/ lunes 26 de septiembre de 2022

20 años, 20 mujeres en el FICM | Laura Santullo, cronista de experiencias distintas entre el cine y la literatura

La escritora, guionista y actriz uruguaya, que reside entre su país natal, y México, adelantó, su próximo reto en la pantalla grande es una cinta infantil

MORELIA. El otro Tom, Llegaron con el viento, y Los años de los secretos, son solo algunos de los libros que a lo largo de su carrera, la escritora, guionista y actriz uruguaya, Laura Santullo, ha sumado a la literatura mundial.

Radicada entre su país natal, y México, Laura también ha dejado su huella en el séptimo arte, por ello ha sumado su voz al proyecto de la Organización Editorial de México (OEM), 20 años, 20 mujeres en el FICM, compendio donde se reúnen las voces femeninas que han colaborado a que el Festival Internacional de Cine de Morelia, llegue en este 2022, a sus primeras dos décadas de existencia.

Te puede interesar: 20 Años 20 Mujeres en el FICM | Tengo el deseo de transmitir algo que sea transformador: Ana Cruz Navarro

El paso más reciente de Laura en el FICM, fue precisamente en el 2021, durante la edición 19 del Festival. Ella llegó a Morelia con su filme El otro Tom, escrito y dirigido en colaboración con Rodrigo Plá, y el cual fue presentado dentro de la Sección de Largometraje Mexicano.

Esta cinta, cuenta al espectador, la historia de Tom, quien es diagnosticado con trastorno por déficit de atención e hiperactividad, por lo que recibe atención médica. La trama sigue desarrollándose hasta que un accidente pone a Elena, su madre, en guardia contra la medicación psiquiátrica; su rechazo a darle fármacos, ocasiona que los servicios sociales amenacen con retirarle la custodia.

Ante esta historia, Laura Santullo ha externado cómo fue el nacimiento de este proyecto: “Digamos que el origen viene de algo que empezamos a notar justo siendo padres (con Rodrigo Plá), con respecto a nuestros propios hijos, y es de alguna manera, un abordaje sobre la salud mental de los niños que es muy peculiar. La forma de abordar el tema de las enfermedades mentales en niños y niñas desde las escuelas y desde otros ámbitos es una especie de acercamiento, una búsqueda de algo que hay que enderezar".

Respecto al FICM, opinó: “Es una ventana importantísima, justamente para que el cine de otra naturaleza, no solo el comercial, pueda llegar a los estados y a muchos lugares más. Entonces es muy relevante, ojalá en cada lugar, en cada ciudad hubiera festivales como el de Morelia, con el cual tengo una larga historia, he estado ahí tres veces hace creo 15 año,s fue la primera vez, eso me llena de emoción”.

¿Quién es Laura, que se dice ‘urumex’?

Aunque actualmente se desarrolla en otra faceta, compartió que, ella estudió actuación, pasando por cuentacuentos, caminos que son parte de su historia inicial, y que la llevaron hasta donde se encuentra ahora.

“Es algo atípico, mis estudios originales fueron en actuación en Uruguay, yo soy ‘urumex’ en todo el sentido de la palabra inventada. De los 6 a los 14 años viví en México por exilio político de mis papás ante la dictadura militar en Uruguay. Después regresamos a mi país donde estudié actuación cuatro años, después regresé a México a comer tacos y a pasear por Coyoacán, a recuperar ese México de mi infancia y adolescencia, y pues me quedé”.

El conocimiento que adquirió en la actuación, relató, la llevaron a buscar caminos laborales que le encaminaron a ser narradora oral. “Llegué como cuenta cuentos, tenía un amplio menú con los cuales me paseaba por la Condesa, San Ángel y Coyoacán. Uno de los grandes regalos que me dejó ese oficio que realicé durante siete años, es que comencé a escribir mi propio cuento que se llamaba Final. después por esas fechas, conocí a Rodrigo Plá que me invitó a trabajar en el cine”.

Lo demás, dijo, es historia, un camino que es satisfactorio y que son sus cimientos tanto en lo personal como en lo profesional.

