/ lunes 16 de marzo de 2020

[VIDEO] Joven tapachulteco que radica en España habla acerca de como se vive por el COVID-19

Para él, México no tendría la capacidad de respuesta que han tenido otros países de Europa


Felipe Villalobos lleva cuatro días confinado en su departamento ubicado en el barrio de Gracia, en Barcelona, España.

Afuera, en una pertinaz lluvia que cae sobre las calles desiertas de gente, el escenario se torna apocalíptico, sólo con la presencia del ejército y la policía española que han desplegado a cientos de elementos para evitar que la población deambule por las calles, excepto que tengan que salir a la farmacia, el supermercado por víveres necesarios o la necesidad de acudir a su centro laboral.

En plática vía telefónica de este reportero con el doctor tapachulteco, señala que trabaja desde casa en proyectos de investigación y hace pasar su tiempo libre en un empleo al cual se ha enganchado para ganar euros, sus jefes le han dotado del material tecnológico para que, por ningún motivo, salga a la calle.


Lee también: Coronavirus se puede prevenir aplicando correctamente las medidas preventivas


El sórdido viento de Barcelona es interrumpido a menudo por una voz que emite la prohibición y recomendación de no salir de casa, el perifoneo por parte de la Guardia Civil Española no vacila, y aquel que infrinja las reglas es sancionado y llevado hasta su domicilio, pero en realidad pocos se atreven a enfrentarse a los uniformados, ya no se diga al coronavirus que mantiene callada a una ciudad ruidosa por naturaleza.

Felipe, nativo de Tapachula, Chiapas, lleva más de 6 años viviendo en la Madre Patria, jamás le había tocado experimentar una situación tan compleja como la que ahora vive en estado de arraigo sin haber cometido delito alguno.


Estoy en casa, y si salgo por víveres tomo las medidas correctas, pero evito a toda costa ir a la calle, salgo totalmente protegido con cubrebocas y no tengo contacto con ninguna persona, cuando llego a casa me lavo las manos y evito tocar ojos y nariz, después aplico anti bacterial, relata.


Su pareja sentimental, por ejemplo, sí tiene que acudir a su sitio de trabajo, donde se ha reducido en número de empleados de 300 a 20 por turno, para evitar a toda costa los contagios.

“Cuando llega a casa no hay saludo ni contacto, se quita la ropa y se va directo a la ducha, después se aplica gel y hasta que que esté completamente limpio interactúamos un poco de cerca”, relata.


Foto: Cortesía | Felipe Villalobos


Pero al galeno de 32 años no le preocupa tanto lo que pasa en España, la gente ha entendido la dimensión del problema, su mayor malestar mental ahora es México, donde su familia y amigos están expuestos.

“En México no se están tomando las medidas necesarias, es una gripe aún desconocida que no sabemos cuánto puede afectar”.

Peor aún: para él, México no tendría la capacidad de respuesta que han tenido otros países de Europa.


El sistema de salud en nuestro país está colapsado, los mexicanos deben ser conscientes que si se les ha dicho que eviten salir asuman esa responsabilidad (...) se trata de eso, de responsabilidad social lejos de esperar que el gobierno haga todo el trabajo, apunta.



Para Felipe es necesario comerse las uñas al observar en las noticias que en su país se siguen realizando conciertos masivos y están en puerta festividades religiosas, como la representación del viacrucis en Iztapalapa, lo cual debería ser prohibido por las autoridades, pero nada de esto ocurre, mientras él a distancia ora porque en su país no se desate la calamidad que ahora azota a España.


Son las 2:32 de la tarde y Felipe toma el teléfono para llamar a casa de su madre en Tapachula, antes de cualquier cosa, le insiste en no salga de casa, después le cuenta cómo avanza la situación en Barcelona y le pide que tome todas las medidas necesarias al otro lado del charco.

“No hay que tener miedo, mamá, sólo hay que ser responsables”.

/TG


Felipe Villalobos lleva cuatro días confinado en su departamento ubicado en el barrio de Gracia, en Barcelona, España.

Afuera, en una pertinaz lluvia que cae sobre las calles desiertas de gente, el escenario se torna apocalíptico, sólo con la presencia del ejército y la policía española que han desplegado a cientos de elementos para evitar que la población deambule por las calles, excepto que tengan que salir a la farmacia, el supermercado por víveres necesarios o la necesidad de acudir a su centro laboral.

