/ miércoles 1 de julio de 2020

En Tapachula ven semáforo verde cuando es naranja

Nulas brigadas de salud en calles y centrales de abasto del centro; la gente ha decidido salir a su nueva normalidad, pero puede venir lo peor


Apenas han pasado 48 horas que el gobierno federal cambió de rojo a naranja el semáforo de riesgo para Chiapas y la población en la frontera sur ya percibe que se libró la batalla.

Tapachula alcanzó los 649 casos oficiales positivos por Covid, mientras que en municipios aledaños incrementan de manera desmesurada.

La población ( y las autoridades) han relajado la medidas sanitarias. El centro de la Perla del Soconusco vuelve a convertirse en el foco rojo de contagios.

El mercado Sebastián Escobar es un indicio de esto. Vendedores que están en plena calle sin las respectivas medidas preventivas, personas deambulando de un lado a otro, como si sólo se hubiera tratado de una horrible pesadilla, comensales abarrotando los puestos de quesadillas y tacos y policías municipales poniéndose al día mientras simulan vigilancia en el centro.

Vendedores y pobladores saturan el centro de la ciudad/ Foto: Eduardo Torres | Diario del Sur

La gente no tiene miedo. El semáforo naranja advierte todavía de la peligrosidad de la pandemia. Parece un severo problema de daltonismo: muchos ven color verde donde aún hay altos riesgos de contagios.

En la periferia de esta importante central de abastos, que apenas el pasado 26 de mayo intentó ser cerrada por las autoridades de salud, la nueva normalidad está acelerada, sin la presencia de brigadas de la Secretaría de Salud o el Ayuntamiento de Tapachula que inspeccionen, sancionen o corrijan a aquellos que infrinjan las condiciones sanitarias en que se debe trabajar.


En una de las esquinas, un hombre predica la palabra de Dios, habla de la pandemia y acusa que el gobierno no muestra la cara real de la situación, en un gesto con el cual intenta mezclar política y religión. Pese a todo el panorama adverso, asegura que la respuesta está en la oración.

De poco sirve el esfuerzo que han hecho los empresarios del centro por mantener sus negocios que se están yendo a la quiebra. Los tapetes sanitizantes y rociadores de limpieza han sido colocados en las entradas de los locales, pero la gente que tanto ha criticado las medidas del gobierno ahora escupe al cielo y satura comercios, calles y demás sitios donde puedan realizar compras.


Foto: Eduardo Torres | Diario del Sur

A pocos metros del mercado, los andadores también registran alta afluencia de personas. Los bancos ni se diga, parece que están regalando dinero. Las sucursales bancarias han optado por pedirle a sus cuentahabientes que hagan largas filas de hasta una cuadra para evitar aglomeraciones al interior de los edificios.

El Procentro ha sentenciado que desde que inició la pandemia no hay una estrategia real de contención del virus. Para Anibal Núñez Mejía, secretario de esta asociación de empresarios, los filtros instaurados por el ayuntamiento llegaron tarde, permanecieron sin eficacia debido a que los caso aumentaban y se quitaron sin resultados positivos.

En Tapachula, para muchos ha pasado lo peor. ¿Cuál miedo?

/BJ


Apenas han pasado 48 horas que el gobierno federal cambió de rojo a naranja el semáforo de riesgo para Chiapas y la población en la frontera sur ya percibe que se libró la batalla.

Tapachula alcanzó los 649 casos oficiales positivos por Covid, mientras que en municipios aledaños incrementan de manera desmesurada.

La población ( y las autoridades) han relajado la medidas sanitarias. El centro de la Perla del Soconusco vuelve a convertirse en el foco rojo de contagios.

El mercado Sebastián Escobar es un indicio de esto. Vendedores que están en plena calle sin las respectivas medidas preventivas, personas deambulando de un lado a otro, como si sólo se hubiera tratado de una horrible pesadilla, comensales abarrotando los puestos de quesadillas y tacos y policías municipales poniéndose al día mientras simulan vigilancia en el centro.

Vendedores y pobladores saturan el centro de la ciudad/ Foto: Eduardo Torres | Diario del Sur

La gente no tiene miedo. El semáforo naranja advierte todavía de la peligrosidad de la pandemia. Parece un severo problema de daltonismo: muchos ven color verde donde aún hay altos riesgos de contagios.

En la periferia de esta importante central de abastos, que apenas el pasado 26 de mayo intentó ser cerrada por las autoridades de salud, la nueva normalidad está acelerada, sin la presencia de brigadas de la Secretaría de Salud o el Ayuntamiento de Tapachula que inspeccionen, sancionen o corrijan a aquellos que infrinjan las condiciones sanitarias en que se debe trabajar.


En una de las esquinas, un hombre predica la palabra de Dios, habla de la pandemia y acusa que el gobierno no muestra la cara real de la situación, en un gesto con el cual intenta mezclar política y religión. Pese a todo el panorama adverso, asegura que la respuesta está en la oración.

De poco sirve el esfuerzo que han hecho los empresarios del centro por mantener sus negocios que se están yendo a la quiebra. Los tapetes sanitizantes y rociadores de limpieza han sido colocados en las entradas de los locales, pero la gente que tanto ha criticado las medidas del gobierno ahora escupe al cielo y satura comercios, calles y demás sitios donde puedan realizar compras.


Foto: Eduardo Torres | Diario del Sur

A pocos metros del mercado, los andadores también registran alta afluencia de personas. Los bancos ni se diga, parece que están regalando dinero. Las sucursales bancarias han optado por pedirle a sus cuentahabientes que hagan largas filas de hasta una cuadra para evitar aglomeraciones al interior de los edificios.

El Procentro ha sentenciado que desde que inició la pandemia no hay una estrategia real de contención del virus. Para Anibal Núñez Mejía, secretario de esta asociación de empresarios, los filtros instaurados por el ayuntamiento llegaron tarde, permanecieron sin eficacia debido a que los caso aumentaban y se quitaron sin resultados positivos.

En Tapachula, para muchos ha pasado lo peor. ¿Cuál miedo?

/BJ

Policiaca

Septuagenario fallece en el hospital luego de ingerir veneno herbicida

Hace tres días tomo herbicida gramoxone para matar plantas

Local

Se debe reconocer la deuda histórica que se tiene con los pueblos originarios: Fundación México

El movimiento social del EZLN visibilizó la injusticia social, pero a más de 26 años, sigue la exclusión

Policiaca

Semáforo descompuesto ocasiona choque entre tres vehículos

Los daños del percance asciende a más de 30 mil pesos

Salud

El 30% de mujeres en AL no ha experimentado un orgasmo

Expertas señalan que factores que podrían ocasionar esto son la represión de la sexualidad femenina y la falta de información al respecto

Policiaca

Septuagenario fallece en el hospital luego de ingerir veneno herbicida

Hace tres días tomo herbicida gramoxone para matar plantas

Policiaca

Semáforo descompuesto ocasiona choque entre tres vehículos

Los daños del percance asciende a más de 30 mil pesos

Mundo

España podrá evitar segundo confinamiento por Covid-19: OMS

La directora de Salud Pública y Medioambiente de la OMS reconoció que existe un segundo momento de crisis en España

Policiaca

Dos personas baleadas en presunta riña en Huixtla

Los hechos se registraron en el Barrio Santa Cruz, donde han denunciado la operación de muchas cantinas

Local

Se debe reconocer la deuda histórica que se tiene con los pueblos originarios: Fundación México

El movimiento social del EZLN visibilizó la injusticia social, pero a más de 26 años, sigue la exclusión