/ martes 15 de octubre de 2019

¡Le chillaba la ardilla!

Un hombre de 38 años fue asegurado a las afuera del supermercado Chedrahui localizado en la 17ª Poniente frente al mercado San Juan, luego de que sustrajera algunos productos y fuera detectado por elementos de seguridad privada.

Los hechos se suscitaron a las 09:00 horas de ayer, cuando un hombre que vestía en playera en color azul y pantalón de mezclilla, había ingresado a dicho establecimiento con la finalidad de compara algunas cosas, al ver que se habían descuidado los guardias de seguridad se fue hasta donde estaban los desodorantes marca Old Spice, los metió entre sus ropas y salió de la tienda.

Varios de los empleados le dieron alcance hasta el estacionamiento, en donde fueron apoyados por la policía municipal quienes detuvieron a Carlos Alberto “N” de nacionalidad salvadoreña y el supervisor mencionó que al recuperar lo robado ya no procedería con la denuncia.

Al ser cuestionado el imputado, indicó que no traía dinero para poder opacar el mal olor de sus axilas, aunque ya había solicitado en varios lugares trabajo se lo han negado por ser extranjero y que no era su intención causar problemas.

Fue trasladado a los separos preventivos de Seguridad Pública Municipal (SSPM) por alterar el orden y tendría la opción de realizar trabajos de limpieza para poder obtener su libertad después de 24 horas.

Un hombre de 38 años fue asegurado a las afuera del supermercado Chedrahui localizado en la 17ª Poniente frente al mercado San Juan, luego de que sustrajera algunos productos y fuera detectado por elementos de seguridad privada.

Los hechos se suscitaron a las 09:00 horas de ayer, cuando un hombre que vestía en playera en color azul y pantalón de mezclilla, había ingresado a dicho establecimiento con la finalidad de compara algunas cosas, al ver que se habían descuidado los guardias de seguridad se fue hasta donde estaban los desodorantes marca Old Spice, los metió entre sus ropas y salió de la tienda.

Varios de los empleados le dieron alcance hasta el estacionamiento, en donde fueron apoyados por la policía municipal quienes detuvieron a Carlos Alberto “N” de nacionalidad salvadoreña y el supervisor mencionó que al recuperar lo robado ya no procedería con la denuncia.

Al ser cuestionado el imputado, indicó que no traía dinero para poder opacar el mal olor de sus axilas, aunque ya había solicitado en varios lugares trabajo se lo han negado por ser extranjero y que no era su intención causar problemas.

Fue trasladado a los separos preventivos de Seguridad Pública Municipal (SSPM) por alterar el orden y tendría la opción de realizar trabajos de limpieza para poder obtener su libertad después de 24 horas.