/ viernes 12 de abril de 2019

Tres años tardó en llegar la alerta de género a Puebla

La Secretaría de Gobernación se negó por largo tiempo a emitir la declaratoria hasta que un juez la obligó

PUEBLA.- Tuvieron que pasar tres años, cinco solicitudes y varios juicios para que la Secretaría de Gobernación (Segob), a través de la Comisión Nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia contra las Mujeres (Conavim), emitiera la alerta de violencia de género para 50 municipios de Puebla.

La violencia de género, especificamente el feminicidio, es un delito que tuvo un crecimiento alarmante en ese estado desde 2015, cuando se registraron 50 casos, hasta 81 asesinatos de mujeres en 2018, según cifras de la Red Plural de Mujeres.

En lo que va de 2019 ya suman 40 casos registrados.

La negativa de Segob para emitir la alerta se sustentó en que el estado aún no reunía las condiciones para ello; sin embargo, la Conavim reconocía la existencia de un problema de violencia contra las mujeres al emitir 25 recomendaciones (11 en 2016 y 14 en 2017), las cuales no fueron cumplidas a cabalidad por el gobierno poblano.

A finales de 2017 Puebla se convirtió en el epicentro de los reclamos contra los feminicidios cuando en septiembre fueron asesinadas las estudiantes Mara Castilla y Mariana Fuentes por conductores de Uber y Cabify, situación que tuvo una enorme repercusión en la operación y reputación de ambas empresas.

Con la entrada en vigor de la alerta, una de las obligaciones del gobierno poblano es la de llevar un conteo puntual de los feminicidios, de los cuales, la autoridad mantiene un subregistro, según acusan activistas, ya que no califican muchos de los asesinatos de mujeres dentro de este delito.

PUEBLA.- Tuvieron que pasar tres años, cinco solicitudes y varios juicios para que la Secretaría de Gobernación (Segob), a través de la Comisión Nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia contra las Mujeres (Conavim), emitiera la alerta de violencia de género para 50 municipios de Puebla.

La violencia de género, especificamente el feminicidio, es un delito que tuvo un crecimiento alarmante en ese estado desde 2015, cuando se registraron 50 casos, hasta 81 asesinatos de mujeres en 2018, según cifras de la Red Plural de Mujeres.

En lo que va de 2019 ya suman 40 casos registrados.

La negativa de Segob para emitir la alerta se sustentó en que el estado aún no reunía las condiciones para ello; sin embargo, la Conavim reconocía la existencia de un problema de violencia contra las mujeres al emitir 25 recomendaciones (11 en 2016 y 14 en 2017), las cuales no fueron cumplidas a cabalidad por el gobierno poblano.

A finales de 2017 Puebla se convirtió en el epicentro de los reclamos contra los feminicidios cuando en septiembre fueron asesinadas las estudiantes Mara Castilla y Mariana Fuentes por conductores de Uber y Cabify, situación que tuvo una enorme repercusión en la operación y reputación de ambas empresas.

Con la entrada en vigor de la alerta, una de las obligaciones del gobierno poblano es la de llevar un conteo puntual de los feminicidios, de los cuales, la autoridad mantiene un subregistro, según acusan activistas, ya que no califican muchos de los asesinatos de mujeres dentro de este delito.

OMG!

Karol G da positivo a Covid-19 en prueba que se hizo junto a Anuel

"Ella se está sintiendo bastante mal", informó una fuente que pidió no ser identificada

Mundo

Por pandemia, 10 millones de niños podrían no regresar a la escuela: Save the Children

Unos mil 600 millones de alumnos de universidad tuvieron que abandonar las clases por causa de la pandemia

Futbol

El VAR también tendrá nueva normalidad en la Liga MX

También los árbitros tendrán que adaptarse a las nuevas medidas sanitarias en el balompié mexicano

Gossip

"Down to Earth”, la nueva serie de Netflix donde Zac Efron se vuelve trotamundos

El actor es el protagonista de la nueva serie documental que recorre vario destinos alrededor del mundo

Salud

Veneno de caracol marino podría combatir alzheimer y parkinson

Investigadores de la UNAM planean diseñar farmacos para el tratamiento de enfermedades neurodegenerativas y el dolor crónico