/ viernes 1 de septiembre de 2023

Así es el desafiante arte callejero de Irán

Un reciente aumento del activismo ha añadido un nuevo capítulo a la larga historia de murales y otras obras de arte público de ese país

Un reciente aumento del activismo en Irán ha añadido un nuevo capítulo a la larga historia de murales y otras obras de arte público del país. Pero a medida que los sentimientos expresados en esas obras han cambiado, la visión que el gobierno tiene de ellas también ha cambiado.

Los antiguos persas, que vivían en lo que hoy es Irán, adornaban sus palacios, templos y tumbas con intrincadas pinturas murales que mostraban escenas de la vida de la corte real, rituales religiosos y cuentos épicos.

Tras la revolución de 1979 y la guerra entre Irán e Irak, los murales en Irán adquirieron un nuevo significado y desempeñaron un papel crucial en la configuración de la narrativa nacional. Esos murales se convirtieron en poderosas representaciones visuales de los ideales y valores de la República Islámica. Se utilizaron para representar escenas de heroísmo, martirio y devoción religiosa, con el objetivo de inspirar unidad nacional y orgullo entre los iraníes.

A lo largo de los siglos, estas obras de arte llegaron a adornar muchos espacios públicos, incluidas las paredes de mezquitas, universidades y edificios gubernamentales, convirtiéndose en símbolos de patriotismo y devoción religiosa.

Después de que la Revolución Islámica derrocara al sha Mohammad Reza Pahlavi en 1979, los murales comenzaron a transmitir nuevos mensajes políticos y propaganda ideológica, celebrando los ideales de la Revolución Islámica y mostraron el liderazgo del Ayatolá Jomeini y otras figuras prominentes de la revolución.

Los murales frecuentemente representaban sentimientos antioccidentales, condenando la interferencia extranjera y el imperialismo. También destacaron el concepto de martirio y la importancia de defender la República Islámica contra amenazas externas, con el objetivo de inspirar unidad nacional y orgullo entre los iraníes.

En 2022, la policía moral iraní arrestó a Mahsa (Jhina) Amini por supuestamente no usar correctamente su hijab. Después de su muerte bajo custodia policial, estallaron protestas públicas en todo el país con el lema “Mujer, vida, libertad” y dieron lugar a una nueva ronda de arte público en Irán.

Como estudioso del arte contemporáneo iraní, pero más importante aún, como alguien que estudia el desarrollo de los artistas iraníes, veo su renovada determinación de promover la libertad como una necesidad cultural en Irán, incluso frente a una represión gubernamental.

En 2022, la policía moral iraní arrestó a Mahsa (Jhina) Amini por no usar correctamente su hijab, pero tras su muerte bajo custodia policial, estallaron protestas públicas en todo el país y dieron lugar a una nueva ronda de arte callejero.

El “street art” como protesta

En los meses posteriores a la muerte de Amini, artistas, activistas y, lo más importante, ciudadanos comunes y corrientes salieron a las calles para reclamar los espacios públicos y pedir libertad.

El arte callejero surgió como un medio poderoso a través del cual las personas podían abordar una amplia gama de cuestiones sociales y políticas apremiantes, incluidos los derechos de las mujeres, la libertad de expresión, el activismo político y el deseo de una vida libre de las limitaciones de las leyes religiosas.

Los grafiteros, en particular, desempeñaron un papel fundamental a la hora de expresar el disenso y la resistencia. En todas las ciudades iraníes han aparecido evocadores murales de graffiti que cuentan historias de lucha, liberación y el espíritu indomable del movimiento a lo largo de los últimos 45 años desde la revolución de 1979.

Al observar la progresión del movimiento Mujer, Vida, Libertad y la distribución del arte creado en paralelo, noté que los artistas convirtieron los espacios públicos en plataformas para mensajes políticos, criticando políticas, defendiendo el cambio social y promoviendo la igualdad de género.