Entre la literatura y el cine, así es el mundo de Santullo

Enfocada a desarrollarse en dos facetas: el cine y la literatura, ¿alguna de estas tiene su predilección?, fue la pregunta a la que respondió: “Aquí puede haber diversas opiniones en el entorno. En lo personal, tanto el cine como la literatura son experiencias diferentes, y más bien en todo caso se complementan o establecen una suerte de diálogo si se quiere, más que si una es mejor o peor que la otra, por eso digo que son experiencias distintas incluso desde el momento de cómo se consumen”.

A lo anterior agregó: “La literatura se consume en solitario, uno lee un libro, lo imagina, lo disfruta a solas, deteniéndose donde uno quiere, yendo hacia atrás todas las veces que se le da la gana. En cambio una película en su formato tradicional, uno la ve en una sala cinematográfica compartiendo el espacio con otros seres humanos, riéndose y disfrutando con los demás. Aunque ahora tenemos la posibilidad de ver películas en nuestros portátiles y por lo tanto también podemos detenernos e ir para atrás”.

Con esto afirmó, son formas muy distintas de articularse con el espectador que mira y el que lee, por ello no existe un punto de comparación entre ambas.

“Esto dependerá también de cada persona y sus gustos, puede que a alguien no le guste mucho leer, o personas que sí lo disfruten más en lugar de ver la pantalla. No obstante pienso que transito por ambos espacios, escribo narrativa y también guion cinematográfico. Entonces para mí en términos creativos, son distintas a la hora de realizarse”.

Una mirada al TDAH

Al ver en pantalla grande al protagonista padecer el trastorno por déficit de atención e hiperactividad, Santullo comentó que lo que busca es la relación entre lo público y lo privado.

“Las películas o los impulsos desde donde nacen las ideas de escribir en narrativas o cine, son diversos, en mi caso soy una gente bastante lectora e interesada, en casa hablo de política y lo que ocurre en el mundo en general. Y en este sentido siempre me han interesado las temáticas que se reiteran, como el tema de la salud, y es una de las cosas claves que venimos escribiendo con Rodrigo Plá, que es con quien trabajo con más frecuencia en el cine”.

Específicamente en El otro Tom, su filme de 2021, dijo, “hay un tuist digamos, donde nos hemos trasladado y hemos dado una mirada donde hay un Estado muy presente con sus ciudadanos, en donde el hecho de depender de los servicios sociales también nos pone en la mira de ellos y nos coloca en una gran dependencia hacia ellos, pero también a otros niveles donde tus decisiones personales o familiares quedan a merced de lo que opinen las instituciones”.

Esta mirada, explicó, no desea que se quede en lo superficial ni solo en una sola perspectiva, tal y como lo mostró en uno de sus proyectos cinematográficos realizados hace siete años.

“También mostramos cómo el individuo se establece y se para frente al Estado y las dinámicas de poder que se establecen ahí, en general, la mayoría de nuestras películas (de ella con Rodrigo) se ocupan más de la ausencia del Estado, por ejemplo en Un monstruo de mil cabezas (película de 2015), claramente vemos esta situación en donde hay un Estado ausente para dirimir los problemas entre los ciudadanos, o cómo una aseguradora médica privada se rehúsa a dar ciertos tratamientos para una persona enferma, y su familiar se ve tan sola que trata de tomar justicia por mano propia”.

Mujeres ¿relegadas en la producción cinematográfica?

Para la cineasta, las cosas en el mundo del séptimo arte se están acomodando y colocando las cosas en su lugar, tanto para los hombres como para las propias mujeres.

“En lo personal yo no tengo una anécdota peculiar o laboral en la cual por el hecho de ser mujer, haya significado una cosa u otra dentro de mi carrera. Mi anécdota personal poco hace a las estadísticas, pero me parece que efectivamente, las mujeres durante mucho tiempo estuvimos relegadas de algún modo”.

Aseguró que en el mundo del cine, 20 años atrás, la figura de la mujer estaba menos presente, “no estoy hablando de manera estadística pues no las conozco, pero la mujer ha crecido mucho en la última década y nos hemos movido mucho en estos espacios, no solo como hacedoras de historias, como fotógrafas, guionistas, o directoras, sino también en las propias historias y eso se ve reflejado en la pantalla”.

Con esto afirmó, no es de las personas que cree que tiene que ser una mujer la que escriba para que el personaje logre ser femenino.

