/ lunes 2 de diciembre de 2019

Vendedores de aguas frescas en la mira del ayuntamiento

Hay una guerra declarada por el ayuntamiento en contra de vendedores y vendedoras ambulante


Se llevaron a mi hermana, dijo el vendedor de aguas frescas y comenzó a moverse a prisa avanzando entre el lento tráfico de la 2a poniente.

A la vuelta de la esquina, otra vendedora en triciclo se vuelve para avisarle a alguien detrás: ¡ahí viene! El policía municipal que acababa de pagar su agua de naranja pone cara de alarma y se despide rápidamente; la vendedora inicia también el avance sobre la misma calle que antes recorrió el primer vendedor.

En el camino, una joven le advierte: se los están llevando una patrulla acaba de levantar a una señora, se la llevaron con todo y todo.

Las personas que venden aguas frescas en el centro de la ciudad a bordo de sus triciclos son una bendición para transeúntes que caminan en el clima húmedo tropical de Tapachula.

Lee también: Ambulantes piden reubicación y diálogo

Aguas naturales servidas en bolsas de plástico alrededor de medio litro por diez pesos son un oasis para quien muere de sed bajo los 30 grados a la sombra de esta ciudad que aún recuerda que una vez fue selva.

No importa que 'se pongan a mano' , desde que el Ayuntamiento actual tomó posesión hay una guerra declarada en contra de vendedores y vendedoras ambulantes, al menos contra quienes eligen, pues muchos otros puestos se mantienen hasta semifijos sin que haya consecuencias.

Hoy, una de ellas servirá de lección, deberá pagar su multa y seguro volverá pronto a las calles con su triciclo a vender sus aguas frescas porque, como alcanzó a decir la mujer que se escabullía: ni modos pues.


Se llevaron a mi hermana, dijo el vendedor de aguas frescas y comenzó a moverse a prisa avanzando entre el lento tráfico de la 2a poniente.

A la vuelta de la esquina, otra vendedora en triciclo se vuelve para avisarle a alguien detrás: ¡ahí viene! El policía municipal que acababa de pagar su agua de naranja pone cara de alarma y se despide rápidamente; la vendedora inicia también el avance sobre la misma calle que antes recorrió el primer vendedor.

En el camino, una joven le advierte: se los están llevando una patrulla acaba de levantar a una señora, se la llevaron con todo y todo.

Las personas que venden aguas frescas en el centro de la ciudad a bordo de sus triciclos son una bendición para transeúntes que caminan en el clima húmedo tropical de Tapachula.

Lee también: Ambulantes piden reubicación y diálogo

Aguas naturales servidas en bolsas de plástico alrededor de medio litro por diez pesos son un oasis para quien muere de sed bajo los 30 grados a la sombra de esta ciudad que aún recuerda que una vez fue selva.

No importa que 'se pongan a mano' , desde que el Ayuntamiento actual tomó posesión hay una guerra declarada en contra de vendedores y vendedoras ambulantes, al menos contra quienes eligen, pues muchos otros puestos se mantienen hasta semifijos sin que haya consecuencias.

Hoy, una de ellas servirá de lección, deberá pagar su multa y seguro volverá pronto a las calles con su triciclo a vender sus aguas frescas porque, como alcanzó a decir la mujer que se escabullía: ni modos pues.