/ jueves 23 de abril de 2020

Festivales de música, en la lona por pandemia

Los organizadores desconocen cuándo volverán a permitirse las congregaciones con más de 50 mil personas en toda la región y en el mundo

Con la emergencia sanitaria provocada por el Coronavirus en todo el mundo, uno de los sectores que ha sufrido por partida doble es el de la música en vivo, no sólo por ser una actividad considerada como “no esencial”, sino por la prohibición de las concentraciones masivas que se decretó en la mayoría de los países donde llegó la pandemia.

En México, fue la segunda semana de marzo cuando las autoridades de salud recomendaron evitar las aglomeraciones. En ese momento, la mayoría de los conciertos y festivales de música se comenzaron a cancelar o posponer, con excepción del Vive Latino 2020, que se llevó a cabo incluso con el respaldo de la Jefatura de Gobierno capitalina, que justificó su realización “por motivos económicos”.

De ese modo, fue el organizador preponderante de los conciertos en México quien cerró la puerta antes de que finalmente se ordenara la cancelación de todo tipo de eventos masivos. Al día siguiente del VL20, OCESA publicó un comunicado en el que también anunciaba que debido a la contingencia se suspendían todos sus eventos, en su caso, hasta el 19 de abril.

A un mes de la prohibición de eventos masivos por parte de las autoridades, varios sectores económicos están registrando pérdidas incuantificables, y el de la música en vivo no es la excepción.

El Sol de México buscó a varios organizadores de conciertos y festivales para conocer de cerca la problemática que enfrentan y la forma en que visualizan el panorama a corto y mediano plazo.

En la lona

En el caso de OCESA, al ser la empresa que controla la mayoría de los foros y la que realiza la mayor cantidad de conciertos y festivales, es también la que más cambios tuvo que realizar, desde el cambio de fecha de las presentaciones de artistas como Zoé, Tame Impala, Il Divo y Perry Farrell, entre otros, hasta la cancelación de conciertos de Ricky Martin, Milky Chance, Portugal. The Man, MGMT, Foster the People y Mercury Rev, además de festivales como Tecate Emblema, Vaivén o Corona Capital Guadalajara.

José Zepeda, de la oficina de Prensa de OCESA, declinó la invitación para dar una postura a nombre de la empresa, la cual ha mantenido un perfil muy activo en redes, comunicando la información de sus próximos eventos, así como ciertas recomendaciones para quedarse en casa.

Juan Miguel Cordero, quien ha laborado también en OCESA y actualmente se desempeña en otra agencia del mismo ramo, dijo que la empresa aún no ha cuantificado sus pérdidas.

“En conversaciones que he tenido con mis amigos y conocidos que trabajan en OCESA, la verdad es que ahorita no hay una cuantificación, ni se está midiendo exactamente cuánto se ha perdido, pero sí te podría decir que en empresas como MN2S, donde yo trabajo, las pérdidas rebasan 70 por ciento del dinero corriente, dinero que está detenido. Estamos trabajando en la recalendarización de todos los eventos. Evidentemente sí es una de las áreas más afectadas en este momento”.

Indie Rocks es otra de las empresas realizadoras de festivales que más han crecido en los últimos años, su alza es de 300 por ciento anual durante los últimos tres años, según su director general, Fernando Fonseca.

Hipnosis y la Semana Indie Rocks son dos de los eventos anuales más importantes de esta productora, aunque también producen decenas de conciertos que se vieron afectados por la pandemia.

“Ahorita realmente estamos en crisis, porque tenemos los venues cerrados y tuvimos que posponer alrededor de 30 eventos y que cancelar varios, entre ellos el de IDLES, del cual teníamos dos fechas llenas en CDMX, una en Guadalajara y una en Monterrey… Ese fue un golpe muy fuerte, porque fueron tres mil 500 boletos vendidos los que tuvimos que reembolsar”.

Noiselab es una de las organizadoras de conciertos y festivales que también venía manteniendo un ritmo sostenido de eventos, entre los que se encuentra el CNTRL Fest, luego rebautizado como CMD Fest.

En su caso, los eventos que tenían en puerta eran las presentaciones de Bauhaus, el 28 y 29 de abril –reprogramada para el 12 y 13 de agosto–; BoyHarsher en mayo y el mencionado CMND Fest en septiembre.

Su director, Héctor Mijangos, detalla que las recalendarizaciones de los conciertos no son sencillas, porque están sujetas a otras fechas que los artistas apartan en otras ciudades.