“No, los personajes son diversos, a mí me interesa la experiencia humana en lo más amplio. No estoy en lo absoluto enfocada en un solo género, a mi me interesa el ser humano, puedo escribir personajes femeninos o masculinos, cada historia me lleva a uno u otro personaje, como su edad, nacionalidad, etcétera”.

Público infantil, el siguiente proyecto en cine

El reto que tiene actualmente frente a ella, es el cine infantil, pues también Laura Santullo, se ha adentrado a este sector.

“Tanto para Rodrigo Plá como para mí, es una experiencia completamente nueva, aunque tengo tres libros escritos ya para la infancia, esta cinta se llama Llegaron con el viento, y bueno, nos decidimos a adaptarlo al cine, esto se dio por una conversación y preocupación por cómo hacer que el público mexicano y latinoamericano se interese por su propia filmografía”.

Por ello dijo, su narrativa se está naturalizando, donde el espectador se sienta cada vez más cerca de lo que ve.

“Y decir, bueno, es importante entonces que desde la infancia estemos acostumbrados a estar cerca de esas narrativas, por eso sería deseable que exista un cine para las infancias, justamente porque sería un modo en que las y los niños tengan un acercamiento natural a ver reflejada su propia realidad. Con esto no quiero decir que tengo algo en contra de Pixar, ellos han hecho cosas maravillosas, no es una cosa en oposición a la otra, sino abrir el abanico donde se vea la escases de agua, el desplazamiento no voluntario de las personas, esa migración interna en la que va un poco la historia de esta nueva cinta”, concluyó la cineasta.



TE RECOMENDAMOS EL PODCAST ⬇️

Disponible en: Acast, Spotify, Apple Podcasts, Google Podcasts, Deezer y Amazon Music

MORELIA. El otro Tom, Llegaron con el viento, y Los años de los secretos, son solo algunos de los libros que a lo largo de su carrera, la escritora, guionista y actriz uruguaya, Laura Santullo, ha sumado a la literatura mundial.

Radicada entre su país natal, y México, Laura también ha dejado su huella en el séptimo arte, por ello ha sumado su voz al proyecto de la Organización Editorial de México (OEM), 20 años, 20 mujeres en el FICM, compendio donde se reúnen las voces femeninas que han colaborado a que el Festival Internacional de Cine de Morelia, llegue en este 2022, a sus primeras dos décadas de existencia.

Te puede interesar: 20 Años 20 Mujeres en el FICM | Tengo el deseo de transmitir algo que sea transformador: Ana Cruz Navarro

El paso más reciente de Laura en el FICM, fue precisamente en el 2021, durante la edición 19 del Festival. Ella llegó a Morelia con su filme El otro Tom, escrito y dirigido en colaboración con Rodrigo Plá, y el cual fue presentado dentro de la Sección de Largometraje Mexicano.

Esta cinta, cuenta al espectador, la historia de Tom, quien es diagnosticado con trastorno por déficit de atención e hiperactividad, por lo que recibe atención médica. La trama sigue desarrollándose hasta que un accidente pone a Elena, su madre, en guardia contra la medicación psiquiátrica; su rechazo a darle fármacos, ocasiona que los servicios sociales amenacen con retirarle la custodia.

Ante esta historia, Laura Santullo ha externado cómo fue el nacimiento de este proyecto: “Digamos que el origen viene de algo que empezamos a notar justo siendo padres (con Rodrigo Plá), con respecto a nuestros propios hijos, y es de alguna manera, un abordaje sobre la salud mental de los niños que es muy peculiar. La forma de abordar el tema de las enfermedades mentales en niños y niñas desde las escuelas y desde otros ámbitos es una especie de acercamiento, una búsqueda de algo que hay que enderezar".

Respecto al FICM, opinó: “Es una ventana importantísima, justamente para que el cine de otra naturaleza, no solo el comercial, pueda llegar a los estados y a muchos lugares más. Entonces es muy relevante, ojalá en cada lugar, en cada ciudad hubiera festivales como el de Morelia, con el cual tengo una larga historia, he estado ahí tres veces hace creo 15 año,s fue la primera vez, eso me llena de emoción”.

¿Quién es Laura, que se dice ‘urumex’?

