/ jueves 11 de junio de 2020

En Puerto Chiapas, barcos “chatarra” envenenan el mar

Especies marinas absorben veneno a diario debido a sustancias que liberan estos navíos abandonados


DATO: Se incumplen acuerdos internacionales de navegación, sustentados por Organización Marítima Internacional

Aguas turbias provocan el naufragio de cientos de especies marinas de flora y fauna en Puerto Chiapas. La turbia y espesa contaminación que por años ha hecho del muelle pesquero un coctel de contaminación, ha alcanzado dimensiones grotescas, ante la indiferencia de las autoridades navales.

El impacto ambiental registrado desde hace más de una década en este recinto es indescriptible. La peste, el agua turbia y trabajadores de empresas privadas con brotes de males respiratorias y cutáneos, son la prueba fehaciente que el sitio está convertido en un territorio hostil que muere poco a poco.

Industrias de gran manufactura como Procesa y Herdez, se han encargado de arrojas sus residuos tóxicos directamente a la boca de los peces que habitan en este sector del litoral chiapaneco. El genocidio lleva años y nadie lo para.

Aunado a esta problemática visible ante los ojos de turistas, extraños y las mismas autoridades, otro problema emerge también desde hace años.

Al menos una decena de “barcos chatarra” han sido abandonados en este muelle pesquero. La chatarra marina que algún día fue barcos navegando el altamar para la actividad comercial y mercantil, hoy sólo se ha convertido en un ingrediente más de este coctel letal para las especies que sobreviven.

El “G. Rosario” es uno de estos navíos de tamaño medio que ha sido aparcado en esta pequeña playa comercial. Lleva allí más de tres años, luego que fuera encontrado a la deriva en aguas del Pacífico, según relata uno de los trabajadores del sector.

Desde su llegada, sustancias desconocidas para los lugareños comenzaron a ser expulsadas del casco del navío, que muestra total deterioro y óxido.

Estas sustancias son “lavadas” por la misma agua del mar y provoca que caigan sobre estos mantos marinos, dañando directamente a especies que nadan en busca de comida y asientan sus colonias de vida en estos sectores.

De los propietarios de la embarcación nada se sabe, de las autoridades tampoco; nunca se han llegado a parar si quiera para preguntar las condiciones de la embarcación.

Más cerca de tierra, otros tres barcos apenas asoman el obelisco donde algún día la tripulación colgó una bandera. Las estructuras han sido devoradas por el agua y se encuentran mar abajo, sin conocer la condición actual de su deterioro.

Empero, alrededor de estas naves, un contorno de agua viscosa y negra advierte la peligrosidad de las sustancias derramadas, entre las cuales puede estar presente aún combustible que utilizaba la maquinaria.

Otros tres barcos que aún permanecen a flote, también muestran deterioro avanzado y toxicidad en sus paredes del casco que los hace emerger.

Ninguno de estos “barcos piratas” debería estar allí ante el inminente daño que causan al reino marino del litoral chiapaneco.


Hasta asco da ver el agua, es grasosa y contiene mucho veneno, es seguro que mata peces y el mayor problema es que tememos que lo que nosotros pescamos también venga contaminadoDenunciante

La contaminación ha comenzado a extenderse, según uno de los lancheros de Puerto Madero que observa con sigilo la labor periodística.

El hombrecillo de 1.60 de estatura aproximada relata que sale dos veces a la mar en una quincena.

Pero mar adentro la situación parece no mejorar. Esa mancha negra es un monstruo marino que avanza sin cesar y acaba con la vida del agua salina.


No acatan acuerdos internacionales

México es uno de los 119 países inscritos en el Convenio internacional para Prevenir la Contaminación por los Buques (MARPOL, pro sus siglas en inglés), desarrollado por la Organización Marítima Internacional (OMI).

Los estatutos indicados en este amplio acuerdo, inscriben y ratifican la operatividad por la que deben regirse los muelles pesqueros y puntos de atraco de embarcaciones nacionales y extranjeras.

“En el Convenio figuran reglas encaminadas a prevenir y reducir al mínimo la contaminación ocasionada por los buques, tanto accidental como procedente de las operaciones normales, y actualmente incluye seis anexos técnicos. En la mayoría de tales anexos figuran zonas especiales en las que se realizan controles estrictos respecto de las descargas operacionales”, refiere la OMI en su página oficial .

Algunos barcos se han hundido en el muelle /Foto: Eduardo Torres | Diario del Sur

En el anexo I, sobre reglas para prevenir la contaminación por hidrocarburos, el organismo internacional aborda la cuestión de la prevención de la contaminación por hidrocarburos como consecuencia de medidas operacionales, así como de derrames accidentales.

