/ miércoles 12 de junio de 2024

Afilador de cuchillos, una tradición en peligro de desaparecer

En Tapachula es cada vez más difícil encontrar a personas que se dediquen a afilar cuchillos, Juan Carlos es de los pocos que mantiene la tradición

El número de personas que se dedican al oficio de afilar cuchillos con una bicicleta ha disminuido considerablemente en Chiapas.

Juan Carlos es uno de los pocos afiladores que aún recorren los municipios de la entidad. Explica que es un oficio con tradición familiar que empezó desde hace 17 años.

Entrevistado por Diario del Sur cuenta que aprendió el oficio de su padrastro y decidió continuar con esta labor para contribuir al sustento de su familia. Adaptó una bicicleta para montar su herramienta de afilado, un diseño que él mismo tuvo que llevar a cabo, ya que no se podía conseguir fácilmente.


Existen pocos afiladores en Tapachula

Juan Carlos platica que mientras en la capital del estado Tuxtla Gutiérrez existen alrededor de 200 afiladores, en Tapachula es difícil verlos por las calles. “Apenas se encuentran afiladores”, expresa.

Comenta que ha decidido recorrer los municipios de Chiapas por lo que ha pasado por Arriaga, Tonalá y ahora Tapachula, en busca de clientes que necesiten sus servicios.

En este trabajo los afiladores son reconocidos por el sonido de su silbato, que puede escucharse a poco más de dos cuadras de distancia. Este método de aviso es conocido por la población, lo que facilita que los clientes salgan a solicitar sus servicios.



Tarifas y herramientas

Juan Carlos señala que trata de ofrecer costos accesibles, por ejemplo, cobra 35 pesos por afilar un cuchillo y entre 100 y 120 por un machete nuevo. El afilado de hachas para picar carne tiene un costo de 70 pesos y para rajar leña 100.

Asevera que la gente prefiere pagar por el afilado de sus artículos, ya que muchas veces no siempre tienen tiempo para hacerlo ellos mismos.

En medio de la modernidad de la vida y ante la poca oferta de afilados, nuestro entrevistado continúa con su oficio, se adapta a las necesidades de la gente y se desplaza en los municipios de la región en busca de trabajo.

Utiliza como medio de transporte las combis para trasladar de un lugar a otro su equipo de trabajo, y es uno de los pocos que todavía realiza esta labor en la actualidad.



Juan Carlos cobra 35 pesos por afilar un cuchillo / Foto: Manuel Núñez / Diario del Sur

El número de personas que se dedican al oficio de afilar cuchillos con una bicicleta ha disminuido considerablemente en Chiapas.

Juan Carlos es uno de los pocos afiladores que aún recorren los municipios de la entidad. Explica que es un oficio con tradición familiar que empezó desde hace 17 años.

Entrevistado por Diario del Sur cuenta que aprendió el oficio de su padrastro y decidió continuar con esta labor para contribuir al sustento de su familia. Adaptó una bicicleta para montar su herramienta de afilado, un diseño que él mismo tuvo que llevar a cabo, ya que no se podía conseguir fácilmente.


Existen pocos afiladores en Tapachula

Juan Carlos platica que mientras en la capital del estado Tuxtla Gutiérrez existen alrededor de 200 afiladores, en Tapachula es difícil verlos por las calles. “Apenas se encuentran afiladores”, expresa.

Comenta que ha decidido recorrer los municipios de Chiapas por lo que ha pasado por Arriaga, Tonalá y ahora Tapachula, en busca de clientes que necesiten sus servicios.

En este trabajo los afiladores son reconocidos por el sonido de su silbato, que puede escucharse a poco más de dos cuadras de distancia. Este método de aviso es conocido por la población, lo que facilita que los clientes salgan a solicitar sus servicios.



Tarifas y herramientas

Juan Carlos señala que trata de ofrecer costos accesibles, por ejemplo, cobra 35 pesos por afilar un cuchillo y entre 100 y 120 por un machete nuevo. El afilado de hachas para picar carne tiene un costo de 70 pesos y para rajar leña 100.

Asevera que la gente prefiere pagar por el afilado de sus artículos, ya que muchas veces no siempre tienen tiempo para hacerlo ellos mismos.

En medio de la modernidad de la vida y ante la poca oferta de afilados, nuestro entrevistado continúa con su oficio, se adapta a las necesidades de la gente y se desplaza en los municipios de la región en busca de trabajo.

Utiliza como medio de transporte las combis para trasladar de un lugar a otro su equipo de trabajo, y es uno de los pocos que todavía realiza esta labor en la actualidad.



Juan Carlos cobra 35 pesos por afilar un cuchillo / Foto: Manuel Núñez / Diario del Sur

Local

Pabellones en alta demanda por el brote de dengue en Tapachula

Aunque se han disparado las ventas de pabellones, los precios que manejan los comerciantes siguen siendo los mismos

Local

Puente a desnivel San Juan en Tapachula lleva 80% de avance

son tres tramos los que menos avances presentan y están ubicados frente al súper mercado, sin embargo, redoblan trabajos para agilizar los tiempos de entrega

Policiaca

Cable suelto de alta tensión provoca la muerte de un perro en la colonia Xochimilco

En la colonia Xochimilco se rompió un cable de alta tensión lo que provocó un fatal accidente

Local

Migrantes que llegan a la frontera sur enfrentan diversos problemas de salud

Tapachula es la principal ciudad en donde se están quedando los migrantes, pues son más de 27 mil personas las que han pedido asilo

Local

Animales son devueltos a autoridades tras cierre de la UMA: Especialista

La UMA El Iguanero cumplirá dos meses de haber cerrado de manera definitiva

Local

Manglares de la Costa de Chiapas, los más altos del mundo

Los manglares son vitales para el equilibrio ecológico y la biodiversidad de la región