/ lunes 10 de junio de 2024

Jesús de la Torre Rangel, filántropo e ícono del atletismo en Tapachula

La influencia de Jesús de la Torre Rangel en el atletismo local a inspirado a la comunidad deportiva. Esta es su historia

De su abuelo heredó la virtud de la astucia para enfrentar el mundo. Nació en buena cuna y eso se nota. Es el nieto de un ferrocarrilero, el sexto hijo de un próspero comerciante que educó a 7 hijos.

Cuando tenía 16 años comenzó a jugar futbol americano, practicó este deporte y otros más por 12 años, descubriendo que tenía potencial para escalar montañas practicando el alpinismo y obteniendo la distinción de ser “rescatista de alta montaña”, siendo el pico de Orizaba uno de sus triunfos.

Cursó todos sus estudios en la ciudad de México y se convirtió en Contador Privado, egresando de la escuela Bancaria y Comercial.

Aprendió a trabajar y se desarrolló en una empresa familiar, en esa etapa descubrió que tenía potencial y liderazgo conociendo todas las áreas de la empresa y siendo jefe del personal y del mantenimiento de las máquinas.

Es un deportista natural y narra que el karate fue su máxima inspiración. Corría el año de 1967, cuando participó en los Juegos Panamericanos, obteniendo primer lugar, medalla de oro.

Es la historia de vida de Jesús de la Torre Rangel, un hombre que siendo adolescente se convirtió en un apasionado del deporte, el mismo que conoce a Martha Luz Peña, con quien se casa el 3 de diciembre de 1971.

Al casarse, deja todas las áreas deportivas que practicaba y solo continúa con el atletismo. Tenía 22 años cuando decide que tiene una responsabilidad, una esposa y un hogar en puerta.

Hace 40 años decide tomar a su pequeña tribu e irse a vivir a Cuernavaca, Morelos, en donde colabora como jefe de mantenimiento de maquinaria en la constructora de su hermano mayor.

Y hace 20 años, junto con su esposa y por supuesto, su hija Martha, decide que si se quedaba viviendo lejos de Tapachula tal vez vería a sus nietos una vez al año, así que empacaron sus cosas, finiquita el negocio de artículos de limpieza para automóviles que tenía y se adoptó a esta tierra. Vino para estar cerca de su pequeña familia, de sus únicos nietos.

Claro que ya estaba retirado y jubilado de los negocios, así que nuestro personaje de Diario del Sur es uno más de los que se enamora de Tapachula; la gente le recibe cordialmente gracias a su noble carácter y filantropía.

Tras haber dejado todos los deportes, menos el atletismo por ser un deporte que no requiere compañía, en Tapachula vuelve al comercio y abre un negocio de artículos de limpieza para autos, cerrándolo 10 años después.

Su adicción al deporte, al atletismo, a las carreras, no lo dejaban trabajar, así que se convierte en entrenador de atletas de tiempo completo. Confiando en su técnica de enseñanza ha logrado hacer un buen equipo, un club, el famoso Club Niki.

Jesús de la Torre Rangel es un hombre hiperactivo, no puede estar sin hacer nada, así que toma en serio su papel de Coach, se convierte en el profesional encargado de trabajar con atletas para que alcancen su máximo potencial en el área deportiva.

Como Coach de atletas, los motiva mental y emocionalmente para que se realicen; muchos se adhieren a él por competencia y otros más, por practicarlo correctamente y compartir la sabiduría de este hombre.

Actualmente es el maestro inspirador de 55 atletas. Orgulloso, feliz anota que durante el tiempo que tiene en Tapachula entrenando, ha contado con 420 atletas, destacándose en el entrenamiento de atletas de maratón.

Tenía solo una semana de haber aterrizado en Tapachula, cuando conoce a Morayma Ocampo, una atleta de corazón, ejemplar para muchos; ambos tejen una buena amistad gracias a identificarse con el mismo deporte. Igualmente conoce a Bayrón y comienza a correr, es ahí en donde miran en él cualidades especiales para entrenar y empieza su historia como coach en el Club Campestre.

