/ martes 5 de marzo de 2019

Realizan en Chihuahua el primer trasplante de útero en el país

Se logró gracias a la participación de 15 especialistas que conformaron un grupo multidisciplinario para la operación

Un acto de amor, así define el doctor Jaime Escárcega Preciado, especialista en ginecología del hospital Star Médica, el trasplante de útero realizado, por primera vez en México, el pasado 18 de febrero en las instalaciones del centro médico antes mencionado, pues después de años de investigación se obtuvo la licencia correspondiente para poder realizar lo que la paciente receptora define como un sueño.

La joven chihuahuense, quien el 22 de diciembre de 2011 acudió con el doctor Escárcega por la falta del ciclo menstrual, se convirtió en la primera mujer en recibir un trasplante de útero en el país, pues según los estudios realizados por el doctor, la paciente tenía el síndrome llamado “Rokitansky”, el cual se caracteriza por tener únicamente dos tercios de la vagina, teniendo vacío el espacio de la matriz.

“Al momento de dar la noticia a la paciente, corrió un llanto desgarrador. Es de las cosas que a uno como médico lo matan, el no poder ofrecerles nada no te deja dormir en las noches”, asegura el doctor. Sin embargo, al obtener el permiso legal para realizar el trasplante, el 22 de marzo de 2018, su primer pensamiento fue llamarla para explicarle el proceso e iniciar con los procedimientos correspondientes.

La heroína de esta operación, según lo menciona el doctor, es una madre de 48 años, quien fungió como el ángel del proceso, pues sin ella nada de esto sería posible. “Estoy muy orgullosa y satisfecha de lo que hice porque para mí fue un acto de amor. Es un sueño y el haber formado parte de él, de ayudarle a esta joven a realizarlo, no tiene palabras. Por algo Dios me puso en esto y sé que es un propósito, estoy orgullosa de saber que pude ayudar a alguien. Estuve en manos de excelentes médicos que me trataron de la mejor manera”, asegura la donadora.

Es necesario que la donadora sea una mujer que se encuentre en la menopausia y que ya haya pasado la etapa de reproducción fértil, preferentemente arriba de los 45 años de edad, además de realizar las pruebas necesarias para verificar la compatibilidad entre ambas mujeres.

El proceso comenzó con un medicamento especial para generar óvulos en la paciente, con el fin de poder fecundarlos para crear embriones, los cuales esperan ser depositados en el útero de la joven con la esperanza de crear vida.

El equipo de médicos, dirigido por el doctor Escárcega, es un grupo multidisciplinario, conformado por 4 anestesiólogos, 1 cirujano general, 2 biólogos de la reproducción, 1 cirujano vascular, 2 residentes, 2 nefrólogos, 1 ginecólogo oncólogo, 1 cirujano plástico, 1 cirujano cardiovascular y un estudiante de medicina, además de enfermeras especializadas.

“Mi tarea fue unir a todos los doctores con el fin de crear un comité donde se tenga gente con mucha experiencia ‘pro’ el bien de un paciente. Todavía no sabemos si este útero va a ser capaz de poder recibir embriones, pero tenemos dos semanas con él y la paciente se encuentra en muy buenas condiciones”, asegura el especialista.

Para el ginecólogo, la experiencia de poder compartir mesa de trabajo con otros especialistas fue maravillosa, pues según explica, el equipo se encuentra completamente listo para los trasplantes que lleguen, pues asegura que se tiene la capacidad médica y hospitalaria, así como los permisos legales para realizarlo.

“Me siento muy feliz y orgullosa de que todo esto me esté pasando a mí, es como un sueño hecho realidad. El doctor me ha ayudado en todo, siempre haciendo lo mejor para mí, para que yo pueda hacer esto. No hay palabras para describir lo que se siente formar parte de la historia médica del país”, asegura la paciente receptora.

Entre lágrimas, el médico explica que la donadora es una mujer impresionante y con un gran corazón lleno de bondad, pues no cualquiera se atreve a realizar un acto de amor tan grande como el presenciado el pasado mes de febrero. El doctor exclama que desde 2015 se inició el proceso y que gracias a todo el apoyo desinteresado de su equipo se pudo realizar.

Cabe destacar que el primer intento de trasplante de útero se realizó en 2000 en Arabia Saudita, el cual no fue exitoso, sin embargo en 2013, el Dr. Brannstrom, originario de Suecia, logró realizarlo por primera vez de manera positiva. Tiempo después, el 5 de octubre de 2014, nació el primer bebé bajo esta técnica, el cual pesó 1.77 kilos, y fue punta de lanza para que países como Inglaterra y Estados Unidos continuaran el proceso.

Actualmente países emergentes como España, Brasil y México se encuentran trabajando en este tipo de trasplantes, resaltando que al día de hoy se tienen registrados 52 casos a nivel mundial. “Ya no es una técnica en experimentación, ya está comprobada, puesto que hay tres nacimientos. México está como país emergente donde probablemente se tengan nacimientos entre 2019 y 2020”, asegura el especialista.