Rewind 90’s es otro festival que se llevaría a cabo este 23 de abril en el Pepsi Center, luego de una cancelación previa, con la presencia de artistas de música house como Technotronic, Crystal Waters y C&C Music Factory.

Leonel Zahuna, de la productora Euritmia Live, dijo que el dinero congelado de estas presentaciones no es el único problema al que se enfrentan las productoras.

Señala que aunque es del dominio público que estas son cancelaciones de fuerza mayor y que responden a situaciones como la de la presente pandemia, una parte del público de todos modos les reclama por las cancelaciones, por lo que también está en juego la credibilidad de los propios organizadores.

Intolerancia es otra empresa que, al igual que Noiselab, comenzó como disquera y poco a poco fue cambiando de rumbo, por las mismas necesidades del mercado. Con presencia en países como Chile, Costa Rica, Colombia y México, también tuvo que detener sus actividades, ya que, como asegura su director, Salvador Toache, cada país tiene sus respectivas decisiones en cuanto a la presentación de espectáculos.

Dice que el panorama es cero alentador, porque en muchas economías ya se tomó la determinación de no hacer nada de eventos públicos hasta el próximo año, y que si eso se aplicará también en los países latinos, el impacto para el sector sería brutal.

“Yo creo, con todo el temor a equivocarme, que los que viven de la música son los que más duro tienen ahorita el panorama. Muchas empresas, promotoras o artistas tienen como primer ingreso o viven completamente de la música, de las entradas que venden, de los eventos que se organizan”.

Con la visita de los grupos británicos Incognito y Brand New Heavies en puerta, Said Macarifue otro de las decenas de empresarios de conciertos que se vieron afectados.

Explica que para las promotoras más pequeñas o independientes afrontan no sólo la cuestión económica, sino también la ausencia frente a los fanáticos de la música.

“Se nos viene abajo la posibilidad de acostumbrar a la gente y de decirle: Mira, aquí estamos, está la posibilidad de que vengan estas bandas que no han venido a México”.

¿Y mientras tanto?

Algunos organizadores de conciertos han optado por los conciertos vía streaming, algunos como una forma de mantenerse presentes entre el gusto del público y otros como una estrategia para recuperar parte de todo lo perdido.

OCESA puso en marcha una iniciativa llamada#ATodoVolumen, que consiste en una oferta de shows en vivo todos los días en una sección de su página oficial.

Indie Rocks puso en marcha presentaciones online, tanto de músicos como de standupcomedy, a precios alrededor de 50 pesos, además de una nueva vertiente que pondrán en marcha, con bandas nacionales, para apoyarlas económicamente.

Sin embargo, tanto Salvador Toache como Ignacio Pineda, del Multiforo Alicia, ven las estrategias digitales como insuficientes y poco rentables.

Cuando pase el temblor

Aunque no se sabe cuándo terminará la crisis, los organizadores de conciertos saben que la música en vivo, y concretamente los festivales, será de las últimas actividades en reanudarse.

Cordero dice que habrá que ver realmente qué tanto afectará esto a los conciertos en el futuro.

“Todos, como seres humanos, estamos esperando que se pueda regresar a la normalidad lo antes posible, pero en realidad dependerá de la regulación de cada país sobre las reglas de proximidad y de ver si realmente en mayo o junio de 2021 ya no habrá problema con hacer un evento de más de 50 mil personas; tenemos la expectativa de que se pueda, pero la realidad es que hay cierta incertidumbre.

“Habrá que ver que tanto se redefinen las congregaciones masivas. Yo mismo como padre de familia, si mi hija de 10 años me dice que va a un concierto de Ariana Grande en mayo, yo le diría que no; entonces no sé en qué medida vamos a regresar a la normalidad”, agrega.

Aunque la mayoría coinciden en que el panorama no es nada alentador, Juan Miguel Cordero confía en el público:

“Seguramente afectará (la pandemia), lo iremos viendo, pero yo te podría decir que México es un mercado muy fiel, que privilegia siempre el consumo de espectáculos, independientemente de la situación económica”.

Mijangos también considera que el futuro de esta industria está en el público, concretamente mediante la venta de entradas:

“La gente tiene que ir a los shows, comprando boletos, no buscando dónde ganárselos o quejándose de que están muy caros (…) con esa mentalidad nunca más volverá a haber eventos en el mundo”.

Destaca que cuando las empresas, promotoras y artistas deban regresar a sus actividades normales, serán los fanáticos quienes les impulsen y apoyen de nuevo para realizar los shows de la manera más exitosa posible, y puntualiza: “Mi mensaje es: ¿quieren que haya eventos en México? Compren boletos”.