En el parque industrial de Puerto Chiapas no sólo las embarcaciones han incurrido en este tipo de situaciones, también las fábricas aledañas que al final vierten sus sustancias directamente al agua.

También se han cometido faltas descritas en los anexos II (Reglas para prevenir la contaminación por sustancias nocivas líquidas transportadas a granel; anexo III, (Reglas para prevenir la contaminación por sustancias perjudiciales transportadas por mar en bultos); y anexo IV, (Reglas para prevenir la contaminación por las aguas sucias de los buques).

Pero el anexo V pareciera estar escrito después de ver la situación que impera en Puerto Chiapas.

Este párrafo describe textualmente que “se establecen los límites de las emisiones de óxidos de azufre y de óxidos de nitrógeno de los escapes de los buques y se prohíben las emisiones deliberadas de sustancias que agotan el ozono; para las zonas de control de emisiones designadas se establecen normas más estrictas en relación con la emisión de SOx, NOx y de materias particuladas”.

Los escapes de los buques que ahora están bajo el agua, sin ningún tipo de mantenimiento, expidiendo sustancias dañinas para la salud humana, animal y vegetal.

¿Cuánto de este veneno ha llegado con las corrientes marinas a las demás playas donde los turistas de bañan?, es una pregunta sin respuesta. Peor aún: cuántos suculentos platillos del mar llevan consigo este veneno impregnado?

En Chiapas, estos barcos llevan años envenenando a todo su entorno, ante la ineptitud de las autoridades.

/BJ


DATO: Se incumplen acuerdos internacionales de navegación, sustentados por Organización Marítima Internacional

Aguas turbias provocan el naufragio de cientos de especies marinas de flora y fauna en Puerto Chiapas. La turbia y espesa contaminación que por años ha hecho del muelle pesquero un coctel de contaminación, ha alcanzado dimensiones grotescas, ante la indiferencia de las autoridades navales.

El impacto ambiental registrado desde hace más de una década en este recinto es indescriptible. La peste, el agua turbia y trabajadores de empresas privadas con brotes de males respiratorias y cutáneos, son la prueba fehaciente que el sitio está convertido en un territorio hostil que muere poco a poco.

Industrias de gran manufactura como Procesa y Herdez, se han encargado de arrojas sus residuos tóxicos directamente a la boca de los peces que habitan en este sector del litoral chiapaneco. El genocidio lleva años y nadie lo para.

Aunado a esta problemática visible ante los ojos de turistas, extraños y las mismas autoridades, otro problema emerge también desde hace años.

Al menos una decena de “barcos chatarra” han sido abandonados en este muelle pesquero. La chatarra marina que algún día fue barcos navegando el altamar para la actividad comercial y mercantil, hoy sólo se ha convertido en un ingrediente más de este coctel letal para las especies que sobreviven.

El “G. Rosario” es uno de estos navíos de tamaño medio que ha sido aparcado en esta pequeña playa comercial. Lleva allí más de tres años, luego que fuera encontrado a la deriva en aguas del Pacífico, según relata uno de los trabajadores del sector.

Desde su llegada, sustancias desconocidas para los lugareños comenzaron a ser expulsadas del casco del navío, que muestra total deterioro y óxido.

Estas sustancias son “lavadas” por la misma agua del mar y provoca que caigan sobre estos mantos marinos, dañando directamente a especies que nadan en busca de comida y asientan sus colonias de vida en estos sectores.

De los propietarios de la embarcación nada se sabe, de las autoridades tampoco; nunca se han llegado a parar si quiera para preguntar las condiciones de la embarcación.

Más cerca de tierra, otros tres barcos apenas asoman el obelisco donde algún día la tripulación colgó una bandera. Las estructuras han sido devoradas por el agua y se encuentran mar abajo, sin conocer la condición actual de su deterioro.

Empero, alrededor de estas naves, un contorno de agua viscosa y negra advierte la peligrosidad de las sustancias derramadas, entre las cuales puede estar presente aún combustible que utilizaba la maquinaria.

Otros tres barcos que aún permanecen a flote, también muestran deterioro avanzado y toxicidad en sus paredes del casco que los hace emerger.

Ninguno de estos “barcos piratas” debería estar allí ante el inminente daño que causan al reino marino del litoral chiapaneco.


Hasta asco da ver el agua, es grasosa y contiene mucho veneno, es seguro que mata peces y el mayor problema es que tememos que lo que nosotros pescamos también venga contaminadoDenunciante

La contaminación ha comenzado a extenderse, según uno de los lancheros de Puerto Madero que observa con sigilo la labor periodística.