Un acto de amor, así define el doctor Jaime Escárcega Preciado, especialista en ginecología del hospital Star Médica, el trasplante de útero realizado, por primera vez en México, el pasado 18 de febrero en las instalaciones del centro médico antes mencionado, pues después de años de investigación se obtuvo la licencia correspondiente para poder realizar lo que la paciente receptora define como un sueño.

La joven chihuahuense, quien el 22 de diciembre de 2011 acudió con el doctor Escárcega por la falta del ciclo menstrual, se convirtió en la primera mujer en recibir un trasplante de útero en el país, pues según los estudios realizados por el doctor, la paciente tenía el síndrome llamado “Rokitansky”, el cual se caracteriza por tener únicamente dos tercios de la vagina, teniendo vacío el espacio de la matriz.

“Al momento de dar la noticia a la paciente, corrió un llanto desgarrador. Es de las cosas que a uno como médico lo matan, el no poder ofrecerles nada no te deja dormir en las noches”, asegura el doctor. Sin embargo, al obtener el permiso legal para realizar el trasplante, el 22 de marzo de 2018, su primer pensamiento fue llamarla para explicarle el proceso e iniciar con los procedimientos correspondientes.

La heroína de esta operación, según lo menciona el doctor, es una madre de 48 años, quien fungió como el ángel del proceso, pues sin ella nada de esto sería posible. “Estoy muy orgullosa y satisfecha de lo que hice porque para mí fue un acto de amor. Es un sueño y el haber formado parte de él, de ayudarle a esta joven a realizarlo, no tiene palabras. Por algo Dios me puso en esto y sé que es un propósito, estoy orgullosa de saber que pude ayudar a alguien. Estuve en manos de excelentes médicos que me trataron de la mejor manera”, asegura la donadora.

Es necesario que la donadora sea una mujer que se encuentre en la menopausia y que ya haya pasado la etapa de reproducción fértil, preferentemente arriba de los 45 años de edad, además de realizar las pruebas necesarias para verificar la compatibilidad entre ambas mujeres.

El proceso comenzó con un medicamento especial para generar óvulos en la paciente, con el fin de poder fecundarlos para crear embriones, los cuales esperan ser depositados en el útero de la joven con la esperanza de crear vida.

El equipo de médicos, dirigido por el doctor Escárcega, es un grupo multidisciplinario, conformado por 4 anestesiólogos, 1 cirujano general, 2 biólogos de la reproducción, 1 cirujano vascular, 2 residentes, 2 nefrólogos, 1 ginecólogo oncólogo, 1 cirujano plástico, 1 cirujano cardiovascular y un estudiante de medicina, además de enfermeras especializadas.

“Mi tarea fue unir a todos los doctores con el fin de crear un comité donde se tenga gente con mucha experiencia ‘pro’ el bien de un paciente. Todavía no sabemos si este útero va a ser capaz de poder recibir embriones, pero tenemos dos semanas con él y la paciente se encuentra en muy buenas condiciones”, asegura el especialista.

Para el ginecólogo, la experiencia de poder compartir mesa de trabajo con otros especialistas fue maravillosa, pues según explica, el equipo se encuentra completamente listo para los trasplantes que lleguen, pues asegura que se tiene la capacidad médica y hospitalaria, así como los permisos legales para realizarlo.

“Me siento muy feliz y orgullosa de que todo esto me esté pasando a mí, es como un sueño hecho realidad. El doctor me ha ayudado en todo, siempre haciendo lo mejor para mí, para que yo pueda hacer esto. No hay palabras para describir lo que se siente formar parte de la historia médica del país”, asegura la paciente receptora.

Entre lágrimas, el médico explica que la donadora es una mujer impresionante y con un gran corazón lleno de bondad, pues no cualquiera se atreve a realizar un acto de amor tan grande como el presenciado el pasado mes de febrero. El doctor exclama que desde 2015 se inició el proceso y que gracias a todo el apoyo desinteresado de su equipo se pudo realizar.

Cabe destacar que el primer intento de trasplante de útero se realizó en 2000 en Arabia Saudita, el cual no fue exitoso, sin embargo en 2013, el Dr. Brannstrom, originario de Suecia, logró realizarlo por primera vez de manera positiva. Tiempo después, el 5 de octubre de 2014, nació el primer bebé bajo esta técnica, el cual pesó 1.77 kilos, y fue punta de lanza para que países como Inglaterra y Estados Unidos continuaran el proceso.

Actualmente países emergentes como España, Brasil y México se encuentran trabajando en este tipo de trasplantes, resaltando que al día de hoy se tienen registrados 52 casos a nivel mundial. “Ya no es una técnica en experimentación, ya está comprobada, puesto que hay tres nacimientos. México está como país emergente donde probablemente se tengan nacimientos entre 2019 y 2020”, asegura el especialista.

Gossip

Hace 25 años se hicieron "Friends", lo que parece una amistad eterna

Durante su primera temporada, las aventuras y desventuras de los seis protagonistas congregaron a más de 24 millones de espectadores en Estados Unidos