Aunque actualmente se desarrolla en otra faceta, compartió que, ella estudió actuación, pasando por cuentacuentos, caminos que son parte de su historia inicial, y que la llevaron hasta donde se encuentra ahora.

“Es algo atípico, mis estudios originales fueron en actuación en Uruguay, yo soy ‘urumex’ en todo el sentido de la palabra inventada. De los 6 a los 14 años viví en México por exilio político de mis papás ante la dictadura militar en Uruguay. Después regresamos a mi país donde estudié actuación cuatro años, después regresé a México a comer tacos y a pasear por Coyoacán, a recuperar ese México de mi infancia y adolescencia, y pues me quedé”.

El conocimiento que adquirió en la actuación, relató, la llevaron a buscar caminos laborales que le encaminaron a ser narradora oral. “Llegué como cuenta cuentos, tenía un amplio menú con los cuales me paseaba por la Condesa, San Ángel y Coyoacán. Uno de los grandes regalos que me dejó ese oficio que realicé durante siete años, es que comencé a escribir mi propio cuento que se llamaba Final. después por esas fechas, conocí a Rodrigo Plá que me invitó a trabajar en el cine”.

Lo demás, dijo, es historia, un camino que es satisfactorio y que son sus cimientos tanto en lo personal como en lo profesional.

Entre la literatura y el cine, así es el mundo de Santullo

Enfocada a desarrollarse en dos facetas: el cine y la literatura, ¿alguna de estas tiene su predilección?, fue la pregunta a la que respondió: “Aquí puede haber diversas opiniones en el entorno. En lo personal, tanto el cine como la literatura son experiencias diferentes, y más bien en todo caso se complementan o establecen una suerte de diálogo si se quiere, más que si una es mejor o peor que la otra, por eso digo que son experiencias distintas incluso desde el momento de cómo se consumen”.

A lo anterior agregó: “La literatura se consume en solitario, uno lee un libro, lo imagina, lo disfruta a solas, deteniéndose donde uno quiere, yendo hacia atrás todas las veces que se le da la gana. En cambio una película en su formato tradicional, uno la ve en una sala cinematográfica compartiendo el espacio con otros seres humanos, riéndose y disfrutando con los demás. Aunque ahora tenemos la posibilidad de ver películas en nuestros portátiles y por lo tanto también podemos detenernos e ir para atrás”.

Con esto afirmó, son formas muy distintas de articularse con el espectador que mira y el que lee, por ello no existe un punto de comparación entre ambas.

“Esto dependerá también de cada persona y sus gustos, puede que a alguien no le guste mucho leer, o personas que sí lo disfruten más en lugar de ver la pantalla. No obstante pienso que transito por ambos espacios, escribo narrativa y también guion cinematográfico. Entonces para mí en términos creativos, son distintas a la hora de realizarse”.

Una mirada al TDAH

Al ver en pantalla grande al protagonista padecer el trastorno por déficit de atención e hiperactividad, Santullo comentó que lo que busca es la relación entre lo público y lo privado.

“Las películas o los impulsos desde donde nacen las ideas de escribir en narrativas o cine, son diversos, en mi caso soy una gente bastante lectora e interesada, en casa hablo de política y lo que ocurre en el mundo en general. Y en este sentido siempre me han interesado las temáticas que se reiteran, como el tema de la salud, y es una de las cosas claves que venimos escribiendo con Rodrigo Plá, que es con quien trabajo con más frecuencia en el cine”.

Específicamente en El otro Tom, su filme de 2021, dijo, “hay un tuist digamos, donde nos hemos trasladado y hemos dado una mirada donde hay un Estado muy presente con sus ciudadanos, en donde el hecho de depender de los servicios sociales también nos pone en la mira de ellos y nos coloca en una gran dependencia hacia ellos, pero también a otros niveles donde tus decisiones personales o familiares quedan a merced de lo que opinen las instituciones”.

Esta mirada, explicó, no desea que se quede en lo superficial ni solo en una sola perspectiva, tal y como lo mostró en uno de sus proyectos cinematográficos realizados hace siete años.