En plática vía telefónica de este reportero con el doctor tapachulteco, señala que trabaja desde casa en proyectos de investigación y hace pasar su tiempo libre en un empleo al cual se ha enganchado para ganar euros, sus jefes le han dotado del material tecnológico para que, por ningún motivo, salga a la calle.


Lee también: Coronavirus se puede prevenir aplicando correctamente las medidas preventivas


El sórdido viento de Barcelona es interrumpido a menudo por una voz que emite la prohibición y recomendación de no salir de casa, el perifoneo por parte de la Guardia Civil Española no vacila, y aquel que infrinja las reglas es sancionado y llevado hasta su domicilio, pero en realidad pocos se atreven a enfrentarse a los uniformados, ya no se diga al coronavirus que mantiene callada a una ciudad ruidosa por naturaleza.

Felipe, nativo de Tapachula, Chiapas, lleva más de 6 años viviendo en la Madre Patria, jamás le había tocado experimentar una situación tan compleja como la que ahora vive en estado de arraigo sin haber cometido delito alguno.


Estoy en casa, y si salgo por víveres tomo las medidas correctas, pero evito a toda costa ir a la calle, salgo totalmente protegido con cubrebocas y no tengo contacto con ninguna persona, cuando llego a casa me lavo las manos y evito tocar ojos y nariz, después aplico anti bacterial, relata.


Su pareja sentimental, por ejemplo, sí tiene que acudir a su sitio de trabajo, donde se ha reducido en número de empleados de 300 a 20 por turno, para evitar a toda costa los contagios.

“Cuando llega a casa no hay saludo ni contacto, se quita la ropa y se va directo a la ducha, después se aplica gel y hasta que que esté completamente limpio interactúamos un poco de cerca”, relata.


Foto: Cortesía | Felipe Villalobos


Pero al galeno de 32 años no le preocupa tanto lo que pasa en España, la gente ha entendido la dimensión del problema, su mayor malestar mental ahora es México, donde su familia y amigos están expuestos.

“En México no se están tomando las medidas necesarias, es una gripe aún desconocida que no sabemos cuánto puede afectar”.

Peor aún: para él, México no tendría la capacidad de respuesta que han tenido otros países de Europa.


El sistema de salud en nuestro país está colapsado, los mexicanos deben ser conscientes que si se les ha dicho que eviten salir asuman esa responsabilidad (...) se trata de eso, de responsabilidad social lejos de esperar que el gobierno haga todo el trabajo, apunta.



Para Felipe es necesario comerse las uñas al observar en las noticias que en su país se siguen realizando conciertos masivos y están en puerta festividades religiosas, como la representación del viacrucis en Iztapalapa, lo cual debería ser prohibido por las autoridades, pero nada de esto ocurre, mientras él a distancia ora porque en su país no se desate la calamidad que ahora azota a España.


Son las 2:32 de la tarde y Felipe toma el teléfono para llamar a casa de su madre en Tapachula, antes de cualquier cosa, le insiste en no salga de casa, después le cuenta cómo avanza la situación en Barcelona y le pide que tome todas las medidas necesarias al otro lado del charco.

“No hay que tener miedo, mamá, sólo hay que ser responsables”.

/TG

Local

Huixtlecos piden operativos de PROFECO por incremento excesivo de precios

Desde medicamentos, hasta el precio del pollo ha ido a la alza en medio de la contingencia sanitaria

OMG!

Juez británico acepta demanda de Johnny Depp por difamación contra The Sun

El juicio por difamación comenzará el martes próximo y se espera que dure tres semanas

Local

Siguen incrédulos cuentahabientes ante el Coronavirus en Huixtla

Aglomeración de personas de la tercera a las afueras de los bancos

Finanzas

En junio se perdieron sólo 82 mil empleos formales, aseguran AMLO

El mandatario dijo que en junio se perdieron 82 mil empleos, mientras que en abril se perdieron 555 mil

Sociedad

Hubo corrupción en juzgado que ordenó libertad de El Mochomo, asegura AMLO

“No es un asunto de rutina de que un Ministerio Público consigna y el Juez libera. Estamos hablando del Fiscal, es una afrenta a las instituciones y al Estado”, dijo el mandatario

Sociedad

Nueva Ley de Derecho de Autor, ¿violación a la libertad de expresión?

Con la entrada del T-MEC se hacen más severas las medidas para compartir contenido multimedia con derechos de autor en Internet