/ miércoles 7 de febrero de 2024

Sergio Herrán Calcáneo, pasión por la música y amor por la vida

Sergio tiene un amigo especial, un amigo inseparable, el instrumento artístico que le ayuda a exponer sus sentimientos, la guitarra

Sergio tiene un amigo especial, un amigo inseparable, el instrumento artístico que le ayuda a exponer sus sentimientos. Sergio siempre la lleva con él, la lleva a todos lados: es su guitarra, es su fiel compañera.

Es el primogénito de Don Mariano Francisco Herrán Salvatti y Frieda Calcáneo Hintze. Muy joven, su madre decide irse a vivir a Saltillo Coahuila, llevando a sus tres hijos, todo por buscar un mejor nivel educativo para sus críos.

En Saltillo se matricula para estudiar Arquitectura y dos años después prefiere ingresar al mundo del derecho. Sergio Herrán Calcáneo era un joven inquieto, ya tenía pruebas que su sangre no era común, en las venas circulaba un sentimiento, un talento que definiría su existencia.

Rebelde, inquieto y con deseos de comerse el mundo, enfrenta serios problemas con su señor padre, quien decide que cambie de ciudad y lo envía a Veracruz, para estar bajo la tutela de su hermano Pablo Herrán.

En tierras jarochas vuelve a inscribirse en la universidad para sumergirse en el mundo de las leyes, del derecho, pero en Veracruz se encuentra con la música, ese talento que si no se exponía explotaba en él.

Tenía 14 años cuando supo que la música era el sentimiento que le dominaba todo, y todo es todo. En casa siempre escuchó música, de niño jugueteaba con una marimba y su madre escribía poesía, su padre declamaba, todos los Herrán llevan en la genética el arte.



La guitarra llegó como regalo a los 15 años, y un vecino le enseña los secretos de este instrumento convirtiéndose en su hobbie. Después en Saltillo se sumó a las rondallas, serenatas y amenizar las reuniones familiares con el canto acompañado de su guitarra.

La vida le tenía en espera un encuentro y en Veracruz conoce a Bayrón Barranco, autor de la música y letra pegajosa de “morena” (del partido político). Se hacen amigos, colegas y Bayrón le deja su espacio que tenía en un centro nocturno y después, conoce a un músico que lo invita para que se sume a un centro de diversión llamado “Las Barritas”, convirtiéndose en socio y abandona la universidad.

Ahí se sumerge hasta el fondo en el bar, la música, la bohemia, el antro, la vida nocturna, el éxito y… el enemigo, el monstruo que anda en las calles como demonio persistente en todos los jóvenes. Lo atrapa y pierde el control.

Su padre lo auxilia, lo interna en un centro y, una temporada después, vuelve a la vida, regresa sin nada, vuelve a comenzar de nuevo, a dedicarse a lo único que sabía hacer. Comienza disciplinado, seguro de que ya no puede volver a jugar con su vida.

La música lo salva y lo toma como un oficio formal, con la recomendación de no volver a sitios en donde la gente se anestesia con alcohol y toda clase de sustancia dañina, así que recibe la oportunidad de ingresar a “la casita blanca”, un sitio emblemático en Veracruz, el museo de Agustín Lara. En la casa de Agustín Lara, canta y toca la guitarra muchos años compartiendo el micrófono con otros colegas.

Veracruz se vuelve un sitio inseguro cuando los malos comienzan a pelear las plazas. Decide hace 15 años regresar a su natal Tapachula, donde nació el 5 de noviembre de 1972, y Armando del Pino lo contrata en ‘El Mitote’ zona norte, así como en otros bares.

Estaba solo, no estaba casado así que, cantaba y cantaba porque es lo único que le sale del corazón, la música le aviva su libertad y le da la satisfacción de ser un hombre nuevo, rehabilitado y seguro.

La difícil vida de un artista en él no ha hecho estragos, ya que se ha impuesto por salud un horario cómodo, nada que rebase la media noche, y la parte complicada la ha sabido llevar con valentía.