No estudió licenciatura en el deporte, pero es un profesional. Ha dedicado toda su vida a su familia, al trabajo, sin imaginar que al final el atletismo sería el deporte, el motor que movería su vida compartiéndola con tantos camaradas que, como él, aman correr, concursar y hacer deporte.

Para Jesús de la Torre no existe un campo de trabajo que lo limite, de ser un gran atleta, ahora repara autos, y es la mecánica uno de los trabajos en donde también se desenvuelve.

-¿Eres feliz Jesús?- Y la respuesta fue inmediata: ¡claro que sí! Él es un hombre agradecido con la vida porque en la segunda etapa de su existencia están sus dos nietos, su desarrollo deportivo en Tapachula.

-Y soy feliz con lo que tengo, tengo a quién querer, tengo quien me quiera, tengo un trabajo honesto, he estudiado toda mi vida y hoy me actualizo en técnicas para atletismo, alimentación, psicología, todo esto lo estudio día a día, sigo preparándome por mis atletas que entreno-.

Tiene 73 años con 9.5 de salud y, aunque sus rodillas ya se jubilaron, se monta en su bicicleta y a la par del alumno atleta va guiándolo, motivándolo y corrigiéndolo.

Es un hombre sano que abandona la cama a las 4:30 de la mañana, comienza en la bicicleta haciendo un total de 4 horas diarias y a las 9 de la mañana hace una pausa.

Hay una pregunta que le han hecho veinte veces: ¿si volvieras a nacer cambiarías algo de tu vida? Y asegura que sería exactamente el mismo, con los mismos errores, con la misma vida, con la misma mujer al lado, su hija, nietos, todo sería igual.

-Siempre hice lo que me gustó y eso me ha convertido en un hombre absolutamente feliz, siempre he procurado llevar una vida recta y nunca le falte ni le he fallado a nadie, he tenido muchos amigos, pero en Tapachula, conocer y ser amigo del padre Alejandro Padilla ha sido lo mejor que me ha sucedido, porque es un hombre bueno que da buenos consejos, buena dosis de amistad y sobre todo, te acerca a Dios-

-Es el padre Alejandro, mi amigo, quien ha coronado mi felicidad en este nuevo encuentro con Dios, porque antes era católico, pero de manera cómoda, ahora no, ahora gracias a él tengo un amigo fiel, Dios-.

Jesús tuvo una infancia feliz a pesar de la ausencia de su madre, quien muere cuando él tenía 7 años. Su padre educó y alimentó a siete hijos. Se casó cuando nuestro entrevistado ya era adulto. -Tal vez por eso me casé joven, no tuve mamá y estar al lado de Martha Luz, de alguna manera se convirtió en la mujer que siempre me hizo falta y que aún hoy, es mi mayor necesidad-

Marta, su hija, sus nietos, amigos y su esposa deben sentirse orgullosos de contar con un hombre de buen corazón, un hombre auténticamente bueno, un hombre ejemplar que ha hecho del atletismo su catecismo diario y hoy es la inspiración, el guía de muchos que no lo consideran su entrenador, si no su amigo.

El 7 de julio festejará con una carrera conmemorativa de 20 años como entrenador y de haber creado un club de atletas en Tapachula, el Club Niki. La carrera comenzará en las instalaciones de la cervecería Corona y serán 5 kilómetros para festejar a Jesús de la Torre Rangel, el experto atleta que vino a revolucionar el atletismo en Tapachula.

Jesús de la Torre se ha convertido en Tapachula en un ícono del atletismo, en esta tierra ha cultivado amigos, de manera entusiasta motiva a muchos a continuar corriendo, porque ahí, alcanza la libertad.


morancarlos.escobar1958@gmail.com

De su abuelo heredó la virtud de la astucia para enfrentar el mundo. Nació en buena cuna y eso se nota. Es el nieto de un ferrocarrilero, el sexto hijo de un próspero comerciante que educó a 7 hijos.

Cuando tenía 16 años comenzó a jugar futbol americano, practicó este deporte y otros más por 12 años, descubriendo que tenía potencial para escalar montañas practicando el alpinismo y obteniendo la distinción de ser “rescatista de alta montaña”, siendo el pico de Orizaba uno de sus triunfos.

