/ miércoles 3 de abril de 2024

Tapachula y su problema de abastecimiento de agua

El crecimiento desordenado de la población, el envejecimiento de la red de distribución y la fuga del agua, provoca desabasto en Tapachula

El problema del suministro de agua potable a los usuarios de Tapachula prácticamente se debe a tres cosas: el crecimiento desordenado de la población, el envejecimiento de la red de distribución y la fuga del vital líquido, señala el consultor independiente especialista en agua y en medio ambiente, Ing. Didier Vázquez Ramírez.

Entrevistado por Diario del Sur, sobre una de las preguntas frecuentes que hacen los lectores sobre por qué no llega diariamente el agua a los hogares tapachultecos, el exdirector del Comité de Agua Potable y Alcantarillado de Tapachula (Coapatap), explica que todas las ciudades del país -aún en ciudades ricas del mundo- tienen el problema de que han envejecido sus redes del líquido, lo que provoca que el servicio no sea continuo y se pierda más de la mitad del agua por fugas en la red, esto es más del 50 por ciento que se distribuye.

“Vamos a llamar la parte vieja de la ciudad, digamos, de los años 80´s para atrás, es la que tiene un problema más crítico, especialmente en la zona Centro, de los primeros cuadros de la ciudad, porque son los más envejecidos. Además, aparte de eso, ha habido deterioro por ejemplo en las infraestructuras de cabeza, también lo que son las líneas de conducción debido a los desastres naturales que hubo en 1998 y en el 2005”, abundó.

El también exdirector adjunto de Ingenieros Civiles Asociados (ICA), señala que al instalar nuevos sistemas de redes de agua potable, en lugar de tener un servicio continuo, la red vieja -que es la que tiene fugas y el problema más crítico- termina prácticamente obstaculizando el buen servicio que pudieran dar esas redes nuevas, dado su deterioro.

“Prácticamente la red vieja es como un barril con muchos agujeritos y si usted le conecta otros barrilitos, aunque estén buenos, si el barril principal está deteriorado no hay manera de llenarlo”, aseveró, al tiempo de considerar que un 70 por ciento de esta red ya terminó su vida útil.

Llave de agua en la calle / Foto: Manuel Núñez / Diario del Sur

Agrega que un 30% son las redes nuevas que se han hecho en los fraccionamientos, condominios, entre otros asentamientos, con lo que decidieron construir la línea que le llaman rodada o a gravedad por razones de economía.

“También se construyó la planta potabilizadora porque el agua del río está contaminada. Primero, el problema es que nuestro río está sujeto a desastres; segundo, también es costoso potabilizar, ya que los reactivos son caros.

Por el deterioro de la red se terminó utilizando tanto la línea de gravedad como los pozos que iban a suplir esa línea de gravedad. Se usan los dos sistemas, el viejito y el de la línea de gravedad, al parecer no es suficiente porque volvemos a lo mismo: la red es vieja, obsoleta y la ciudad ha crecido de una manera un poco anárquica”, aseveró.

Distribución de agua por tandeo

A pregunta expresa de por qué el agua se distribuye por tandeo, Vázquez Ramírez explica, precisamente el tandeo se da para que el porcentaje de agua que da la suficiente presión se utilice por sectores.

“Pero a veces ni esa presión es suficiente y ahí es donde echan a andar los pozos viejos y algunos pozos nuevos para reforzar la red, lo cual hace costoso el bombeo, ya que un pozo del sistema puede gastar fácilmente de 200 hasta 400 mil pesos al mes. Los pozos no aportan más agua, sino que tratan de compensar la falta de presión”, añadió.

La distribución de agua en Tapachula es por tandeos / Foto: Manuel Núñez / Diario del Sur

En Tapachula se estima que existen 20 o 25 pozos distribuidos. Si la red actual estuviera bien o fuera una red nueva, con 30 pozos en Tapachula estaría más que sobrado el abastecimiento de agua, además, agua de muy buena calidad.

“Pero dado que la red está bastante obsoleta y tiene muchas fugas, ni con 30 pozos ni con la línea que tienen actualmente se va a llenar nunca”, manifestó.

