/ miércoles 4 de diciembre de 2019

Amenazan a migrantes haitianos del parque Miguel Hidalgo

Los extranjeros haitianos, ya no podrán realizar actividades de venta de dulces, ni ofrecer sus servicios de trenzar cabelleras

Autoridades municipales de Tapachula, enviaron a casi un centenar de policías municipales a vigilar el kiosco, así como las bancas y los alrededores del parque central Miguel Hidalgo, esto para impedir que migrantes haitianos realicen la venta de dulces, o en su defecto ofrezcan sus servicios de trenzar cabelleras.

Los migrantes caribeños, habían abarrotado el centro de la ciudad, en específico el sendero peatonal de la tercera poniente y sexta norte, además varios de ellos, habían comenzado a ofrecer servicios de trenzar o cortar cabellera en las áreas verdes y sitios de descanso del parque, conocido por los aseadores de calzado como “los honguitos”, debido a que existe un techo circular de meta que protege del sol a quienes acuden al corazón de Tapachula.

Te puede interesar: Arrendatarios niegan viviendas a migrantes

Sin embargo, en esta ocasión, los policías municipales, comenzaron a ocupar las áreas de descanso en el interior del parque central Miguel Hidalgo, así como a realizar recorridos por toda la zona, para impedir que los extranjeros, así como vendedores ambulantes ocupen el parque central Miguel Hidalgo.

Además, en el lugar no se observa a inspectores del área de servicios públicos, solo a los uniformados que con arma y tolete caminan en el parque central.

Ante esta situación, varios de los migrantes haitianos que realizan alguna labor o servicio, se mantiene a la expectativa y conversar entre ellos, pero no se les ha permitido ofrecer sus servicios en ese lugar.

Por ahora, los uniformados se limitan a vigilar el parque, así como dos elementos se mantiene de manera fija en el kiosco del parque central Miguel Hidalgo, así también en los alrededores se puede apreciar algunas patrullas estacionadas, las cuales, después de algunos minutos enciende su motor para realizar recorridos en las calles del centro de la ciudad.

Cabe mencionar, que ante la falta de empleos en Tapachula, los migrantes haitianos se habían auto empleado con la venta de dulces, así como con el corte y trenzado de cabello, pero ahora, tendrán que buscar otra alternativa para sostenerse mientras autoridades migratorias definen su situación en el país.

/GG

Autoridades municipales de Tapachula, enviaron a casi un centenar de policías municipales a vigilar el kiosco, así como las bancas y los alrededores del parque central Miguel Hidalgo, esto para impedir que migrantes haitianos realicen la venta de dulces, o en su defecto ofrezcan sus servicios de trenzar cabelleras.

Los migrantes caribeños, habían abarrotado el centro de la ciudad, en específico el sendero peatonal de la tercera poniente y sexta norte, además varios de ellos, habían comenzado a ofrecer servicios de trenzar o cortar cabellera en las áreas verdes y sitios de descanso del parque, conocido por los aseadores de calzado como “los honguitos”, debido a que existe un techo circular de meta que protege del sol a quienes acuden al corazón de Tapachula.

Te puede interesar: Arrendatarios niegan viviendas a migrantes

Sin embargo, en esta ocasión, los policías municipales, comenzaron a ocupar las áreas de descanso en el interior del parque central Miguel Hidalgo, así como a realizar recorridos por toda la zona, para impedir que los extranjeros, así como vendedores ambulantes ocupen el parque central Miguel Hidalgo.

Además, en el lugar no se observa a inspectores del área de servicios públicos, solo a los uniformados que con arma y tolete caminan en el parque central.

Ante esta situación, varios de los migrantes haitianos que realizan alguna labor o servicio, se mantiene a la expectativa y conversar entre ellos, pero no se les ha permitido ofrecer sus servicios en ese lugar.

Por ahora, los uniformados se limitan a vigilar el parque, así como dos elementos se mantiene de manera fija en el kiosco del parque central Miguel Hidalgo, así también en los alrededores se puede apreciar algunas patrullas estacionadas, las cuales, después de algunos minutos enciende su motor para realizar recorridos en las calles del centro de la ciudad.

Cabe mencionar, que ante la falta de empleos en Tapachula, los migrantes haitianos se habían auto empleado con la venta de dulces, así como con el corte y trenzado de cabello, pero ahora, tendrán que buscar otra alternativa para sostenerse mientras autoridades migratorias definen su situación en el país.

/GG