/ jueves 15 de agosto de 2019

Vulnerable la población ante la alta sismicidad y viviendas de mala calidad

La mayor parte de construcciones en el estado son de baja calidad


La directora del Instituto de Investigación en Gestión de Riesgo y Cambio Climático de la Universidad de Ciencias y Artes de Chiapas, Silvia Ramos Hernández, recomendó a los tres niveles de gobierno, como a la sociedad, un reforzamiento de las viviendas de mala calidad.

Sostuvo que la mayor parte de nuestras construcciones en el estado todavía permanecen en un estado de muy baja calidad y ante la alta sismicidad de Chiapas, hace que la población se encuentre en una situación de alta vulnerabilidad.

Mencionó que los 124 ayuntamientos deben estar en alerta y monitoreando de manera constante las construcciones, debido a que aún existen muchas edificaciones de adobe, viviendas muy mal construidas, sobre todo, en fraccionamientos irregulares, en zonas de laderas o sobre afluentes, que no aplican los reglamentos de construcción.

Hace un llamado a los presidentes municipales a elaborar su propio Reglamento de Construcción, y dar sustento en la Ley de Obra Pública y Ley de Equilibrio Ecológico y Protección al Ambiente, para promover el reforzamiento de las viviendas de mala calidad, impulsar el desarrollo habitacional en suelos aptos y generar un ordenamiento y administración del territorio.

Ramos Hernández reconoce la importancia de regular el desarrollo urbano, con planificación, seguridad, estabilidad y de las construcciones, las nuevas construcciones se están sujetando a las nuevas circunstancias, con sistemas más resistentes ante los sismos, pero la mayor parte de los chiapanecos ocupa viviendas de mala calidad.

Reconoce la investigadora que existe un gran desafío en materia de desarrollo urbano, porque cuando ocurren sismos expansivos como un terremoto, el número de afectaciones es mayor, puede haber de victimas que tienen que ver con la infraestructura y calidad de las construcciones.



La directora del Instituto de Investigación en Gestión de Riesgo y Cambio Climático de la Universidad de Ciencias y Artes de Chiapas, Silvia Ramos Hernández, recomendó a los tres niveles de gobierno, como a la sociedad, un reforzamiento de las viviendas de mala calidad.

Sostuvo que la mayor parte de nuestras construcciones en el estado todavía permanecen en un estado de muy baja calidad y ante la alta sismicidad de Chiapas, hace que la población se encuentre en una situación de alta vulnerabilidad.

Mencionó que los 124 ayuntamientos deben estar en alerta y monitoreando de manera constante las construcciones, debido a que aún existen muchas edificaciones de adobe, viviendas muy mal construidas, sobre todo, en fraccionamientos irregulares, en zonas de laderas o sobre afluentes, que no aplican los reglamentos de construcción.

Hace un llamado a los presidentes municipales a elaborar su propio Reglamento de Construcción, y dar sustento en la Ley de Obra Pública y Ley de Equilibrio Ecológico y Protección al Ambiente, para promover el reforzamiento de las viviendas de mala calidad, impulsar el desarrollo habitacional en suelos aptos y generar un ordenamiento y administración del territorio.

Ramos Hernández reconoce la importancia de regular el desarrollo urbano, con planificación, seguridad, estabilidad y de las construcciones, las nuevas construcciones se están sujetando a las nuevas circunstancias, con sistemas más resistentes ante los sismos, pero la mayor parte de los chiapanecos ocupa viviendas de mala calidad.

Reconoce la investigadora que existe un gran desafío en materia de desarrollo urbano, porque cuando ocurren sismos expansivos como un terremoto, el número de afectaciones es mayor, puede haber de victimas que tienen que ver con la infraestructura y calidad de las construcciones.


Local

Organizaciones cafetaleras ahogadas por deudas

No pueden pagar y batallar contra plagas