/ miércoles 3 de abril de 2024

Coca-Cola y su impacto ambiental en Chiapas

México afronta una grave crisis hídrica debido a la contaminación y sobreexplotación de cuerpos de agua, especialmente en municipios de Chiapas

En medio de la exuberante naturaleza de Chiapas, un problema creciente ha captado la atención: la escasez de agua, exacerbada por las operaciones de FEMSA Coca Cola en la región. Desde 1995, FEMSA - Coca Cola ha contado con concesiones de agua autorizadas por la Comisión Nacional del Agua (CONAGUA) para extraer 419.7 millones de metros cúbicos de agua al año, equivalente a 1.4 millones de litros diarios, destinados a su planta embotelladora en las faldas del cerro Huitepec, a las afueras de San Cristóbal de las Casas, Chiapas.

La extracción masiva de agua por parte de Coca-Cola Femsa en San Felipe Ecatepec, Chiapas, ha provocado la falta de este recurso vital, debido a la sobreexplotación de los pozos locales. Una investigación de la organización Truthout alertó sobre esta crisis, destacando que la planta embotelladora de Coca-Cola, ha consumido más de 1.08 millones de litros de agua por día.

La situación en San Felipe Ecatepec es preocupante. Los pozos están secándose, obligando a los residentes a comprar agua embotellada. Según la investigación de Martha Pskowski, la planta de Coca-Cola en la zona ha tenido un impacto devastador en el suministro de agua local, afectando a comunidades indígenas y empobrecidas. Aunque Chiapas cuenta con abundantes recursos hídricos, muchas personas en áreas rurales carecen de acceso seguro a agua potable.


La responsabilidad de las empresas y el gobierno


El gobierno de Chiapas ha sido objeto de críticas por su inacción ante esta crisis. A pesar de la responsabilidad constitucional de proveer agua potable, sistemas de drenaje y tratamiento de aguas residuales, muchas comunidades siguen enfrentando la escasez de agua. La falta de regulación efectiva ha permitido que empresas como Femsa se beneficien enormemente de los recursos hídricos sin pagar tarifas justas.

Femsa ha defendido su posición financiando proyectos de reforestación y captación de agua de lluvia en otras partes del estado, argumentando que esto compensa la cantidad de agua utilizada en la producción de Coca-Cola. Sin embargo, estos esfuerzos no han logrado resolver el problema en San Felipe Ecatepec.


En localidades de Chiapas como San Juan de Chamula, los indígenas tzotziles han venido sustituyendo el pozol, que es una bebida tradicional, por refrescos embotellados/Foto: Elizabeth Ruiz / Cuartoscuro

Impacto en la salud y la cultura


Además de la crisis hídrica, Coca-Cola también enfrenta críticas por el impacto negativo en la salud pública debido al consumo excesivo de sus bebidas azucaradas. Estos problemas subrayan la urgente necesidad de abordar la gestión sostenible de los recursos naturales y la responsabilidad corporativa en México.

En San Cristóbal de las Casas, el consumo de refrescos, especialmente de Coca Cola, es alarmantemente, superando el promedio nacional en ocho veces. Esta tendencia se ha fomentado debido a la presencia de la principal embotelladora de una multinacional de refrescos de cola, aprovechando la rica disponibilidad de agua en Chiapas.


Los habitantes de Chiapas beben un promedio de 821.2 litros de Coca-Cola al año por persona/Foto: Pexels



La historia de la escasez de agua en Chiapas es un recordatorio contundente de los desafíos ambientales y sociales que enfrenta el país, y la necesidad de acciones concretas para proteger nuestros recursos naturales y garantizar el acceso equitativo a agua potable para todos los ciudadanos.

El aumento del consumo de refrescos ha llevado a una sobreexplotación de los acuíferos, la degradación cultural y graves problemas de salud. Se ha observado un incremento en enfermedades como diabetes e hipertensión, relacionadas con el consumo excesivo de estos productos.


Los indígenas tzotziles han llegado a incluir a la Coca Cola en diversas ceremonias, fiestas tradicionales y tratamientos contra el “mal de ojo”, empacho y otras enfermedades/Foto: Elizabeth Ruiz / Cuartoscuro



Además, la presencia de la industria refresquera ha desplazado parte de la riqueza cultural local. Bebidas tradicionales, como el POX, han perdido relevancia frente al dominio de los refrescos embotellados.


Llamado a la acción


La crisis hídrica en Chiapas, exacerbada por la actividad de la industria refresquera, requiere una acción inmediata por parte del gobierno y las empresas. Es fundamental establecer regulaciones más estrictas en la concesión de agua y promover prácticas sostenibles que protejan el acceso al agua para la población y preserven el medio ambiente.


Publicidad dando la bienvenida a la empresa de Coca Cola a Zinacantan/Foto: Elizabeth Ruiz / Cuartoscuro


El equilibrio entre el desarrollo económico y la protección de los recursos naturales y la salud de la población debe ser prioritario en las políticas públicas y empresariales para garantizar un futuro sostenible para todos.

En medio de la exuberante naturaleza de Chiapas, un problema creciente ha captado la atención: la escasez de agua, exacerbada por las operaciones de FEMSA Coca Cola en la región. Desde 1995, FEMSA - Coca Cola ha contado con concesiones de agua autorizadas por la Comisión Nacional del Agua (CONAGUA) para extraer 419.7 millones de metros cúbicos de agua al año, equivalente a 1.4 millones de litros diarios, destinados a su planta embotelladora en las faldas del cerro Huitepec, a las afueras de San Cristóbal de las Casas, Chiapas.

