/ viernes 18 de octubre de 2019

Inoperantes casetas de vigilancia en Tapachula

Algunas se encuentra cerradas, otras son “elefantes blancos”

348 mil 156 habitantes existen en Tapachula, esto hasta el 2015 de acuerdo con cifras de el INEGI

Fuente: http://cuentame.inegi.org.mx/monografias/informacion/chis/poblacion/


Varias casetas de vigilancia en Tapachula, se encuentran abandonadas, sucias e inoperantes, una de ellas es la ubicada frente al club Campestre, la cual se ha convertido en una hotel de paso, así como sanitario público para indigentes.

La infraestructura de concreto, alguna vez tuvo puertas de metal, pero ahora, se encuentra llena de basura y excremento en el piso, así como pintas en las paredes.

A pesar que las autoridades municipales han pintado y rehabilitado las casetas de vigilancia, estas no son utilizadas para los fines que fueron creadas, esto es, dar seguridad al sector manteniendo en el sitio uno o dos policías que puedan prestar el auxilio a la población cercana que lo requerirera por lo que se han convertido en simples focos de infección y de inseguridad debido a que son utilizadas como un espacio incluso para que se oculten delincuentes por las noches.


Rehabilitaron las casetas, las pintaron, pero no tiene personal suficiente para ellos, así que están como los sepulcros blanqueados, porque no tiene suficiente personal para atender las casetas.


Jorge Gutiérrez Franco, presidente del Comité de Consulta y Participación Ciudadana (COCOPARCI) y México SOS.


Explicó que uno de los motivos es la poca cantidad de elementos policíacos en activo para cubrir el municipio de Tapachula que de acuerdo al censo del Instituto Nacional de Estadística Geografía (INEGI), expone que “somos 350 mil habitantes, aunque nosotros somos más, así que las autoridades municipales deben exigir al INEGI que hagan un censo más verídico, porque de acuerdo al número de habitantes nos envían las participaciones, los recursos y los presupuestos federales para Seguridad Pública, que incluyen capacitación, armamento de los elementos, patrullas, equipo, salarios, entre otros”.

Consideró que en Tapachula debería existir un promedio mínimo de mil 500 policías municipales, para atender los incidentes de inseguridad que se registran en la localidad.

Gutérrez reconoció que en Tapachula la incidencia delictiva no es tan alta como la que se registra en el norte y centro del país, porque “entre delincuentes y fuerzas federales queda la ciudadanía, si vemos las estadísticas si hay robos e incidencias delictivas, pero por fortuna no como lo que existe en municipios del norte y sur de México.

Por último, sostuvo que las autoridades municipales y estatales, deben solicitar al gobierno federal, brinden más recursos para que Tapachula, así como la frontera sur cuente con elementos policiacos suficientes para inhibir o hacer frente a la delincuencia común y organizada.



348 mil 156 habitantes existen en Tapachula, esto hasta el 2015 de acuerdo con cifras de el INEGI

Fuente: http://cuentame.inegi.org.mx/monografias/informacion/chis/poblacion/


Varias casetas de vigilancia en Tapachula, se encuentran abandonadas, sucias e inoperantes, una de ellas es la ubicada frente al club Campestre, la cual se ha convertido en una hotel de paso, así como sanitario público para indigentes.

La infraestructura de concreto, alguna vez tuvo puertas de metal, pero ahora, se encuentra llena de basura y excremento en el piso, así como pintas en las paredes.

A pesar que las autoridades municipales han pintado y rehabilitado las casetas de vigilancia, estas no son utilizadas para los fines que fueron creadas, esto es, dar seguridad al sector manteniendo en el sitio uno o dos policías que puedan prestar el auxilio a la población cercana que lo requerirera por lo que se han convertido en simples focos de infección y de inseguridad debido a que son utilizadas como un espacio incluso para que se oculten delincuentes por las noches.


Rehabilitaron las casetas, las pintaron, pero no tiene personal suficiente para ellos, así que están como los sepulcros blanqueados, porque no tiene suficiente personal para atender las casetas.


Jorge Gutiérrez Franco, presidente del Comité de Consulta y Participación Ciudadana (COCOPARCI) y México SOS.


Explicó que uno de los motivos es la poca cantidad de elementos policíacos en activo para cubrir el municipio de Tapachula que de acuerdo al censo del Instituto Nacional de Estadística Geografía (INEGI), expone que “somos 350 mil habitantes, aunque nosotros somos más, así que las autoridades municipales deben exigir al INEGI que hagan un censo más verídico, porque de acuerdo al número de habitantes nos envían las participaciones, los recursos y los presupuestos federales para Seguridad Pública, que incluyen capacitación, armamento de los elementos, patrullas, equipo, salarios, entre otros”.

Consideró que en Tapachula debería existir un promedio mínimo de mil 500 policías municipales, para atender los incidentes de inseguridad que se registran en la localidad.

Gutérrez reconoció que en Tapachula la incidencia delictiva no es tan alta como la que se registra en el norte y centro del país, porque “entre delincuentes y fuerzas federales queda la ciudadanía, si vemos las estadísticas si hay robos e incidencias delictivas, pero por fortuna no como lo que existe en municipios del norte y sur de México.

Por último, sostuvo que las autoridades municipales y estatales, deben solicitar al gobierno federal, brinden más recursos para que Tapachula, así como la frontera sur cuente con elementos policiacos suficientes para inhibir o hacer frente a la delincuencia común y organizada.