Fonseca también hace un llamado al público, pidiendo que hagan conciencia y recuerden todos los momentos increíbles que han vivido en un festival o viendo a su banda favorita.

“Hagamos conciencia del valor de las bandas, de la creatividad, de la producción y del valor de todas las manos que se necesitan para llevarlo a cabo; apoyen al talento, a los venues y a los festivales que estamos trabajando para llevarles grandes experiencias”.

Y en plena prohibición de shows surge una productora

La semana pasada se anunció el surgimiento de Music Vibe, una productora de macroconciertos que estará enfocada en traer a México grandes espectáculos de artistas internacionales de diferentes corrientes y estilos musicales

Su director de marketing y vocero, Isaac Barrera, nos dice que respecto a la contingencia actual, al igual que muchas empresas, Music Vibe tenía planeados eventos para realizar en México, y que tuvieron que detener sus labores.

“En parte también nos convino un poquito, por así decirlo, ya que ahorita estamos en el planning de todos los eventos que vamos a tener […] A final de cuentas sí afecta, pero como ya teníamos planeados eventos para hacer en el último trimestre del año, entonces en parte seguiremos planeandolo así”.

Debido a que el panorama es incierto sobre la fecha en que se podrán volver a hacer grandes conciertos, comenta: “Nosotros estamos acatando todas las precauciones que nos van informando […]. Tenemos la idea de hacer un evento grande a final de año y en caso de que esto se posponga un poco más, sí tendríamos que retrasarlo un poquito más, reagendar todo lo que tenemos planeado, y pasarlo para la nueva fecha que esté disponible…”

Aunque aún se mantenga la contingencia sanitaria en México, en los próximos días Music Vibes adelantará parte de sus labores anunciando algunos de los artistas que pretenden presentar en el país, prometiendo que “se tratará de espectáculos que sean una gran experiencia y que dejen huella”.

Escucha el podcast⬇

Con la emergencia sanitaria provocada por el Coronavirus en todo el mundo, uno de los sectores que ha sufrido por partida doble es el de la música en vivo, no sólo por ser una actividad considerada como “no esencial”, sino por la prohibición de las concentraciones masivas que se decretó en la mayoría de los países donde llegó la pandemia.

En México, fue la segunda semana de marzo cuando las autoridades de salud recomendaron evitar las aglomeraciones. En ese momento, la mayoría de los conciertos y festivales de música se comenzaron a cancelar o posponer, con excepción del Vive Latino 2020, que se llevó a cabo incluso con el respaldo de la Jefatura de Gobierno capitalina, que justificó su realización “por motivos económicos”.

De ese modo, fue el organizador preponderante de los conciertos en México quien cerró la puerta antes de que finalmente se ordenara la cancelación de todo tipo de eventos masivos. Al día siguiente del VL20, OCESA publicó un comunicado en el que también anunciaba que debido a la contingencia se suspendían todos sus eventos, en su caso, hasta el 19 de abril.

A un mes de la prohibición de eventos masivos por parte de las autoridades, varios sectores económicos están registrando pérdidas incuantificables, y el de la música en vivo no es la excepción.

El Sol de México buscó a varios organizadores de conciertos y festivales para conocer de cerca la problemática que enfrentan y la forma en que visualizan el panorama a corto y mediano plazo.

En la lona

En el caso de OCESA, al ser la empresa que controla la mayoría de los foros y la que realiza la mayor cantidad de conciertos y festivales, es también la que más cambios tuvo que realizar, desde el cambio de fecha de las presentaciones de artistas como Zoé, Tame Impala, Il Divo y Perry Farrell, entre otros, hasta la cancelación de conciertos de Ricky Martin, Milky Chance, Portugal. The Man, MGMT, Foster the People y Mercury Rev, además de festivales como Tecate Emblema, Vaivén o Corona Capital Guadalajara.

José Zepeda, de la oficina de Prensa de OCESA, declinó la invitación para dar una postura a nombre de la empresa, la cual ha mantenido un perfil muy activo en redes, comunicando la información de sus próximos eventos, así como ciertas recomendaciones para quedarse en casa.

Juan Miguel Cordero, quien ha laborado también en OCESA y actualmente se desempeña en otra agencia del mismo ramo, dijo que la empresa aún no ha cuantificado sus pérdidas.

“En conversaciones que he tenido con mis amigos y conocidos que trabajan en OCESA, la verdad es que ahorita no hay una cuantificación, ni se está midiendo exactamente cuánto se ha perdido, pero sí te podría decir que en empresas como MN2S, donde yo trabajo, las pérdidas rebasan 70 por ciento del dinero corriente, dinero que está detenido. Estamos trabajando en la recalendarización de todos los eventos. Evidentemente sí es una de las áreas más afectadas en este momento”.