Cursó todos sus estudios en la ciudad de México y se convirtió en Contador Privado, egresando de la escuela Bancaria y Comercial.

Aprendió a trabajar y se desarrolló en una empresa familiar, en esa etapa descubrió que tenía potencial y liderazgo conociendo todas las áreas de la empresa y siendo jefe del personal y del mantenimiento de las máquinas.

Es un deportista natural y narra que el karate fue su máxima inspiración. Corría el año de 1967, cuando participó en los Juegos Panamericanos, obteniendo primer lugar, medalla de oro.

Es la historia de vida de Jesús de la Torre Rangel, un hombre que siendo adolescente se convirtió en un apasionado del deporte, el mismo que conoce a Martha Luz Peña, con quien se casa el 3 de diciembre de 1971.

Al casarse, deja todas las áreas deportivas que practicaba y solo continúa con el atletismo. Tenía 22 años cuando decide que tiene una responsabilidad, una esposa y un hogar en puerta.

Hace 40 años decide tomar a su pequeña tribu e irse a vivir a Cuernavaca, Morelos, en donde colabora como jefe de mantenimiento de maquinaria en la constructora de su hermano mayor.

Y hace 20 años, junto con su esposa y por supuesto, su hija Martha, decide que si se quedaba viviendo lejos de Tapachula tal vez vería a sus nietos una vez al año, así que empacaron sus cosas, finiquita el negocio de artículos de limpieza para automóviles que tenía y se adoptó a esta tierra. Vino para estar cerca de su pequeña familia, de sus únicos nietos.

Claro que ya estaba retirado y jubilado de los negocios, así que nuestro personaje de Diario del Sur es uno más de los que se enamora de Tapachula; la gente le recibe cordialmente gracias a su noble carácter y filantropía.

Tras haber dejado todos los deportes, menos el atletismo por ser un deporte que no requiere compañía, en Tapachula vuelve al comercio y abre un negocio de artículos de limpieza para autos, cerrándolo 10 años después.

Su adicción al deporte, al atletismo, a las carreras, no lo dejaban trabajar, así que se convierte en entrenador de atletas de tiempo completo. Confiando en su técnica de enseñanza ha logrado hacer un buen equipo, un club, el famoso Club Niki.

Jesús de la Torre Rangel es un hombre hiperactivo, no puede estar sin hacer nada, así que toma en serio su papel de Coach, se convierte en el profesional encargado de trabajar con atletas para que alcancen su máximo potencial en el área deportiva.

Como Coach de atletas, los motiva mental y emocionalmente para que se realicen; muchos se adhieren a él por competencia y otros más, por practicarlo correctamente y compartir la sabiduría de este hombre.

Actualmente es el maestro inspirador de 55 atletas. Orgulloso, feliz anota que durante el tiempo que tiene en Tapachula entrenando, ha contado con 420 atletas, destacándose en el entrenamiento de atletas de maratón.

Tenía solo una semana de haber aterrizado en Tapachula, cuando conoce a Morayma Ocampo, una atleta de corazón, ejemplar para muchos; ambos tejen una buena amistad gracias a identificarse con el mismo deporte. Igualmente conoce a Bayrón y comienza a correr, es ahí en donde miran en él cualidades especiales para entrenar y empieza su historia como coach en el Club Campestre.

No estudió licenciatura en el deporte, pero es un profesional. Ha dedicado toda su vida a su familia, al trabajo, sin imaginar que al final el atletismo sería el deporte, el motor que movería su vida compartiéndola con tantos camaradas que, como él, aman correr, concursar y hacer deporte.

Para Jesús de la Torre no existe un campo de trabajo que lo limite, de ser un gran atleta, ahora repara autos, y es la mecánica uno de los trabajos en donde también se desenvuelve.

-¿Eres feliz Jesús?- Y la respuesta fue inmediata: ¡claro que sí! Él es un hombre agradecido con la vida porque en la segunda etapa de su existencia están sus dos nietos, su desarrollo deportivo en Tapachula.

-Y soy feliz con lo que tengo, tengo a quién querer, tengo quien me quiera, tengo un trabajo honesto, he estudiado toda mi vida y hoy me actualizo en técnicas para atletismo, alimentación, psicología, todo esto lo estudio día a día, sigo preparándome por mis atletas que entreno-.

