valor y fue el primero en aparecer, los medios de comunicación se acercaron a él, le solicitaron declaraciones, pero fue en vano.

Enseguida, sin que muchos lo vieran, Orbelín Pineda fue el siguiente en salir, el volante de Cruz Azul fue recibido por su pareja. Hugo González, casi detrás del “Maguito”, también se asomó. Las cámaras los captaron, los rodearon, pero el resultado fue el mismo, ningún comentario.

Luego de algunos minutos y de observar al resto de la utilería, vino otro alboroto, el más intenso.

Guillermo Ochoa, reconocible a varios metros de distancia, tomó su equipaje, caminó a paso lento y atravesó la salida.

Los presentes, medios y seguidores, lo encerraron y le impidieron caminar con facilidad. El portero del América, como pudo, atendió a algunos fanáticos y entre decenas de empujones, logró salir de la terminal aérea. Palabras, tampoco hubo. En ese instante de caos, Roberto Alvarado salió sin ser visto por muchos.

En cuestión de minutos el contingente salió, Gerardo Torrado, fue el último que se vio en el sitio, pero las palabras, también las guardó. El “Tata” y “Chucky”, vistos de lejos, salieron por puertas alternas y esquivaron el choque con los medios de comunicación.

Local

No soy un héroe, sólo hago lo que amo; salvar vidas

No se debe bajar la guardia, porque esta enfermedad es letal, principalmente para quienes tienen enfermedades degenerativas

Local

La titánica lucha de médico por salvar la vida de su ser amado

Durante la pandemia ha atendido a más de 100 pacientes

Celebridades

Muere la actriz Kelly Preston, esposa de John Travolta, a los 57 años

Kelly Preston falleció por complicaciones derivadas de cáncer de mama, tras una batalla de dos años

Celebridades

Fallece el actor Raymundo Capetillo a causa del Covid-19

Familiares y amigos confirmaron el fallecimiento del primer actor en redes sociales y lamentaron la gran perdida

Local

Dan a IP Tapachula obras por 2.7 mmdp

Llega proyecto integral para reparación del libramiento Sur y la carretera Puerto Chiapas-Ciudad Hidalgo

Local

No soy un héroe, sólo hago lo que amo; salvar vidas

No se debe bajar la guardia, porque esta enfermedad es letal, principalmente para quienes tienen enfermedades degenerativas

Local

La titánica lucha de médico por salvar la vida de su ser amado

Durante la pandemia ha atendido a más de 100 pacientes