Hace 9 años Neftalí del Toro lo invita a trabajar en su equipo, antes ingresó a la catafixia política como candidato a la alcaldía de Tapachula por el partido Encuentro Social. Por supuesto que no ganó, pero su padre lo inspiró y lo motivó porque estaba seguro que en experiencia ganaría mucho, sobre todo tener su nombre en una boleta de participación ciudadana, eso ya lo marcaba como un hombre distinto a millones.

Sergio Herrán Calcáneo es un hombre con mucho talento / Foto: Carlos Morán | Diario del Sur

Alterna su vida como trovador con el nuevo oficio de funcionario municipal y al terminar el trienio de ‘El Torito’ renuncia. Sheyla Horita es nombrada directora de Cultura y Educación por el Dr. Gurría, y lo llama para que esté en su equipo.

Al final Sergio Herrán Calcáneo cursa la licenciatura en Derecho trabajando con Neftalí Del Toro. Pero ya sabe usted que no se puede tener todo en la vida y en ese año fallece su padre, quien siempre insistió en que terminara su carrera y le hablaba de la importancia de tener un título.

Mantenía una buena relación con su padre, al final, porque antes no lo valoró. Tuvo un padre que le dio todo lo que quiso, nunca le faltó nada, pero él, según sus palabras -Yo era un jijo de la chin…- le quebré muchos sueños a mi papá. No era el padre amoroso, pero siempre estuvo conmigo, pendiente de mí-

¡Da clic aquí! Únete al canal del Diario del Sur en WhatsApp para no perderte de la información más importante

El 3 de febrero del 2009 Mariano Herrán Salvatti ingresa a prisión, y en este proceso y tiempo que estuvo su padre recluido en la cárcel, Sergio fue el único de sus hijos que pudo ir a visitarlo porque estaba “limpio”, y en ese encierro la relación de ellos mejoró y borró de un plumazo todos los agravios de la vida, se reconciliaron.

-Tomé muchos años de terapia y la terapia me ayudó a darme cuenta sobre lo bueno y lo malo de mis emociones. Tenía muchos resentimientos contra mis padres, en silencio reprochaba y reprobaba.

Sergio Herrán Calcáneo es un hombre con mucho talento, con una recuperación total, con una enseñanza de vida -“¡Soy feliz! porque he pagado las facturas por haber rechazado las mejores oportunidades, pero también lucho todos los días por sostener una vida sana-.

-Mi vida es la música, escribo canciones, poesía, ahí me encuentro con Dios, en la música me confirmo que soy feliz, que no me falta nada, vivo de prisa por mostrar mi ministerio a los jóvenes, por enseñarles con mi ejemplo que la vida es valiosa-

Actualmente canta en el grupo ‘Son Latino’, proyecta un buen futuro con su pequeña empresa de producciones musicales, y cursa, a pesar de tener el perfil de abogado, una maestría en Psicoterapia Gestalt, una inquietud que le dejó la clínica en donde se rehabilitó.

Sergio es un hombre valiente, íntegro, honesto con él mismo, porque pocas personas hablan de una recuperación, de su experiencia, tras haber tocado fondo, y asegura que ese es su estandarte de vida, porque él es mejor gracias a haber estado en un centro de rehabilitación, de ahí surgió siendo una mejor persona, mejor ser humano y aprendió amar, aferrarse a la vida.

¿Estás curado Sergio? -Uno no se cura nunca, se controla, pero creo que sí, yo sí estoy curado- lo dice convencido, con fe en él mismo.

Ese es el ministerio que Sergio expone sin temor, porque desea ayudar a muchos jóvenes y a muchos padres de familia que no están enterados de un hijo. Sergio trabaja todos los días, estudia y canta, trabaja en la pasión que mueve su vida, y es feliz, se le ve, se le nota…

morancarlos.escobar1958@gmail.com


Sergio tiene un amigo especial, un amigo inseparable, el instrumento artístico que le ayuda a exponer sus sentimientos. Sergio siempre la lleva con él, la lleva a todos lados: es su guitarra, es su fiel compañera.

Es el primogénito de Don Mariano Francisco Herrán Salvatti y Frieda Calcáneo Hintze. Muy joven, su madre decide irse a vivir a Saltillo Coahuila, llevando a sus tres hijos, todo por buscar un mejor nivel educativo para sus críos.

