/ lunes 16 de marzo de 2020

[VIDEO] Joven tapachulteco que radica en España habla acerca de como se vive por el COVID-19

Para él, México no tendría la capacidad de respuesta que han tenido otros países de Europa


Felipe Villalobos lleva cuatro días confinado en su departamento ubicado en el barrio de Gracia, en Barcelona, España.

Afuera, en una pertinaz lluvia que cae sobre las calles desiertas de gente, el escenario se torna apocalíptico, sólo con la presencia del ejército y la policía española que han desplegado a cientos de elementos para evitar que la población deambule por las calles, excepto que tengan que salir a la farmacia, el supermercado por víveres necesarios o la necesidad de acudir a su centro laboral.

En plática vía telefónica de este reportero con el doctor tapachulteco, señala que trabaja desde casa en proyectos de investigación y hace pasar su tiempo libre en un empleo al cual se ha enganchado para ganar euros, sus jefes le han dotado del material tecnológico para que, por ningún motivo, salga a la calle.


Lee también: Coronavirus se puede prevenir aplicando correctamente las medidas preventivas


El sórdido viento de Barcelona es interrumpido a menudo por una voz que emite la prohibición y recomendación de no salir de casa, el perifoneo por parte de la Guardia Civil Española no vacila, y aquel que infrinja las reglas es sancionado y llevado hasta su domicilio, pero en realidad pocos se atreven a enfrentarse a los uniformados, ya no se diga al coronavirus que mantiene callada a una ciudad ruidosa por naturaleza.

Felipe, nativo de Tapachula, Chiapas, lleva más de 6 años viviendo en la Madre Patria, jamás le había tocado experimentar una situación tan compleja como la que ahora vive en estado de arraigo sin haber cometido delito alguno.


Estoy en casa, y si salgo por víveres tomo las medidas correctas, pero evito a toda costa ir a la calle, salgo totalmente protegido con cubrebocas y no tengo contacto con ninguna persona, cuando llego a casa me lavo las manos y evito tocar ojos y nariz, después aplico anti bacterial, relata.


Su pareja sentimental, por ejemplo, sí tiene que acudir a su sitio de trabajo, donde se ha reducido en número de empleados de 300 a 20 por turno, para evitar a toda costa los contagios.

“Cuando llega a casa no hay saludo ni contacto, se quita la ropa y se va directo a la ducha, después se aplica gel y hasta que que esté completamente limpio interactúamos un poco de cerca”, relata.


Foto: Cortesía | Felipe Villalobos


Pero al galeno de 32 años no le preocupa tanto lo que pasa en España, la gente ha entendido la dimensión del problema, su mayor malestar mental ahora es México, donde su familia y amigos están expuestos.

“En México no se están tomando las medidas necesarias, es una gripe aún desconocida que no sabemos cuánto puede afectar”.

Peor aún: para él, México no tendría la capacidad de respuesta que han tenido otros países de Europa.


El sistema de salud en nuestro país está colapsado, los mexicanos deben ser conscientes que si se les ha dicho que eviten salir asuman esa responsabilidad (...) se trata de eso, de responsabilidad social lejos de esperar que el gobierno haga todo el trabajo, apunta.



Para Felipe es necesario comerse las uñas al observar en las noticias que en su país se siguen realizando conciertos masivos y están en puerta festividades religiosas, como la representación del viacrucis en Iztapalapa, lo cual debería ser prohibido por las autoridades, pero nada de esto ocurre, mientras él a distancia ora porque en su país no se desate la calamidad que ahora azota a España.


Son las 2:32 de la tarde y Felipe toma el teléfono para llamar a casa de su madre en Tapachula, antes de cualquier cosa, le insiste en no salga de casa, después le cuenta cómo avanza la situación en Barcelona y le pide que tome todas las medidas necesarias al otro lado del charco.

“No hay que tener miedo, mamá, sólo hay que ser responsables”.

/TG


Felipe Villalobos lleva cuatro días confinado en su departamento ubicado en el barrio de Gracia, en Barcelona, España.

Afuera, en una pertinaz lluvia que cae sobre las calles desiertas de gente, el escenario se torna apocalíptico, sólo con la presencia del ejército y la policía española que han desplegado a cientos de elementos para evitar que la población deambule por las calles, excepto que tengan que salir a la farmacia, el supermercado por víveres necesarios o la necesidad de acudir a su centro laboral.

En plática vía telefónica de este reportero con el doctor tapachulteco, señala que trabaja desde casa en proyectos de investigación y hace pasar su tiempo libre en un empleo al cual se ha enganchado para ganar euros, sus jefes le han dotado del material tecnológico para que, por ningún motivo, salga a la calle.