El hombrecillo de 1.60 de estatura aproximada relata que sale dos veces a la mar en una quincena.

Pero mar adentro la situación parece no mejorar. Esa mancha negra es un monstruo marino que avanza sin cesar y acaba con la vida del agua salina.


No acatan acuerdos internacionales

México es uno de los 119 países inscritos en el Convenio internacional para Prevenir la Contaminación por los Buques (MARPOL, pro sus siglas en inglés), desarrollado por la Organización Marítima Internacional (OMI).

Los estatutos indicados en este amplio acuerdo, inscriben y ratifican la operatividad por la que deben regirse los muelles pesqueros y puntos de atraco de embarcaciones nacionales y extranjeras.

“En el Convenio figuran reglas encaminadas a prevenir y reducir al mínimo la contaminación ocasionada por los buques, tanto accidental como procedente de las operaciones normales, y actualmente incluye seis anexos técnicos. En la mayoría de tales anexos figuran zonas especiales en las que se realizan controles estrictos respecto de las descargas operacionales”, refiere la OMI en su página oficial .

Algunos barcos se han hundido en el muelle /Foto: Eduardo Torres | Diario del Sur

En el anexo I, sobre reglas para prevenir la contaminación por hidrocarburos, el organismo internacional aborda la cuestión de la prevención de la contaminación por hidrocarburos como consecuencia de medidas operacionales, así como de derrames accidentales.

En el parque industrial de Puerto Chiapas no sólo las embarcaciones han incurrido en este tipo de situaciones, también las fábricas aledañas que al final vierten sus sustancias directamente al agua.

También se han cometido faltas descritas en los anexos II (Reglas para prevenir la contaminación por sustancias nocivas líquidas transportadas a granel; anexo III, (Reglas para prevenir la contaminación por sustancias perjudiciales transportadas por mar en bultos); y anexo IV, (Reglas para prevenir la contaminación por las aguas sucias de los buques).

Pero el anexo V pareciera estar escrito después de ver la situación que impera en Puerto Chiapas.

Este párrafo describe textualmente que “se establecen los límites de las emisiones de óxidos de azufre y de óxidos de nitrógeno de los escapes de los buques y se prohíben las emisiones deliberadas de sustancias que agotan el ozono; para las zonas de control de emisiones designadas se establecen normas más estrictas en relación con la emisión de SOx, NOx y de materias particuladas”.

Los escapes de los buques que ahora están bajo el agua, sin ningún tipo de mantenimiento, expidiendo sustancias dañinas para la salud humana, animal y vegetal.

¿Cuánto de este veneno ha llegado con las corrientes marinas a las demás playas donde los turistas de bañan?, es una pregunta sin respuesta. Peor aún: cuántos suculentos platillos del mar llevan consigo este veneno impregnado?

En Chiapas, estos barcos llevan años envenenando a todo su entorno, ante la ineptitud de las autoridades.

/BJ

Policiaca

Septuagenario fallece en el hospital luego de ingerir veneno herbicida

Hace tres días tomo herbicida gramoxone para matar plantas

Local

Se debe reconocer la deuda histórica que se tiene con los pueblos originarios: Fundación México

El movimiento social del EZLN visibilizó la injusticia social, pero a más de 26 años, sigue la exclusión

Policiaca

Semáforo descompuesto ocasiona choque entre tres vehículos

Los daños del percance asciende a más de 30 mil pesos

Salud

El 30% de mujeres en AL no ha experimentado un orgasmo

Expertas señalan que factores que podrían ocasionar esto son la represión de la sexualidad femenina y la falta de información al respecto

Policiaca

Septuagenario fallece en el hospital luego de ingerir veneno herbicida

Hace tres días tomo herbicida gramoxone para matar plantas

Policiaca

Semáforo descompuesto ocasiona choque entre tres vehículos

Los daños del percance asciende a más de 30 mil pesos

Mundo

España podrá evitar segundo confinamiento por Covid-19: OMS

La directora de Salud Pública y Medioambiente de la OMS reconoció que existe un segundo momento de crisis en España

Policiaca

Dos personas baleadas en presunta riña en Huixtla

Los hechos se registraron en el Barrio Santa Cruz, donde han denunciado la operación de muchas cantinas

Local

Se debe reconocer la deuda histórica que se tiene con los pueblos originarios: Fundación México

El movimiento social del EZLN visibilizó la injusticia social, pero a más de 26 años, sigue la exclusión