Solución a la problemática

El especialista estima que sí es factible cambiar las redes sin dañar tanto las calles, pero se necesita voluntad política, es decir, “si queremos cambiar la red e invitar a los profesionistas o profesionales correctos a diseñar un nuevo sistema de red que impacte menos en las vialidades, que sea más barato y que sea más eficiente, eso sería todo”.

En el sistema de agua, las redes de servicio no han evolucionado tan rápido como todas las otras tecnologías, pero se siguen diseñando las redes como siempre sin que se hagan los recambios, porque es muy caro con los sistemas que ya conocemos.

Comenta que si el Coapatap tiene una captación de agua arriba de mil 500 litros por segundo, si tuviera una red en buen estado con 500 litros sería suficiente.

Participación de los usuarios

Vázquez Ramírez, quien en el año 2001 fue nombrado como mejor director de un organismo de agua potable a nivel nacional, consideró que con el sistema de cobro actual, de una cuota fija que pagan la mayoría de los usuarios, contribuye mucho a que las pérdidas de agua sean mayores.

“El problema de la cuota fija es que las personas no cuidan el agua. Por un lado tenemos ya el problema de que la red es obsoleta en unos dos tercios, pero por otro lado tenemos que el 100 % de la población ya no cuida el agua porque no hay medidores, entonces no cuidan si tiene fuga su cisterna, su tinaco o el mueble sanitario tiene fuga”.

El problema del suministro de agua potable a los usuarios de Tapachula prácticamente se debe a tres cosas: el crecimiento desordenado de la población, el envejecimiento de la red de distribución y la fuga del vital líquido, señala el consultor independiente especialista en agua y en medio ambiente, Ing. Didier Vázquez Ramírez.

Entrevistado por Diario del Sur, sobre una de las preguntas frecuentes que hacen los lectores sobre por qué no llega diariamente el agua a los hogares tapachultecos, el exdirector del Comité de Agua Potable y Alcantarillado de Tapachula (Coapatap), explica que todas las ciudades del país -aún en ciudades ricas del mundo- tienen el problema de que han envejecido sus redes del líquido, lo que provoca que el servicio no sea continuo y se pierda más de la mitad del agua por fugas en la red, esto es más del 50 por ciento que se distribuye.

“Vamos a llamar la parte vieja de la ciudad, digamos, de los años 80´s para atrás, es la que tiene un problema más crítico, especialmente en la zona Centro, de los primeros cuadros de la ciudad, porque son los más envejecidos. Además, aparte de eso, ha habido deterioro por ejemplo en las infraestructuras de cabeza, también lo que son las líneas de conducción debido a los desastres naturales que hubo en 1998 y en el 2005”, abundó.

El también exdirector adjunto de Ingenieros Civiles Asociados (ICA), señala que al instalar nuevos sistemas de redes de agua potable, en lugar de tener un servicio continuo, la red vieja -que es la que tiene fugas y el problema más crítico- termina prácticamente obstaculizando el buen servicio que pudieran dar esas redes nuevas, dado su deterioro.

“Prácticamente la red vieja es como un barril con muchos agujeritos y si usted le conecta otros barrilitos, aunque estén buenos, si el barril principal está deteriorado no hay manera de llenarlo”, aseveró, al tiempo de considerar que un 70 por ciento de esta red ya terminó su vida útil.

Llave de agua en la calle / Foto: Manuel Núñez / Diario del Sur

Agrega que un 30% son las redes nuevas que se han hecho en los fraccionamientos, condominios, entre otros asentamientos, con lo que decidieron construir la línea que le llaman rodada o a gravedad por razones de economía.

“También se construyó la planta potabilizadora porque el agua del río está contaminada. Primero, el problema es que nuestro río está sujeto a desastres; segundo, también es costoso potabilizar, ya que los reactivos son caros.

