/ jueves 12 de septiembre de 2019

México sí está pagando el muro: activistas

Autoridades mantienen varados a migrantes en Chiapas


Organizaciones defensoras de los derechos humanos y pro migrantes, enviaron una misiva a la Secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrad, esto debido a la política migratoria del gobierno mexicano que ha retenido los flujos migratorios, en especial la migración africana.

Las organizaciones entre las que se encuentra “Pueblo Sin Fronteras” sostiene que los acuerdos de México con autoridades americanas para reforzar aún más el control migratorio, ha provocado discriminación, xenofobia y la violación de derechos de las personas migrantes, en especial en Tapachula, donde migrantes africanos se encuentra varados

“En estos 90 días, México ha avanzado en convertirse en el muro fronterizo del Presidente Trump. Es bien sabido que este muro responde a sentimientos racistas y xenófobos. Las tareas de contención que el Instituto Nacional de Migración (INM) y la Guardia Nacional iniciaron tras el acuerdo de junio se traducen en retenes y revisiones arbitrarias, discriminatorias y, por ende, ilegales. El despliegue de la Guardia Nacional para acciones de control migratorio muestra cómo el gobierno mexicano ha decidido militarizar un fenómeno que debería atenderse desde una perspectiva humanitaria y no de seguridad”, sostiene el documento.

Además, consideraron como un eufemismo el uso del término “rescates” de personas migrantes ya que en la práctica se trata de detenciones o aprensiones de extranjeros.

“Las organizaciones de la sociedad civil nos preguntamos: ¿cuál ha sido el trato que se le ha dado a las personas aprehendidas? ¿Cuántas han sido reconocidas como víctimas? ¿Qué se ha hecho para la reparación, restitución de derechos y la reparación del daño? En particular, si casi el 40 por ciento eran menores de edad, ¿Dónde están ahora? ¿Las procuradurías de protección a niñas, niños y adolescentes atendieron sus casos? Sin esta información parece que estos llamados “rescates” son una manera de enmascarar aprehensiones y deportaciones que no se ciñen al debido proceso, ni a estándares internacionales para la detección de personas en necesidad de protección”

Lee también: Marginación y riesgo migratorio un tema de atención urgente: Iglesia Católica

Además, también se dijeron preocupados por los protocolos de protección a migrantes, conocidos como “Quédate en México” que ha fomentado una migración insegura, irregular y desordenada, contrario a los objetivos del Pacto Mundial de Migración en los que México dice basar su política migratoria. La ampliación de la política Quédate en México solo expandirá aún más las ilegales y peligrosas consecuencias de los esfuerzos de Estados Unidos por impedir que los solicitantes de asilo accedan a su territorio”, dijo.

Sostuvieron que México al aplicar esa política, los hace “cómplice de todas las violaciones a derechos humanos que implica.

México está incrementando la vulnerabilidad de las personas retornadas bajo este programa. A pesar del anuncio de una supuesta recepción humanitaria, en la práctica las personas retornadas no están accediendo a trabajo, educación ni salud porque la Forma Migratoria Múltiple por razones humanitarias con las que se les documenta al ingresar a México no es reconocida como documento suficiente por las propias instituciones gubernamentales, ni por empleadores”

Por último, exhortaron a las autoridades mexicanas abogar por una política migratoria basada en los derechos humanos y a que se ponga fin al “Programa Quédate en México”, y aplicar una política migratoria no este centrada en acciones de control, detención y deportación, así que “aún hay tiempo para cambiar de rumbo, para detener las violaciones a los derechos de las personas migrantes y dar una respuesta humana”.




Organizaciones defensoras de los derechos humanos y pro migrantes, enviaron una misiva a la Secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrad, esto debido a la política migratoria del gobierno mexicano que ha retenido los flujos migratorios, en especial la migración africana.

Las organizaciones entre las que se encuentra “Pueblo Sin Fronteras” sostiene que los acuerdos de México con autoridades americanas para reforzar aún más el control migratorio, ha provocado discriminación, xenofobia y la violación de derechos de las personas migrantes, en especial en Tapachula, donde migrantes africanos se encuentra varados

“En estos 90 días, México ha avanzado en convertirse en el muro fronterizo del Presidente Trump. Es bien sabido que este muro responde a sentimientos racistas y xenófobos. Las tareas de contención que el Instituto Nacional de Migración (INM) y la Guardia Nacional iniciaron tras el acuerdo de junio se traducen en retenes y revisiones arbitrarias, discriminatorias y, por ende, ilegales. El despliegue de la Guardia Nacional para acciones de control migratorio muestra cómo el gobierno mexicano ha decidido militarizar un fenómeno que debería atenderse desde una perspectiva humanitaria y no de seguridad”, sostiene el documento.

Además, consideraron como un eufemismo el uso del término “rescates” de personas migrantes ya que en la práctica se trata de detenciones o aprensiones de extranjeros.

“Las organizaciones de la sociedad civil nos preguntamos: ¿cuál ha sido el trato que se le ha dado a las personas aprehendidas? ¿Cuántas han sido reconocidas como víctimas? ¿Qué se ha hecho para la reparación, restitución de derechos y la reparación del daño? En particular, si casi el 40 por ciento eran menores de edad, ¿Dónde están ahora? ¿Las procuradurías de protección a niñas, niños y adolescentes atendieron sus casos? Sin esta información parece que estos llamados “rescates” son una manera de enmascarar aprehensiones y deportaciones que no se ciñen al debido proceso, ni a estándares internacionales para la detección de personas en necesidad de protección”

Lee también: Marginación y riesgo migratorio un tema de atención urgente: Iglesia Católica

Además, también se dijeron preocupados por los protocolos de protección a migrantes, conocidos como “Quédate en México” que ha fomentado una migración insegura, irregular y desordenada, contrario a los objetivos del Pacto Mundial de Migración en los que México dice basar su política migratoria. La ampliación de la política Quédate en México solo expandirá aún más las ilegales y peligrosas consecuencias de los esfuerzos de Estados Unidos por impedir que los solicitantes de asilo accedan a su territorio”, dijo.

Sostuvieron que México al aplicar esa política, los hace “cómplice de todas las violaciones a derechos humanos que implica.

México está incrementando la vulnerabilidad de las personas retornadas bajo este programa. A pesar del anuncio de una supuesta recepción humanitaria, en la práctica las personas retornadas no están accediendo a trabajo, educación ni salud porque la Forma Migratoria Múltiple por razones humanitarias con las que se les documenta al ingresar a México no es reconocida como documento suficiente por las propias instituciones gubernamentales, ni por empleadores”

Por último, exhortaron a las autoridades mexicanas abogar por una política migratoria basada en los derechos humanos y a que se ponga fin al “Programa Quédate en México”, y aplicar una política migratoria no este centrada en acciones de control, detención y deportación, así que “aún hay tiempo para cambiar de rumbo, para detener las violaciones a los derechos de las personas migrantes y dar una respuesta humana”.



Finanzas

Desempleo e informalidad focos rojos en Chiapas

Gobierno de Chiapas, invertirá en infraestructura carretera, dijo

Mundo

Ejército hace frente a protestas en Chile con tanques de guerra

Recurrieron a este método para tratar de repeler las protestas y enfrentamientos que se estaban produciendo

Política

Narco no rebasó a Fuerzas Armadas: alcalde de Culiacán

El Presidente Municipal de Culiacán Jesús Estrada Ferreiro, aseguró que el día jueves, la delincuencia no pudo más que el ejército