En Saltillo se matricula para estudiar Arquitectura y dos años después prefiere ingresar al mundo del derecho. Sergio Herrán Calcáneo era un joven inquieto, ya tenía pruebas que su sangre no era común, en las venas circulaba un sentimiento, un talento que definiría su existencia.

Rebelde, inquieto y con deseos de comerse el mundo, enfrenta serios problemas con su señor padre, quien decide que cambie de ciudad y lo envía a Veracruz, para estar bajo la tutela de su hermano Pablo Herrán.

En tierras jarochas vuelve a inscribirse en la universidad para sumergirse en el mundo de las leyes, del derecho, pero en Veracruz se encuentra con la música, ese talento que si no se exponía explotaba en él.

Tenía 14 años cuando supo que la música era el sentimiento que le dominaba todo, y todo es todo. En casa siempre escuchó música, de niño jugueteaba con una marimba y su madre escribía poesía, su padre declamaba, todos los Herrán llevan en la genética el arte.



La guitarra llegó como regalo a los 15 años, y un vecino le enseña los secretos de este instrumento convirtiéndose en su hobbie. Después en Saltillo se sumó a las rondallas, serenatas y amenizar las reuniones familiares con el canto acompañado de su guitarra.

La vida le tenía en espera un encuentro y en Veracruz conoce a Bayrón Barranco, autor de la música y letra pegajosa de “morena” (del partido político). Se hacen amigos, colegas y Bayrón le deja su espacio que tenía en un centro nocturno y después, conoce a un músico que lo invita para que se sume a un centro de diversión llamado “Las Barritas”, convirtiéndose en socio y abandona la universidad.

Ahí se sumerge hasta el fondo en el bar, la música, la bohemia, el antro, la vida nocturna, el éxito y… el enemigo, el monstruo que anda en las calles como demonio persistente en todos los jóvenes. Lo atrapa y pierde el control.

Su padre lo auxilia, lo interna en un centro y, una temporada después, vuelve a la vida, regresa sin nada, vuelve a comenzar de nuevo, a dedicarse a lo único que sabía hacer. Comienza disciplinado, seguro de que ya no puede volver a jugar con su vida.

La música lo salva y lo toma como un oficio formal, con la recomendación de no volver a sitios en donde la gente se anestesia con alcohol y toda clase de sustancia dañina, así que recibe la oportunidad de ingresar a “la casita blanca”, un sitio emblemático en Veracruz, el museo de Agustín Lara. En la casa de Agustín Lara, canta y toca la guitarra muchos años compartiendo el micrófono con otros colegas.

Veracruz se vuelve un sitio inseguro cuando los malos comienzan a pelear las plazas. Decide hace 15 años regresar a su natal Tapachula, donde nació el 5 de noviembre de 1972, y Armando del Pino lo contrata en ‘El Mitote’ zona norte, así como en otros bares.

Estaba solo, no estaba casado así que, cantaba y cantaba porque es lo único que le sale del corazón, la música le aviva su libertad y le da la satisfacción de ser un hombre nuevo, rehabilitado y seguro.

La difícil vida de un artista en él no ha hecho estragos, ya que se ha impuesto por salud un horario cómodo, nada que rebase la media noche, y la parte complicada la ha sabido llevar con valentía.

Hace 9 años Neftalí del Toro lo invita a trabajar en su equipo, antes ingresó a la catafixia política como candidato a la alcaldía de Tapachula por el partido Encuentro Social. Por supuesto que no ganó, pero su padre lo inspiró y lo motivó porque estaba seguro que en experiencia ganaría mucho, sobre todo tener su nombre en una boleta de participación ciudadana, eso ya lo marcaba como un hombre distinto a millones.

Sergio Herrán Calcáneo es un hombre con mucho talento / Foto: Carlos Morán | Diario del Sur

Alterna su vida como trovador con el nuevo oficio de funcionario municipal y al terminar el trienio de ‘El Torito’ renuncia. Sheyla Horita es nombrada directora de Cultura y Educación por el Dr. Gurría, y lo llama para que esté en su equipo.

Al final Sergio Herrán Calcáneo cursa la licenciatura en Derecho trabajando con Neftalí Del Toro. Pero ya sabe usted que no se puede tener todo en la vida y en ese año fallece su padre, quien siempre insistió en que terminara su carrera y le hablaba de la importancia de tener un título.