Lee también: Coronavirus se puede prevenir aplicando correctamente las medidas preventivas


El sórdido viento de Barcelona es interrumpido a menudo por una voz que emite la prohibición y recomendación de no salir de casa, el perifoneo por parte de la Guardia Civil Española no vacila, y aquel que infrinja las reglas es sancionado y llevado hasta su domicilio, pero en realidad pocos se atreven a enfrentarse a los uniformados, ya no se diga al coronavirus que mantiene callada a una ciudad ruidosa por naturaleza.

Felipe, nativo de Tapachula, Chiapas, lleva más de 6 años viviendo en la Madre Patria, jamás le había tocado experimentar una situación tan compleja como la que ahora vive en estado de arraigo sin haber cometido delito alguno.


Estoy en casa, y si salgo por víveres tomo las medidas correctas, pero evito a toda costa ir a la calle, salgo totalmente protegido con cubrebocas y no tengo contacto con ninguna persona, cuando llego a casa me lavo las manos y evito tocar ojos y nariz, después aplico anti bacterial, relata.


Su pareja sentimental, por ejemplo, sí tiene que acudir a su sitio de trabajo, donde se ha reducido en número de empleados de 300 a 20 por turno, para evitar a toda costa los contagios.

“Cuando llega a casa no hay saludo ni contacto, se quita la ropa y se va directo a la ducha, después se aplica gel y hasta que que esté completamente limpio interactúamos un poco de cerca”, relata.


Foto: Cortesía | Felipe Villalobos


Pero al galeno de 32 años no le preocupa tanto lo que pasa en España, la gente ha entendido la dimensión del problema, su mayor malestar mental ahora es México, donde su familia y amigos están expuestos.

“En México no se están tomando las medidas necesarias, es una gripe aún desconocida que no sabemos cuánto puede afectar”.

Peor aún: para él, México no tendría la capacidad de respuesta que han tenido otros países de Europa.


El sistema de salud en nuestro país está colapsado, los mexicanos deben ser conscientes que si se les ha dicho que eviten salir asuman esa responsabilidad (...) se trata de eso, de responsabilidad social lejos de esperar que el gobierno haga todo el trabajo, apunta.



Para Felipe es necesario comerse las uñas al observar en las noticias que en su país se siguen realizando conciertos masivos y están en puerta festividades religiosas, como la representación del viacrucis en Iztapalapa, lo cual debería ser prohibido por las autoridades, pero nada de esto ocurre, mientras él a distancia ora porque en su país no se desate la calamidad que ahora azota a España.


Son las 2:32 de la tarde y Felipe toma el teléfono para llamar a casa de su madre en Tapachula, antes de cualquier cosa, le insiste en no salga de casa, después le cuenta cómo avanza la situación en Barcelona y le pide que tome todas las medidas necesarias al otro lado del charco.

“No hay que tener miedo, mamá, sólo hay que ser responsables”.

/TG

Local

Pandemia frena flujo comercial México - Guatemala

El flujo de guatemaltecos a Chiapas ha decrecido en un 60% según reportan autoridades guatemaltecas sobre el tema

Local

Alarma sequía en el río Suchiate, en la Frontera Sur

Los cauces del afluente han descendido 80 %, por lo que migrantes pueden cruzar a territorio mexicano caminando

Local

Transportistas denuncian que gasolinazos los asfixian

Hasta 400 unidades de transporte brindan servicio a municipios fronterizos con Guatemala, ha decrecido su demanda por la pandemia, dicen

New Articles

Operativo en Guanajuato desata enfrentamiento entre policías estatales y municipales

Hubo agresiones a golpes, con piedras y hasta disparos de arma de fuego y 10 elementos de ambas corporaciones resultaron lesionados.

Mundo

ONU pide al ejército de Birmania que deje de "asesinar" a manifestantes

Los birmanos volvieron a protestar el jueves en las calles del país pese al miedo y la sangrienta represión que ha dejado al menos 54 personas muertas

Futbol

Piqué sufre esguince de ligamento en rodilla que lo dejará fuera de la cancha

Las lesiones han limitado al jugador a sólo 15 partidos esta temporada y se espera que Piqué se ausente otras tres semanas

Local

Le tomaron el pelo a abuelitos: no hay vacunas en Tapachula

Desde hace días circuló en redes sociales un llamado para vacunación que supuestamente se haría en la ciudad pero nunca hubo confirmación oficial