A veces incluso surgía un diálogo en las paredes entre oprimidos y opresores. Los artistas representaron fotografías de los ciudadanos asesinados, de los activistas detenidos, así como imágenes icónicas de la revolución. El gobierno borró o pintó sobre los graffitis, pero los manifestantes regresaron con nuevas imágenes y mensajes.

Un elemento central de este movimiento es la participación tanto de artistas profesionales como de ciudadanos no artistas, instigando el cambio y fomentando la conciencia a través de poderosas imágenes creadas en las murallas de la ciudad. La gente común participa en cambiar el paisaje visual de la ciudad expresándose a través del arte.

A medida que los sentimientos expresados en las obras han evolucionado, la visión que el gobierno tiene de ellas también ha cambiado | Foto: Khiaban Tribune


El gobierno responde

El auge del arte de protesta en Irán ha enfrentado la oposición del gobierno, que consideró estas formas de expresión como actos de desafío.


➡️ Suscríbete a nuestro Newsletter y recibe las notas más relevantes en tu correo

Las tácticas de represión del gobierno en respuesta a los murales y las expresiones de disidencia han sido alarmantemente severas.

Estas tácticas incluyeron la frecuente eliminación física de murales que desafiaban el status quo, con el objetivo de silenciar las voces de quienes denunciaban la injusticia deteniendo, secuestrando y amenazando las vidas de sus creadores. Además de este borrado visual, las autoridades encarcelaron a artistas y otros manifestantes por su activismo e impusieron restricciones laborales como medidas punitivas.


* Profesor asociado de arte y diseño, UMass Lowell.


Un reciente aumento del activismo en Irán ha añadido un nuevo capítulo a la larga historia de murales y otras obras de arte público del país. Pero a medida que los sentimientos expresados en esas obras han cambiado, la visión que el gobierno tiene de ellas también ha cambiado.

Los antiguos persas, que vivían en lo que hoy es Irán, adornaban sus palacios, templos y tumbas con intrincadas pinturas murales que mostraban escenas de la vida de la corte real, rituales religiosos y cuentos épicos.

Tras la revolución de 1979 y la guerra entre Irán e Irak, los murales en Irán adquirieron un nuevo significado y desempeñaron un papel crucial en la configuración de la narrativa nacional. Esos murales se convirtieron en poderosas representaciones visuales de los ideales y valores de la República Islámica. Se utilizaron para representar escenas de heroísmo, martirio y devoción religiosa, con el objetivo de inspirar unidad nacional y orgullo entre los iraníes.

A lo largo de los siglos, estas obras de arte llegaron a adornar muchos espacios públicos, incluidas las paredes de mezquitas, universidades y edificios gubernamentales, convirtiéndose en símbolos de patriotismo y devoción religiosa.

Después de que la Revolución Islámica derrocara al sha Mohammad Reza Pahlavi en 1979, los murales comenzaron a transmitir nuevos mensajes políticos y propaganda ideológica, celebrando los ideales de la Revolución Islámica y mostraron el liderazgo del Ayatolá Jomeini y otras figuras prominentes de la revolución.

Los murales frecuentemente representaban sentimientos antioccidentales, condenando la interferencia extranjera y el imperialismo. También destacaron el concepto de martirio y la importancia de defender la República Islámica contra amenazas externas, con el objetivo de inspirar unidad nacional y orgullo entre los iraníes.

En 2022, la policía moral iraní arrestó a Mahsa (Jhina) Amini por supuestamente no usar correctamente su hijab. Después de su muerte bajo custodia policial, estallaron protestas públicas en todo el país con el lema “Mujer, vida, libertad” y dieron lugar a una nueva ronda de arte público en Irán.

Como estudioso del arte contemporáneo iraní, pero más importante aún, como alguien que estudia el desarrollo de los artistas iraníes, veo su renovada determinación de promover la libertad como una necesidad cultural en Irán, incluso frente a una represión gubernamental.

En 2022, la policía moral iraní arrestó a Mahsa (Jhina) Amini por no usar correctamente su hijab, pero tras su muerte bajo custodia policial, estallaron protestas públicas en todo el país y dieron lugar a una nueva ronda de arte callejero.

