/ viernes 16 de agosto de 2019

Paola Espinosa con la mira puesta en Tokio 2020

La doble medallista olímpica ha cumplido sus sueños y trabaja para seguir construyendo su legado

La clavadista Paola Espinosa Sánchez, quien es parte de la historia al ser la primera deportista mexicana en colgarse 15 medallas panamericanas, aseguró que la maternidad no esta peleada para seguir cumpliendo sus sueños, ya que "los hijos se vuelven una motivación para cumplir tus metas".

Espinosa Sánchez tuvo un retiro de casi dos años por el nacimiento de su hija Ivana, situación que la obligó a iniciar de cero en los clavados porque su meta está fija en asistir a sus cuartos Juegos Olímpicos.

Paola Espinosa, por más medallas de oro en Lima

“Me siento muy orgullosa de esto porque después de haber empezado prácticamente de cero estoy de vuelta y me siento plena, feliz, contenta y con muchas ganas de seguir trabajando, eso es lo que quiero, que los niños sepan que los sueños se cumplen”, confesó la doble medallista olímpica.

En su visita a la redacción del Diario de los Deportistas, luego de la obtención de dos medallas de bronce en los pasados Juegos Panamericanos de Lima, Paola confió que ahora disfruta las competencias sabiendo que su pequeña Ivana está en las gradas.

“Me emociono muchísimo, antes era de las atletas que desde que me subía al camión siempre estaba muy concentrada, ahora no es que no lo haga, pero me encanta la idea de voltear a las gradas y ver a mi hija que está feliz, que de repente voltea y se emociona, sigo pensando que los sueños se cumplen”.

HISTÓRICA

La doble medallista olímpica escribió su nombre con letras de oro en la historia del deporte mexicano por sus logros en Juegos Panamericanos, donde cosechó ocho oros, tres platas y cuatro bronces, pero para llegar a este número, la clavadista confesó que ha trabajado durante muchos años.

“Me siento muy orgullosa, primero de conseguirlo y que la gente lo valore y lo reconozca, me ha costado mucho trabajo llegar hasta donde estoy, nadie me ha regalado nada, me da mucha nostalgia porque volteo atrás y veo a mi mamá, a mi papá, luchando haciendo un gran esfuerzo para que cumpliera mis sueños, y siempre lo he dicho, esto comenzó como un sueño mío, pero se convirtió en uno familiar que ahora disfruto con mi bebé”.

SU LEGADO

Luego de sumar dos metales más a su colección, Paola declaró que todas las medallas las tiene guardadas su mamá, la señora Irma Sánchez Dávila, en su estado natal Baja California Sur.

“Mi mamá es la que las guarda y la verdad es que lo hace muy bien, siempre se las di, pero en su momento tal vez no lo apreciaba como ahora, y en algún momento espero tenerlas para enseñárselas a mi hija”.

TOKIO 2020

A menos de un año de los Juegos Olímpicos de Tokio, la bajacaliforniana tiene en mente llegar a su quinta justa veraniega, actualmente cuenta con el boleto en trampolín de tres metros sincronizados, pero el objetivo es su pase individual.

“Ese es el objetivo para mí, seguiré entrenando, ir a la Copa del Mundo, todavía me falta conseguir mi plaza individual, ojalá se me pueda dar, tengo una oportunidad más en febrero, en el selectivo que se desarrollará en la alberca donde será la competencia en los Juegos Olímpicos, es una oportunidad de ver la alberca y conocer la instalación”, finalizó.

La clavadista Paola Espinosa Sánchez, quien es parte de la historia al ser la primera deportista mexicana en colgarse 15 medallas panamericanas, aseguró que la maternidad no esta peleada para seguir cumpliendo sus sueños, ya que "los hijos se vuelven una motivación para cumplir tus metas".

Espinosa Sánchez tuvo un retiro de casi dos años por el nacimiento de su hija Ivana, situación que la obligó a iniciar de cero en los clavados porque su meta está fija en asistir a sus cuartos Juegos Olímpicos.

Paola Espinosa, por más medallas de oro en Lima

“Me siento muy orgullosa de esto porque después de haber empezado prácticamente de cero estoy de vuelta y me siento plena, feliz, contenta y con muchas ganas de seguir trabajando, eso es lo que quiero, que los niños sepan que los sueños se cumplen”, confesó la doble medallista olímpica.

En su visita a la redacción del Diario de los Deportistas, luego de la obtención de dos medallas de bronce en los pasados Juegos Panamericanos de Lima, Paola confió que ahora disfruta las competencias sabiendo que su pequeña Ivana está en las gradas.

“Me emociono muchísimo, antes era de las atletas que desde que me subía al camión siempre estaba muy concentrada, ahora no es que no lo haga, pero me encanta la idea de voltear a las gradas y ver a mi hija que está feliz, que de repente voltea y se emociona, sigo pensando que los sueños se cumplen”.

HISTÓRICA

La doble medallista olímpica escribió su nombre con letras de oro en la historia del deporte mexicano por sus logros en Juegos Panamericanos, donde cosechó ocho oros, tres platas y cuatro bronces, pero para llegar a este número, la clavadista confesó que ha trabajado durante muchos años.

“Me siento muy orgullosa, primero de conseguirlo y que la gente lo valore y lo reconozca, me ha costado mucho trabajo llegar hasta donde estoy, nadie me ha regalado nada, me da mucha nostalgia porque volteo atrás y veo a mi mamá, a mi papá, luchando haciendo un gran esfuerzo para que cumpliera mis sueños, y siempre lo he dicho, esto comenzó como un sueño mío, pero se convirtió en uno familiar que ahora disfruto con mi bebé”.

SU LEGADO

Luego de sumar dos metales más a su colección, Paola declaró que todas las medallas las tiene guardadas su mamá, la señora Irma Sánchez Dávila, en su estado natal Baja California Sur.

“Mi mamá es la que las guarda y la verdad es que lo hace muy bien, siempre se las di, pero en su momento tal vez no lo apreciaba como ahora, y en algún momento espero tenerlas para enseñárselas a mi hija”.

TOKIO 2020

A menos de un año de los Juegos Olímpicos de Tokio, la bajacaliforniana tiene en mente llegar a su quinta justa veraniega, actualmente cuenta con el boleto en trampolín de tres metros sincronizados, pero el objetivo es su pase individual.

“Ese es el objetivo para mí, seguiré entrenando, ir a la Copa del Mundo, todavía me falta conseguir mi plaza individual, ojalá se me pueda dar, tengo una oportunidad más en febrero, en el selectivo que se desarrollará en la alberca donde será la competencia en los Juegos Olímpicos, es una oportunidad de ver la alberca y conocer la instalación”, finalizó.