Indie Rocks es otra de las empresas realizadoras de festivales que más han crecido en los últimos años, su alza es de 300 por ciento anual durante los últimos tres años, según su director general, Fernando Fonseca.

Hipnosis y la Semana Indie Rocks son dos de los eventos anuales más importantes de esta productora, aunque también producen decenas de conciertos que se vieron afectados por la pandemia.

“Ahorita realmente estamos en crisis, porque tenemos los venues cerrados y tuvimos que posponer alrededor de 30 eventos y que cancelar varios, entre ellos el de IDLES, del cual teníamos dos fechas llenas en CDMX, una en Guadalajara y una en Monterrey… Ese fue un golpe muy fuerte, porque fueron tres mil 500 boletos vendidos los que tuvimos que reembolsar”.

Noiselab es una de las organizadoras de conciertos y festivales que también venía manteniendo un ritmo sostenido de eventos, entre los que se encuentra el CNTRL Fest, luego rebautizado como CMD Fest.

En su caso, los eventos que tenían en puerta eran las presentaciones de Bauhaus, el 28 y 29 de abril –reprogramada para el 12 y 13 de agosto–; BoyHarsher en mayo y el mencionado CMND Fest en septiembre.

Su director, Héctor Mijangos, detalla que las recalendarizaciones de los conciertos no son sencillas, porque están sujetas a otras fechas que los artistas apartan en otras ciudades.

Rewind 90’s es otro festival que se llevaría a cabo este 23 de abril en el Pepsi Center, luego de una cancelación previa, con la presencia de artistas de música house como Technotronic, Crystal Waters y C&C Music Factory.

Leonel Zahuna, de la productora Euritmia Live, dijo que el dinero congelado de estas presentaciones no es el único problema al que se enfrentan las productoras.

Señala que aunque es del dominio público que estas son cancelaciones de fuerza mayor y que responden a situaciones como la de la presente pandemia, una parte del público de todos modos les reclama por las cancelaciones, por lo que también está en juego la credibilidad de los propios organizadores.

Intolerancia es otra empresa que, al igual que Noiselab, comenzó como disquera y poco a poco fue cambiando de rumbo, por las mismas necesidades del mercado. Con presencia en países como Chile, Costa Rica, Colombia y México, también tuvo que detener sus actividades, ya que, como asegura su director, Salvador Toache, cada país tiene sus respectivas decisiones en cuanto a la presentación de espectáculos.

Dice que el panorama es cero alentador, porque en muchas economías ya se tomó la determinación de no hacer nada de eventos públicos hasta el próximo año, y que si eso se aplicará también en los países latinos, el impacto para el sector sería brutal.

“Yo creo, con todo el temor a equivocarme, que los que viven de la música son los que más duro tienen ahorita el panorama. Muchas empresas, promotoras o artistas tienen como primer ingreso o viven completamente de la música, de las entradas que venden, de los eventos que se organizan”.

Con la visita de los grupos británicos Incognito y Brand New Heavies en puerta, Said Macarifue otro de las decenas de empresarios de conciertos que se vieron afectados.

Explica que para las promotoras más pequeñas o independientes afrontan no sólo la cuestión económica, sino también la ausencia frente a los fanáticos de la música.

“Se nos viene abajo la posibilidad de acostumbrar a la gente y de decirle: Mira, aquí estamos, está la posibilidad de que vengan estas bandas que no han venido a México”.

¿Y mientras tanto?

Algunos organizadores de conciertos han optado por los conciertos vía streaming, algunos como una forma de mantenerse presentes entre el gusto del público y otros como una estrategia para recuperar parte de todo lo perdido.

OCESA puso en marcha una iniciativa llamada#ATodoVolumen, que consiste en una oferta de shows en vivo todos los días en una sección de su página oficial.

Indie Rocks puso en marcha presentaciones online, tanto de músicos como de standupcomedy, a precios alrededor de 50 pesos, además de una nueva vertiente que pondrán en marcha, con bandas nacionales, para apoyarlas económicamente.

Sin embargo, tanto Salvador Toache como Ignacio Pineda, del Multiforo Alicia, ven las estrategias digitales como insuficientes y poco rentables.

Cuando pase el temblor

Aunque no se sabe cuándo terminará la crisis, los organizadores de conciertos saben que la música en vivo, y concretamente los festivales, será de las últimas actividades en reanudarse.

Cordero dice que habrá que ver realmente qué tanto afectará esto a los conciertos en el futuro.