Mantenía una buena relación con su padre, al final, porque antes no lo valoró. Tuvo un padre que le dio todo lo que quiso, nunca le faltó nada, pero él, según sus palabras -Yo era un jijo de la chin…- le quebré muchos sueños a mi papá. No era el padre amoroso, pero siempre estuvo conmigo, pendiente de mí-

¡Da clic aquí! Únete al canal del Diario del Sur en WhatsApp para no perderte de la información más importante

El 3 de febrero del 2009 Mariano Herrán Salvatti ingresa a prisión, y en este proceso y tiempo que estuvo su padre recluido en la cárcel, Sergio fue el único de sus hijos que pudo ir a visitarlo porque estaba “limpio”, y en ese encierro la relación de ellos mejoró y borró de un plumazo todos los agravios de la vida, se reconciliaron.

-Tomé muchos años de terapia y la terapia me ayudó a darme cuenta sobre lo bueno y lo malo de mis emociones. Tenía muchos resentimientos contra mis padres, en silencio reprochaba y reprobaba.

Sergio Herrán Calcáneo es un hombre con mucho talento, con una recuperación total, con una enseñanza de vida -“¡Soy feliz! porque he pagado las facturas por haber rechazado las mejores oportunidades, pero también lucho todos los días por sostener una vida sana-.

-Mi vida es la música, escribo canciones, poesía, ahí me encuentro con Dios, en la música me confirmo que soy feliz, que no me falta nada, vivo de prisa por mostrar mi ministerio a los jóvenes, por enseñarles con mi ejemplo que la vida es valiosa-

Actualmente canta en el grupo ‘Son Latino’, proyecta un buen futuro con su pequeña empresa de producciones musicales, y cursa, a pesar de tener el perfil de abogado, una maestría en Psicoterapia Gestalt, una inquietud que le dejó la clínica en donde se rehabilitó.

Sergio es un hombre valiente, íntegro, honesto con él mismo, porque pocas personas hablan de una recuperación, de su experiencia, tras haber tocado fondo, y asegura que ese es su estandarte de vida, porque él es mejor gracias a haber estado en un centro de rehabilitación, de ahí surgió siendo una mejor persona, mejor ser humano y aprendió amar, aferrarse a la vida.

¿Estás curado Sergio? -Uno no se cura nunca, se controla, pero creo que sí, yo sí estoy curado- lo dice convencido, con fe en él mismo.

Ese es el ministerio que Sergio expone sin temor, porque desea ayudar a muchos jóvenes y a muchos padres de familia que no están enterados de un hijo. Sergio trabaja todos los días, estudia y canta, trabaja en la pasión que mueve su vida, y es feliz, se le ve, se le nota…

morancarlos.escobar1958@gmail.com


Local

Más de mil hectáreas arrasadas por incendios en la Reserva de la Encrucijada 

La Conafor reporta una reducción de más del 50% de áreas afectadas a comparación del año pasado

Literatura

Rosario Castellanos: quién fue la mujer chiapaneca que cambió la literatura en México

La influencia de Rosario Castellanos perdura, inspirando a nuevas generaciones a seguir explorando y cuestionando el mundo a través de la literatura

Doble Vía

Junio: días que habrán suspensión de clases según la SEP

La última entrega de boletas está programada para el lunes 15 de julio, El ciclo escolar 2023-2024 de la SEP concluirá oficialmente el martes 16 de julio

Local

Locatarios del mercado de Huehuetán llevan 5 días sin agua

Locatarios están solicitando el apoyo de las autoridades del ayuntamiento municipal para que ayuden a reactivar el servicio de agua

Elecciones 2024

Eduardo Ramírez pide evitar violencia electoral este 2 de junio

Chiapas vivirá una forma diferente de hacer política y todos los candidatos, así como candidatas debe tener un conciencia clara y estar preparados

Local

Bonanza, la majestuosa escultura de jaguar que pasea por Tapachula

Su creador, Martín Abadía asegura que es el resultado de una vida dedicada al arte y a la celebración de la belleza de su tierra natal