La extracción masiva de agua por parte de Coca-Cola Femsa en San Felipe Ecatepec, Chiapas, ha provocado la falta de este recurso vital, debido a la sobreexplotación de los pozos locales. Una investigación de la organización Truthout alertó sobre esta crisis, destacando que la planta embotelladora de Coca-Cola, ha consumido más de 1.08 millones de litros de agua por día.

La situación en San Felipe Ecatepec es preocupante. Los pozos están secándose, obligando a los residentes a comprar agua embotellada. Según la investigación de Martha Pskowski, la planta de Coca-Cola en la zona ha tenido un impacto devastador en el suministro de agua local, afectando a comunidades indígenas y empobrecidas. Aunque Chiapas cuenta con abundantes recursos hídricos, muchas personas en áreas rurales carecen de acceso seguro a agua potable.


La responsabilidad de las empresas y el gobierno


El gobierno de Chiapas ha sido objeto de críticas por su inacción ante esta crisis. A pesar de la responsabilidad constitucional de proveer agua potable, sistemas de drenaje y tratamiento de aguas residuales, muchas comunidades siguen enfrentando la escasez de agua. La falta de regulación efectiva ha permitido que empresas como Femsa se beneficien enormemente de los recursos hídricos sin pagar tarifas justas.

Femsa ha defendido su posición financiando proyectos de reforestación y captación de agua de lluvia en otras partes del estado, argumentando que esto compensa la cantidad de agua utilizada en la producción de Coca-Cola. Sin embargo, estos esfuerzos no han logrado resolver el problema en San Felipe Ecatepec.


En localidades de Chiapas como San Juan de Chamula, los indígenas tzotziles han venido sustituyendo el pozol, que es una bebida tradicional, por refrescos embotellados/Foto: Elizabeth Ruiz / Cuartoscuro

Impacto en la salud y la cultura


Además de la crisis hídrica, Coca-Cola también enfrenta críticas por el impacto negativo en la salud pública debido al consumo excesivo de sus bebidas azucaradas. Estos problemas subrayan la urgente necesidad de abordar la gestión sostenible de los recursos naturales y la responsabilidad corporativa en México.

En San Cristóbal de las Casas, el consumo de refrescos, especialmente de Coca Cola, es alarmantemente, superando el promedio nacional en ocho veces. Esta tendencia se ha fomentado debido a la presencia de la principal embotelladora de una multinacional de refrescos de cola, aprovechando la rica disponibilidad de agua en Chiapas.


Los habitantes de Chiapas beben un promedio de 821.2 litros de Coca-Cola al año por persona/Foto: Pexels



La historia de la escasez de agua en Chiapas es un recordatorio contundente de los desafíos ambientales y sociales que enfrenta el país, y la necesidad de acciones concretas para proteger nuestros recursos naturales y garantizar el acceso equitativo a agua potable para todos los ciudadanos.

El aumento del consumo de refrescos ha llevado a una sobreexplotación de los acuíferos, la degradación cultural y graves problemas de salud. Se ha observado un incremento en enfermedades como diabetes e hipertensión, relacionadas con el consumo excesivo de estos productos.


Los indígenas tzotziles han llegado a incluir a la Coca Cola en diversas ceremonias, fiestas tradicionales y tratamientos contra el “mal de ojo”, empacho y otras enfermedades/Foto: Elizabeth Ruiz / Cuartoscuro



Además, la presencia de la industria refresquera ha desplazado parte de la riqueza cultural local. Bebidas tradicionales, como el POX, han perdido relevancia frente al dominio de los refrescos embotellados.


Llamado a la acción


La crisis hídrica en Chiapas, exacerbada por la actividad de la industria refresquera, requiere una acción inmediata por parte del gobierno y las empresas. Es fundamental establecer regulaciones más estrictas en la concesión de agua y promover prácticas sostenibles que protejan el acceso al agua para la población y preserven el medio ambiente.


Publicidad dando la bienvenida a la empresa de Coca Cola a Zinacantan/Foto: Elizabeth Ruiz / Cuartoscuro


El equilibrio entre el desarrollo económico y la protección de los recursos naturales y la salud de la población debe ser prioritario en las políticas públicas y empresariales para garantizar un futuro sostenible para todos.

Local

Fugas y desperfectos en el ISSSTE, trabajadores exigen dictamen de riesgos

Más de 300 trabajadores en riesgo laboral por la falta del dictamen que les dé certeza y miles los derechohabientes que llegan a recibir atención médica en la clínica del ISSSTE

Local

Reparan semáforos en Tapachula tras daños por fuertes lluvias

Ambos semáforos fueron reparados y puestos en funcionamiento, restableciendo así la normalidad en estas importantes vías de la ciudad

Policiaca

¡Entre la vida y la muerte! Campesino fue baleado en la cabeza en Suchiate

Paramédicos de Protección Civil le brindaron los primeros auxilios y lo trasladarían hacía el centro de salud en la cabecera municipal

Policiaca

Grupos criminales obligan a pobladores de Chiapas a bloquear caminos y carreteras

Los habitantes de Nueva Independencia también manifestaron que fueron obligados a bloquear un camino a la altura de San Nicolás

Local

Conoce rutas y fechas del programa de Descacharrización Emergente en Tapachula

Participa y saca tus cacharros para evitar la reproducción del mosquito transmisor del dengue

Policiaca

Bomberos capturan y liberan dos serpientes en Tapachula

Algunas serpientes pueden ser venenosas, pero las boas constrictoras, también conocidas como mazacuatas, solo muerden y no representan un peligro