“Todos, como seres humanos, estamos esperando que se pueda regresar a la normalidad lo antes posible, pero en realidad dependerá de la regulación de cada país sobre las reglas de proximidad y de ver si realmente en mayo o junio de 2021 ya no habrá problema con hacer un evento de más de 50 mil personas; tenemos la expectativa de que se pueda, pero la realidad es que hay cierta incertidumbre.

“Habrá que ver que tanto se redefinen las congregaciones masivas. Yo mismo como padre de familia, si mi hija de 10 años me dice que va a un concierto de Ariana Grande en mayo, yo le diría que no; entonces no sé en qué medida vamos a regresar a la normalidad”, agrega.

Aunque la mayoría coinciden en que el panorama no es nada alentador, Juan Miguel Cordero confía en el público:

“Seguramente afectará (la pandemia), lo iremos viendo, pero yo te podría decir que México es un mercado muy fiel, que privilegia siempre el consumo de espectáculos, independientemente de la situación económica”.

Mijangos también considera que el futuro de esta industria está en el público, concretamente mediante la venta de entradas:

“La gente tiene que ir a los shows, comprando boletos, no buscando dónde ganárselos o quejándose de que están muy caros (…) con esa mentalidad nunca más volverá a haber eventos en el mundo”.

Destaca que cuando las empresas, promotoras y artistas deban regresar a sus actividades normales, serán los fanáticos quienes les impulsen y apoyen de nuevo para realizar los shows de la manera más exitosa posible, y puntualiza: “Mi mensaje es: ¿quieren que haya eventos en México? Compren boletos”.

Fonseca también hace un llamado al público, pidiendo que hagan conciencia y recuerden todos los momentos increíbles que han vivido en un festival o viendo a su banda favorita.

“Hagamos conciencia del valor de las bandas, de la creatividad, de la producción y del valor de todas las manos que se necesitan para llevarlo a cabo; apoyen al talento, a los venues y a los festivales que estamos trabajando para llevarles grandes experiencias”.

Y en plena prohibición de shows surge una productora

La semana pasada se anunció el surgimiento de Music Vibe, una productora de macroconciertos que estará enfocada en traer a México grandes espectáculos de artistas internacionales de diferentes corrientes y estilos musicales

Su director de marketing y vocero, Isaac Barrera, nos dice que respecto a la contingencia actual, al igual que muchas empresas, Music Vibe tenía planeados eventos para realizar en México, y que tuvieron que detener sus labores.

“En parte también nos convino un poquito, por así decirlo, ya que ahorita estamos en el planning de todos los eventos que vamos a tener […] A final de cuentas sí afecta, pero como ya teníamos planeados eventos para hacer en el último trimestre del año, entonces en parte seguiremos planeandolo así”.

Debido a que el panorama es incierto sobre la fecha en que se podrán volver a hacer grandes conciertos, comenta: “Nosotros estamos acatando todas las precauciones que nos van informando […]. Tenemos la idea de hacer un evento grande a final de año y en caso de que esto se posponga un poco más, sí tendríamos que retrasarlo un poquito más, reagendar todo lo que tenemos planeado, y pasarlo para la nueva fecha que esté disponible…”

Aunque aún se mantenga la contingencia sanitaria en México, en los próximos días Music Vibes adelantará parte de sus labores anunciando algunos de los artistas que pretenden presentar en el país, prometiendo que “se tratará de espectáculos que sean una gran experiencia y que dejen huella”.

Escucha el podcast⬇

Local

Chiapas acumula 4 mil 216 casos y 312 defunciones por Covid-19

Se registraron 36 casos nuevos y cinco decesos en las últimas horas

Local

Chiapas acumula 4 mil 216 casos y 312 defunciones por Covid-19

Se registraron 36 casos nuevos y cinco decesos en las últimas horas

Justicia

Corte recibe demanda de Tamaulipas contra acuerdo por energías renovables

El gobernador Francisco García Cabeza de Vaca considera que los acuerdos restringen la competitividad de las empresas generadoras de energías limpias

Finanzas

AMLO dice que a informes de la CEPAL "les embarga el pesimismo"

El mandatario aseguró que Canadá rebasó a México como socio comercial de EU debido a la pandemia del Covid-19

Local

Realizan bloqueo transportistas de Tapachula

Piden a las autoridades atención para solucionar este problema

Finanzas

IFT trasfiere 207 mdp a Hacienda para acciones contra Covid-19

Desde mayo el IFT realizó un análisis del ejercicio de su presupuesto para determinar la factibilidad de apoyar al gobierno federal en la estrategia contra la pandemia