Tiene 73 años con 9.5 de salud y, aunque sus rodillas ya se jubilaron, se monta en su bicicleta y a la par del alumno atleta va guiándolo, motivándolo y corrigiéndolo.

Es un hombre sano que abandona la cama a las 4:30 de la mañana, comienza en la bicicleta haciendo un total de 4 horas diarias y a las 9 de la mañana hace una pausa.

Hay una pregunta que le han hecho veinte veces: ¿si volvieras a nacer cambiarías algo de tu vida? Y asegura que sería exactamente el mismo, con los mismos errores, con la misma vida, con la misma mujer al lado, su hija, nietos, todo sería igual.

-Siempre hice lo que me gustó y eso me ha convertido en un hombre absolutamente feliz, siempre he procurado llevar una vida recta y nunca le falte ni le he fallado a nadie, he tenido muchos amigos, pero en Tapachula, conocer y ser amigo del padre Alejandro Padilla ha sido lo mejor que me ha sucedido, porque es un hombre bueno que da buenos consejos, buena dosis de amistad y sobre todo, te acerca a Dios-

-Es el padre Alejandro, mi amigo, quien ha coronado mi felicidad en este nuevo encuentro con Dios, porque antes era católico, pero de manera cómoda, ahora no, ahora gracias a él tengo un amigo fiel, Dios-.

Jesús tuvo una infancia feliz a pesar de la ausencia de su madre, quien muere cuando él tenía 7 años. Su padre educó y alimentó a siete hijos. Se casó cuando nuestro entrevistado ya era adulto. -Tal vez por eso me casé joven, no tuve mamá y estar al lado de Martha Luz, de alguna manera se convirtió en la mujer que siempre me hizo falta y que aún hoy, es mi mayor necesidad-

Marta, su hija, sus nietos, amigos y su esposa deben sentirse orgullosos de contar con un hombre de buen corazón, un hombre auténticamente bueno, un hombre ejemplar que ha hecho del atletismo su catecismo diario y hoy es la inspiración, el guía de muchos que no lo consideran su entrenador, si no su amigo.

El 7 de julio festejará con una carrera conmemorativa de 20 años como entrenador y de haber creado un club de atletas en Tapachula, el Club Niki. La carrera comenzará en las instalaciones de la cervecería Corona y serán 5 kilómetros para festejar a Jesús de la Torre Rangel, el experto atleta que vino a revolucionar el atletismo en Tapachula.

Jesús de la Torre se ha convertido en Tapachula en un ícono del atletismo, en esta tierra ha cultivado amigos, de manera entusiasta motiva a muchos a continuar corriendo, porque ahí, alcanza la libertad.


morancarlos.escobar1958@gmail.com

Local

Habitantes de la Sierra viven bajo amenazas, bloqueos y enfrentamientos

En la zona hay cortes de energía eléctrica, de la red celular y de internet, además las tiendas han comenzado a sufrir desabasto de insumos básicos

Local

Cruza fronteras sociales: 40 muertes en el Soconusco por alcoholismo en 2024

Este fenómeno, ha llevado a muchos a perderlo todo y terminar en las calles, revelando una crisis profunda de salud pública que urge sea abordada

Local

¡Conmovedor! Novia ofrece regalar su vestido para mujer que lo necesite

Este gesto no solo aliviará la carga financiera de una pareja en su día especial, sino que también les proporcionará un hermoso espacio para celebrar su amor

Local

Caminaremos lo necesario para llegar a Estados Unidos: Migrantes

No es fácil caminar por la carretera por los fuertes calores que se sienten, pero migrantes no tienen otra opción

Local

Realizan limpia tradicional antigua Maya-Mam en parque Bicentenario

La ceremonia no solo celebra la tradición, sino que también llama a la acción para mejorar las condiciones de vida de las comunidades indígenas

Finanzas

5 beneficios de contar con un asesor hipotecario

Desde entender tus opciones hasta negociar mejores términos y prevenir errores costosos, un asesor hipotecario es un aliado invaluable