Por el deterioro de la red se terminó utilizando tanto la línea de gravedad como los pozos que iban a suplir esa línea de gravedad. Se usan los dos sistemas, el viejito y el de la línea de gravedad, al parecer no es suficiente porque volvemos a lo mismo: la red es vieja, obsoleta y la ciudad ha crecido de una manera un poco anárquica”, aseveró.

Distribución de agua por tandeo

A pregunta expresa de por qué el agua se distribuye por tandeo, Vázquez Ramírez explica, precisamente el tandeo se da para que el porcentaje de agua que da la suficiente presión se utilice por sectores.

“Pero a veces ni esa presión es suficiente y ahí es donde echan a andar los pozos viejos y algunos pozos nuevos para reforzar la red, lo cual hace costoso el bombeo, ya que un pozo del sistema puede gastar fácilmente de 200 hasta 400 mil pesos al mes. Los pozos no aportan más agua, sino que tratan de compensar la falta de presión”, añadió.

La distribución de agua en Tapachula es por tandeos / Foto: Manuel Núñez / Diario del Sur

En Tapachula se estima que existen 20 o 25 pozos distribuidos. Si la red actual estuviera bien o fuera una red nueva, con 30 pozos en Tapachula estaría más que sobrado el abastecimiento de agua, además, agua de muy buena calidad.

“Pero dado que la red está bastante obsoleta y tiene muchas fugas, ni con 30 pozos ni con la línea que tienen actualmente se va a llenar nunca”, manifestó.

Solución a la problemática

El especialista estima que sí es factible cambiar las redes sin dañar tanto las calles, pero se necesita voluntad política, es decir, “si queremos cambiar la red e invitar a los profesionistas o profesionales correctos a diseñar un nuevo sistema de red que impacte menos en las vialidades, que sea más barato y que sea más eficiente, eso sería todo”.

En el sistema de agua, las redes de servicio no han evolucionado tan rápido como todas las otras tecnologías, pero se siguen diseñando las redes como siempre sin que se hagan los recambios, porque es muy caro con los sistemas que ya conocemos.

Comenta que si el Coapatap tiene una captación de agua arriba de mil 500 litros por segundo, si tuviera una red en buen estado con 500 litros sería suficiente.

Participación de los usuarios

Vázquez Ramírez, quien en el año 2001 fue nombrado como mejor director de un organismo de agua potable a nivel nacional, consideró que con el sistema de cobro actual, de una cuota fija que pagan la mayoría de los usuarios, contribuye mucho a que las pérdidas de agua sean mayores.

“El problema de la cuota fija es que las personas no cuidan el agua. Por un lado tenemos ya el problema de que la red es obsoleta en unos dos tercios, pero por otro lado tenemos que el 100 % de la población ya no cuida el agua porque no hay medidores, entonces no cuidan si tiene fuga su cisterna, su tinaco o el mueble sanitario tiene fuga”.

Local

Mercados de Tapachula, una bomba de tiempo por falta de mantenimiento eléctrico

Según especialistas las instalaciones eléctricas deben tener como mínimo un mantenimiento al año, pero en los mercados de Tapachula eso no se implementa

Policiaca

Incendio deja a mujer de 80 años sin hogar en Mapastepec

El siniestro afectó gravemente la vivienda de la señora Herlinda Espinosa, de 80 años de edad

Local

Semáforo de la 20ª calle Poniente y 4ª Sur sin funcionar más de 72 hrs

Los semáforos que operan a través de señales luminosas de colores rojo, amarillo y verde son esenciales para mantener el orden vial y la seguridad en las calles

Local

Precariedad laboral y bajos sueldos en policías y paramédicos de Tapachula

Sin duda la situación de los agentes policiacos y paramédicos en Tapachula refleja una realidad de precariedad económica y condiciones laborales difíciles

Local

¡En Palenque! Conoce el primer hospedaje en la ruta del Tren Maya

El primer hospedaje en la ruta del Tren Maya en Palenque representa una fusión perfecta entre modernidad y tradición

Local

Cierre fronterizo en Panamá triplicará el costo de la migración

Las estadísticas del INM indica que solo en los primeros cinco meses del año se han identificado en el país a un millón 393 mil 683 personas extranjeras