El “street art” como protesta

En los meses posteriores a la muerte de Amini, artistas, activistas y, lo más importante, ciudadanos comunes y corrientes salieron a las calles para reclamar los espacios públicos y pedir libertad.

El arte callejero surgió como un medio poderoso a través del cual las personas podían abordar una amplia gama de cuestiones sociales y políticas apremiantes, incluidos los derechos de las mujeres, la libertad de expresión, el activismo político y el deseo de una vida libre de las limitaciones de las leyes religiosas.

Los grafiteros, en particular, desempeñaron un papel fundamental a la hora de expresar el disenso y la resistencia. En todas las ciudades iraníes han aparecido evocadores murales de graffiti que cuentan historias de lucha, liberación y el espíritu indomable del movimiento a lo largo de los últimos 45 años desde la revolución de 1979.

Al observar la progresión del movimiento Mujer, Vida, Libertad y la distribución del arte creado en paralelo, noté que los artistas convirtieron los espacios públicos en plataformas para mensajes políticos, criticando políticas, defendiendo el cambio social y promoviendo la igualdad de género.

A veces incluso surgía un diálogo en las paredes entre oprimidos y opresores. Los artistas representaron fotografías de los ciudadanos asesinados, de los activistas detenidos, así como imágenes icónicas de la revolución. El gobierno borró o pintó sobre los graffitis, pero los manifestantes regresaron con nuevas imágenes y mensajes.

Un elemento central de este movimiento es la participación tanto de artistas profesionales como de ciudadanos no artistas, instigando el cambio y fomentando la conciencia a través de poderosas imágenes creadas en las murallas de la ciudad. La gente común participa en cambiar el paisaje visual de la ciudad expresándose a través del arte.

A medida que los sentimientos expresados en las obras han evolucionado, la visión que el gobierno tiene de ellas también ha cambiado | Foto: Khiaban Tribune


El gobierno responde

El auge del arte de protesta en Irán ha enfrentado la oposición del gobierno, que consideró estas formas de expresión como actos de desafío.


➡️ Suscríbete a nuestro Newsletter y recibe las notas más relevantes en tu correo

Las tácticas de represión del gobierno en respuesta a los murales y las expresiones de disidencia han sido alarmantemente severas.

Estas tácticas incluyeron la frecuente eliminación física de murales que desafiaban el status quo, con el objetivo de silenciar las voces de quienes denunciaban la injusticia deteniendo, secuestrando y amenazando las vidas de sus creadores. Además de este borrado visual, las autoridades encarcelaron a artistas y otros manifestantes por su activismo e impusieron restricciones laborales como medidas punitivas.


* Profesor asociado de arte y diseño, UMass Lowell.


Local

Polígono B en Puerto Chiapas, nuevo espacio militar en Tapachula

La Secretaría de la Defensa Nacional (SEDENA) utilizará este terreno para actividades militares, incluyendo labores de protección ecológica

Policiaca

Hallan cadáver torturado en calles de la colonia Belén

Autoridades decidieron acordonar el área en espera de servicios periciales para hacer el levantamiento del cuerpo y poder trasladarlo hacía el Semefo

Local

¡Amor de hijo! David repara los baches donde transita su mamá para ir al trabajo

La intención de David es evitar accidentes en la zona, ya que los baches provocados por las lluvias son muy grandes

Policiaca

Balean a mandadito cerca de plaza Galerías

Paramédicos de Protección Civil Municipal acudieron para brindarle los primeros auxilios al lesionado y lo trasladaron al hospital

Local

Chiapas ocupa el 3er lugar en producción de miel a nivel nacional

Son alrededor de 4 mil 800 productores dedicados a esta actividad, la cual genera más de 13 mil empleos directos

Local

¡Concurso de capirucho en Tapachula! para revivir juguetes tradicionales

El primer concurso del capirucho se llevará a cabo la próxima semana, para desempolvar los juguetes autóctonos que se han perdido entre la población