“También mostramos cómo el individuo se establece y se para frente al Estado y las dinámicas de poder que se establecen ahí, en general, la mayoría de nuestras películas (de ella con Rodrigo) se ocupan más de la ausencia del Estado, por ejemplo en Un monstruo de mil cabezas (película de 2015), claramente vemos esta situación en donde hay un Estado ausente para dirimir los problemas entre los ciudadanos, o cómo una aseguradora médica privada se rehúsa a dar ciertos tratamientos para una persona enferma, y su familiar se ve tan sola que trata de tomar justicia por mano propia”.

Mujeres ¿relegadas en la producción cinematográfica?

Para la cineasta, las cosas en el mundo del séptimo arte se están acomodando y colocando las cosas en su lugar, tanto para los hombres como para las propias mujeres.

“En lo personal yo no tengo una anécdota peculiar o laboral en la cual por el hecho de ser mujer, haya significado una cosa u otra dentro de mi carrera. Mi anécdota personal poco hace a las estadísticas, pero me parece que efectivamente, las mujeres durante mucho tiempo estuvimos relegadas de algún modo”.

Aseguró que en el mundo del cine, 20 años atrás, la figura de la mujer estaba menos presente, “no estoy hablando de manera estadística pues no las conozco, pero la mujer ha crecido mucho en la última década y nos hemos movido mucho en estos espacios, no solo como hacedoras de historias, como fotógrafas, guionistas, o directoras, sino también en las propias historias y eso se ve reflejado en la pantalla”.

Con esto afirmó, no es de las personas que cree que tiene que ser una mujer la que escriba para que el personaje logre ser femenino.

“No, los personajes son diversos, a mí me interesa la experiencia humana en lo más amplio. No estoy en lo absoluto enfocada en un solo género, a mi me interesa el ser humano, puedo escribir personajes femeninos o masculinos, cada historia me lleva a uno u otro personaje, como su edad, nacionalidad, etcétera”.

Público infantil, el siguiente proyecto en cine

El reto que tiene actualmente frente a ella, es el cine infantil, pues también Laura Santullo, se ha adentrado a este sector.

“Tanto para Rodrigo Plá como para mí, es una experiencia completamente nueva, aunque tengo tres libros escritos ya para la infancia, esta cinta se llama Llegaron con el viento, y bueno, nos decidimos a adaptarlo al cine, esto se dio por una conversación y preocupación por cómo hacer que el público mexicano y latinoamericano se interese por su propia filmografía”.

Por ello dijo, su narrativa se está naturalizando, donde el espectador se sienta cada vez más cerca de lo que ve.

“Y decir, bueno, es importante entonces que desde la infancia estemos acostumbrados a estar cerca de esas narrativas, por eso sería deseable que exista un cine para las infancias, justamente porque sería un modo en que las y los niños tengan un acercamiento natural a ver reflejada su propia realidad. Con esto no quiero decir que tengo algo en contra de Pixar, ellos han hecho cosas maravillosas, no es una cosa en oposición a la otra, sino abrir el abanico donde se vea la escases de agua, el desplazamiento no voluntario de las personas, esa migración interna en la que va un poco la historia de esta nueva cinta”, concluyó la cineasta.



TE RECOMENDAMOS EL PODCAST ⬇️

Disponible en: Acast, Spotify, Apple Podcasts, Google Podcasts, Deezer y Amazon Music

Local

Bonanza, la majestuosa escultura de jaguar que pasea por Tapachula

Su creador, Martín Abadía asegura que es el resultado de una vida dedicada al arte y a la celebración de la belleza de su tierra natal

Local

¿Eres solicitante de asilo? Comar Tapachula cambia el proceso de firmas

Nuevo horario y lugar de atención para el registro de solicitantes de refugio

Turismo

Conoce la belleza de Chiapas con estos 5 parques ecoturísticos

En estos destinos, los viajeros pueden disfrutar de la naturaleza en su forma más pura

Local

Carretera a Mazatán se convierte en trampa mortal por rehabilitación lenta

La reparación de la vía Álvaro Obregón-Mazatán se encuentra paralizada. Los baches la convierten en una trampa mortal

Local

Se agrava problema de colapso del drenaje en fraccionamiento Guadalupe

Desde hace más de 5 meses las familias sufren por el colapso del drenaje

Cine

Drácula: celebrando al vampiro más famoso del mundo

Nacido de un mito de terror, el conde de Transilvania ha cautivado en el género de terror desde hace un siglo