/ lunes 18 de diciembre de 2023

Fin de año: el ritual de los 7 granos para la abundancia

El frasco de la abundancia, es un amuleto relacionado con la prosperidad ya que las semillas que se utilizan se les ha dado un valor espiritual

Se viene el fin de año y muchas personas realizar diversos rituales, en busca de conseguir mejores condiciones económicas, ser más próspero o para encontrar el amor. Los granos, son símbolos ancestrales de fertilidad y prosperidad, por eso se convierten cada fin de año en protagonistas de rituales y cábalas que buscan limpiar las malas energías y abrir paso a un año nuevo lleno de caminos prósperos. Estos rituales, arraigados en diversas culturas, se centran en la utilización de los "7 granos de la abundancia", cada uno con un significado espiritual que representa deseos de bienestar y prosperidad para el próximo año.

Los 7 granos de la abundancia y su significado espiritual:

  1. Arroz: Este grano simboliza la fertilidad y la abundancia. Su forma redonda representa la unidad familiar y la prosperidad.

  2. Lentejas: Connotan la prosperidad económica. Se cree que su forma redonda y su semejanza con monedas auguran buena fortuna financiera, especialmente si son lentejas turcas o doradas.

  3. Frijoles: Representan la estabilidad y la solidez financiera, compartiendo con las lentejas el símbolo de la prosperidad económica.

  4. Trigo: Símbolo de crecimiento y éxito, el trigo está asociado con la cosecha y la abundancia, convirtiéndolo en un elemento espiritual crucial.

  5. Semillas de girasol: Representan la buena suerte, el amor y la energía positiva. Utilizadas para atraer la luz y la vitalidad en el nuevo año.

  6. Garbanzos: Simbolizan la unidad familiar y la armonía. Su forma redonda se asocia con la plenitud y la prosperidad.

  7. Mijo: Representa la sabiduría y la salud, atrayendo la buena fortuna y la claridad mental para tomar decisiones acertadas.

Estas semillas se incorporan en rituales y tradiciones culturales alrededor del mundo para atraer energías positivas, bendiciones y prosperidad en diversas áreas de la vida. La combinación de estos elementos en los rituales de fin de año refleja la esperanza y la intención de comenzar el nuevo año con abundancia y bienestar en todos los aspectos.

Al adoptar estos rituales, millones de personas buscan no solo atraer la prosperidad económica, sino también fomentar la unidad familiar, el crecimiento personal y la salud. Así, los 7 granos de la abundancia se convierten en símbolos poderosos que marcan el inicio de un nuevo ciclo lleno de positivismo y buenos augurios.

Se viene el fin de año y muchas personas realizar diversos rituales, en busca de conseguir mejores condiciones económicas, ser más próspero o para encontrar el amor. Los granos, son símbolos ancestrales de fertilidad y prosperidad, por eso se convierten cada fin de año en protagonistas de rituales y cábalas que buscan limpiar las malas energías y abrir paso a un año nuevo lleno de caminos prósperos. Estos rituales, arraigados en diversas culturas, se centran en la utilización de los "7 granos de la abundancia", cada uno con un significado espiritual que representa deseos de bienestar y prosperidad para el próximo año.

Los 7 granos de la abundancia y su significado espiritual:

  1. Arroz: Este grano simboliza la fertilidad y la abundancia. Su forma redonda representa la unidad familiar y la prosperidad.

  2. Lentejas: Connotan la prosperidad económica. Se cree que su forma redonda y su semejanza con monedas auguran buena fortuna financiera, especialmente si son lentejas turcas o doradas.

  3. Frijoles: Representan la estabilidad y la solidez financiera, compartiendo con las lentejas el símbolo de la prosperidad económica.

  4. Trigo: Símbolo de crecimiento y éxito, el trigo está asociado con la cosecha y la abundancia, convirtiéndolo en un elemento espiritual crucial.

  5. Semillas de girasol: Representan la buena suerte, el amor y la energía positiva. Utilizadas para atraer la luz y la vitalidad en el nuevo año.

  6. Garbanzos: Simbolizan la unidad familiar y la armonía. Su forma redonda se asocia con la plenitud y la prosperidad.

  7. Mijo: Representa la sabiduría y la salud, atrayendo la buena fortuna y la claridad mental para tomar decisiones acertadas.

Estas semillas se incorporan en rituales y tradiciones culturales alrededor del mundo para atraer energías positivas, bendiciones y prosperidad en diversas áreas de la vida. La combinación de estos elementos en los rituales de fin de año refleja la esperanza y la intención de comenzar el nuevo año con abundancia y bienestar en todos los aspectos.

Al adoptar estos rituales, millones de personas buscan no solo atraer la prosperidad económica, sino también fomentar la unidad familiar, el crecimiento personal y la salud. Así, los 7 granos de la abundancia se convierten en símbolos poderosos que marcan el inicio de un nuevo ciclo lleno de positivismo y buenos augurios.

Policiaca

Asesinan a líder de Morena en Simojovel

Manuel Pérez Sánchez, líder del partido Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) fue asesinado a balazos la mañana de este sábado

Policiaca

Choque en la 9ª Sur; camioneta termina incrustada en una peluquería

Una persona resultó lesionada en choque de dos vehículos. Al parecer, uno se pasó la luz roja del semáforo

Local

Estudiante tapachulteca obtiene tercer lugar en Matemáticas a nivel nacional

Ximena tuvo que resolver fracciones, números decimales, números romanos, números mayas, figuras geométricas, área, perímetro, porcentajes, variación proporcional

Local

Ante el terror por grupos armados, habitantes de Pantelhó abandonan sus casas

A 5 días de las elecciones, más de 500 habitantes de Pantelhó, abandonaron sus domicilios ante la ola de violencia en este municipio

Literatura

Rosario Castellanos: quién fue la mujer chiapaneca que cambió la literatura en México

La influencia de Rosario Castellanos perdura, inspirando a nuevas generaciones a seguir explorando y cuestionando el mundo a través de la literatura

Local

Más de mil hectáreas arrasadas por incendios en la Reserva de la Encrucijada 

La Conafor reporta una reducción de más del 50% de áreas afectadas a comparación del año pasado